Condado de Barcelona: historia

Condado de Barcelona: historia
Imagen: Reinos y reinas en la Edad Media

España no siempre ha sido un país único, sino que es una unión de un gran cantidad de reinos y condados con siglos de historia. Muchas de estas regiones tienen su origen en la Edad Media, una época llena de batallas religiosas que causaban la creación de nuevas regiones con bastante frecuencia. Una de estas zonas es el llamado condado de Barcelona y es por ello que en esta lección vamos a hablar sobre la historia del condado de Barcelona para ver su evolución.

Los orígenes del condado de Barcelona

El origen del condado de Barcelona se puede encontrar en el siglo VIII, unos años marcados por la gran expansión musulmana por toda la Península Ibérica. Los musulmanes habían tomado gran parte de la Península, conquistando los dominios visigodos durante años, y el próximo paso lógico era su expansión hacia el norte, donde se encontraban los dominios francos. Pero por esta zona se encontraba el Imperio Carolingio, los grandes dominadores de Europa y principales defensores del cristianismo, y su líder Carlomagno no podía permitir que los musulmanes aumentaran su influencia. Carlomagno conquistó zonas del norte de la península y mediante la creación de condados formó la llamada Marca Hispánica, para defenderse de los ataques musulmanes.

Uno de los muchos condados creados por los carolingios fue el de Barcelona, creado tras la conquista de la ciudad barcelonesa por el rey de Aquitania, Ludovico Pío. El condado era dependiente del Imperio Carolingio, pero también debía tener un líder administrativo propio, así que Bera, un franco-visigodo familia de Carlomagno, fue nombrado como el primer conde de Barcelona.

El gobierno de Bera no fue demasiado duradero, ya que su relación pacífica con los musulmanes fue mal vista por los visigodos, quienes retaron a un duelo a Bera por su puesto, siendo esta una tradición de los pueblos visigodos de la zona. Bera perdió y fue exiliado de la zona, siendo sucedido por determinados condes francos.

El nuevo condado de Barcelona

Poco a poco el condado fue dependiendo cada vez menos de los carolingios, siendo el punto clave la llegada al poder de Wilfred I el Velloso. Wilfred marcó el inicio de una mayor autonomía del condado, convirtiendo el puesto de conde en algo hereditario, por lo que los francos dejaban de poder elegir quien era el conde, y uniendo al condado numerosas regiones, como fueron Gerona y Osona.

El nuevo condado de Barcelona, mayor que el anterior, se fue distanciando de los francos durante el siglo X. El punto final de la relación llegó en 985, cuando la ciudad de Barcelona fue atacada por el líder musulmán Almanzor, pero las tropas del conde barcelonés Borrell no recibió la ayuda franca. Poco después la dinastía Carolingia desapareció, siendo sustituida por la Capeta, pero el conde de Barcelona no juró lealtad al nuevo rey, por lo que el condado de Barcelona se volvió independiente.

Durante los años siguientes, el condado no paró de aumentar su influencia, uniendo condados, enfrentándose a los musulmanes, y consiguiendo aliados como Urgel y Pallars. Sus intentos de conquista fueron cada vez mayores, hasta convertirse en una gran entidad política dentro del panorama de la Península Ibérica.

Imagen: ElNacional.cat

El condado de Barcelona en el Reino de Aragón

El origen de la anexión del condado de Barcelona al Reino de Aragón lo podemos encontrar en el reinado de Ramón Berenguer IV. Berenguer fue el conde de Barcelona, Gerona y Osona desde 1131, y es el responsable de la unión de las dinastías de los condes de Barcelona y de los reyes de Aragón.

Berenguer se casó con la princesa Petronila de Aragón, convirtiéndose en regente del Reino de Aragón. Aragón se encontraba en graves problemas políticos y económicos y se consideraba que Berenguer IV era la persona más indicada para arreglarlos. Berenguer IV se convirtió en príncipe y regente de Aragón, pero nunca fue rey, debido a que aunque Petronila no podía ser reina, sí que podía dar transmitir los poderes a su sucesor. Por lo que Ramiro II, padre de Petronila, era el supuesto rey aunque no ejercía como tal debido a que se había retirado a la vida en los monasterios, Petronila era reina pero no podía gobernar por ser mujer, y Berenguer IV era el príncipe y regente del reino.

La pareja tuvo varios hijos, pero el que heredó tanto el Reino de Aragón como el condado de Barcelona fue Alfonso II de Aragón, siendo el primer rey que gobernaba las dos regiones. Los dos cargos se convirtieron en hereditarios, por lo que todos los posteriores reyes de la Corona de Aragón tenían ambos títulos. Ambas regiones mantuvieron gran autonomía, son sus propias costumbres y moneda.

Un siglo más tarde, el condado de Barcelona dejó de pertenecer completamente a los franceses, ya que aunque hacía siglos que tenía autonomía, nunca habían roto legalmente con los francos. Todo esto se oficializó con la firma de Jaume I en el Tratado de Corbeil, donde el rey de Aragón, Mallorca, Valencia, y conde de Barcelona, renunciaba a sus derechos sobre algunas zonas del norte y rey francés renunciaba a algunas condados francos como por ejemplo Barcelona.

Imagen: Slideshare

El fin del condado de Barcelona

Para concluir esta lección sobre la resumida historia del condado de Barcelona, debemos hablar sobre el fin del condado, comprendiendo los diferentes hechos que ocasionaron la desaparición esta entidad histórica.

En 1410 murió sin descendencia el rey aragonés Martín I, por lo que ya no existía ningún descendiente de la Casa de Aragón. Por todo estos se convocó el Compromiso de Caspe, donde se eligió a los Trastámara, una dinastía de origen castellana, como sucesores de los derechos de la Corona de Aragón.

Muchos años más tarde los Reyes Católicos se casaron, siendo cada uno monarca de una de las dos zonas, Castilla y Aragón. El nieto de ambos, Carlos I de España, heredó los dominios de ambos, además de algunos propios de su herencia Habsburgo. Así llegaba al poder la Casa de Austria, que consiguió entre otras cosas los derechos sobre el condado de Barcelona.

Con la creación de la monarquía hispánica, el papel del condado fue cada vez menor, pero mantuvieron su propio derecho hasta los Decretos de Nueva Planta. Estos decretos creados por los Borbones causaron que el condado dejará de ser una entidad propia, convirtiéndose en una parte más de la monarquía española.

Imagen: Slideshare

Si deseas leer más artículos parecidos a Condado de Barcelona: historia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.