Hedonismo: significado y características

Hedonismo: significado y características
Imagen: Filosofía & co.

Esta lección de unPROFESOR, la dedicaremos a explicar el significado y características de hedonismo. Esta doctrina moral constituye una defensa del placer como finalidad suprema de la vida, y el mismo tiempo, su fundamento. El placer, para el hedonismo, está relacionado con el bien, siendo considerado bueno, todo aquello que produce placer y malo, lo contrario. Porque todos los seres vivos buscan el placer y escapan del dolor. El placer es el único y más elevado bien. Si quieres conocer más acerca de esta doctrina ética, continua leyendo este artículo de unPROFESOR.

Significado de hedonismo

La palabra hedonismo, viene del griego ἡδονή hēdonḗ, que significa placer, más -ismo y hace referencia a la doctrina filosófica que considera como único bien supremo, el placer, siendo éste el principio y el fin de la vida.

El término placer es muy amplio y puede ser entendido desde el punto de vista individual, como defendería Epicuro, o bien colectivo, como haría la corriente utilitarista, que identificaba el bien con la utilidad y ésta con lo que produce más beneficio al conjunto de la sociedad o a un mayor número de personas. Además, este placer puede referirse tanto al placer físico como al intelectual, siendo el último superior. De esta forma, el hedonismo se separa en dos corrientes: el hedonismo radical o el moderado, también conocido como eudemonismo.

El principal representante del eudemonismo es Aristóteles, que apuesta por la felicidad, como finalidad de la vida, y que va a identificar con la virtud. Por su parte el hedonismo radical, rechaza toda restricción de los placeres físicos. La búsqueda del placer no puede ser limitada.

Imagen: Respuestas.tips

Escuelas clásicas del hedonismo: la escuela cirenaica y el epicureísmo

Para entender mejor el significado y características de hedonismo vamos a conocer ahora las escuelas principales que defienden esta doctrina:

Escuela cirenaica

Aristipo de Cirene, discípulo de Sócrates, fue el fundador de esta escuela y uno de los máximos representantes del hedonismo. Para este filósofo, la búsqueda del placer no tiene límites, siendo más importantes los placeres del cuerpo que los intelectuales. En esto consiste la felicidad, que sería la suma de todos los placeres, si bien, el ser humano, ha de ser prudente, y no dejarse dominar por los mismos.

El placer que defiende Aristipo es más individual que colectivo. Solo importa la satisfacción de los deseos personales e inmediatos, hasta tal punto, que para alcanzarlos, es lícito pasar, incluso, por encima del resto de los humanos. La moral, en este contexto, tiene un papel muy limitado.

Epicureísmo

El fundador de esta escuela fue Epícuro de Samos. Este pensador, afirma que todos los seres vivos buscan el placer y huyen del dolor. La felicidad, por tanto, consistirían en la satisfacción de los placeres, sobre todo de los deseos básicos.

El placer, para Epicuro, significa ausencia de dolor, y no tiene que ver con el placer físico, como en el caso de la escuela cirenaica, y a también, a diferencia de esta corriente, apuestan por un tipo de placer menos inmediato, más a largo plazo, teniendo muy presentes las consecuencias de sus acciones. El placer, desde el punto de vista de Epicuro, se asocia con la tranquilidad, la ausencia de pasiones, esto es, la ataraxia, el autocontrol, llegando a afirmar, incluso, que es posible ser feliz estando sometido a las torturas más horribles, y tampoco tiene sentido preocuparse por cosas que escapan al control humano. Hay cosas, como la muerte, que son inevitables, y por lo tanto, no tiene sentido sufrir por esto.

Así pues, la muerte no es real ni para los vivos ni para los muertos, ya que está lejos de los primeros y, cuando se acerca a los segundos, estos han desaparecido ya”.

El placer, para Epicuro, se identifica con el bien supremo, si bien es cierto que para el griego, el placer está en la moderación y en la vida contemplativa e intelectual.

También en la moderación hay un término medio, y quien no da con él es víctima de un error parecido al de quien se excede por desenfreno”.

La felicidad, para Epicuro, no consiste en la acumulación de riquezas ni en la satisfacción de los deseoso corporales, porque para el pensador, no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita. Epicuro va a diferenciar entre los deseos naturales (necesarios e innecesarios) y los antinaturales (siempre innecesarios).

  • Los deseos naturales necesarios, son los que se refieren a las necesidades básicas: comer, beber, seguridad, salud...
  • Los deseos naturales innecesarios, serían el sexo, la amistad...
  • Los deseos innaturales innecesarios son la fama, el poder, el prestigio…

Los primeros, han de ser satisfechos rápidamente. Los segundos, debemos tratarlos de la forma menos egoísta posible, intentando dirigirlos a la satisfacción del placer del otro/a. Y este es el orden que hay que seguir, ya que no se debe renunciar a la satisfacción de un deseo natural y necesario, como la seguridad, por uno innecesario, como el sexo, y mucho menos por uno antinatural, como sería el poder, de lo contrario, el dolor está asegurado.

Imagen: Emaze

Principales características del hedonismo

A continuación te descubrimos las principales características del hedonismo para que entiendas mejor esta corriente filosófica. Son las siguientes:

  1. La felicidad consiste en la búsqueda del placer y en la ausencia de dolor.
  2. La consecución del placer se asocia con la vida feliz, si bien es cierto que este placer es entendido de manera diferente por los distintos defensores de esta corriente, situando, en algunos casos el placer físico sobre el intelectual, y en otros, justamente lo contrario.
  3. El placer intelectual es considerado superior al físico por la mayor parte de los hedonistas.
  4. El placer consiste en la ausencia de dolor, tanto propio como ajeno.
Imagen: Slideshare

Críticas al hedonismo

G. E. Moore, en su obra Principia Ethica (1903) hace una critica al hedonismo, al que acusa de caer en la “falacia naturalista”, por identificar el placer con lo bueno, ya que, realmente, es lo mismo, y por lo tanto, no explica qué es el placer. Esto es, decir que el placer es bueno, es una tautología que no aporta ni añade ningún tipo de conocimiento, y mucho menos, un fundamento ético.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hedonismo: significado y características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Diógenes Laercio. Vida de los filósofos ilustres. Ed. Omega.