Compartir

Leonardo da Vinci – Biografía resumida

Por Juana Moreno. Actualizado: 23 agosto 2017
Leonardo da Vinci – Biografía resumida

Leonardo da Vinci ha pasado a la historia por ser un genio universal, pues su curiosidad nunca tuvo límites, tanto que acabó convirtiéndose en una persona polímata, experto y conocedor en muchas áreas del conocimiento humano entre la que destacamos la anatomía, la hidráulica, la aerodinámica o la botánica. Pero sobre todo destacó por ser un gran artista, en su faceta de arquitecto, escultor, músico, poeta, escritor y sin duda alguna uno de los mejores pintores que nos ha dado la historia del arte.

A continuación, en esta lección de unPROFESOR te ofrecemos la biografía resumida de Leonardo da Vinci, el hombre que por excelencia se convirtió en el símbolo del Renacimiento.

También te puede interesar: Tristan Tzara - Biografía resumida

Primeros años de Leonardo da Vinci

Comenzamos esta biografía resumida de Leonardo da Vinci hablando de los primeros años de dicho personaje. Nació en el año 1452, su padre, Ser Piero Fruosino di Antonio, fue un rico notario y canciller florentino, que dejó embarazada a Caterina, una joven campesina de tan solo 15 años de edad, procedente de la región de Vinci. Piero, que estaba casado, pues tuvo matrimonio con cuatro mujeres, y en total 11 hijos, todos varones, le entregó el niño a su padre para que este lo criase, y a cambio Caterina recibió una dote con la que consentía dejar el niño en buenas manos.

Durante los primeros cinco años, Leonardo recibió las mejores instrucciones para su aprendizaje en la lectura y escritura y pronto descubrieron la habilidad de este para dibujar animales que el mismo inventaba. Consciente de su talento, le permitieron ingresar en el taller de Andrea del Verrochio como aprendiz, y durante seis años, este aprendió sobre pintura, escultura, así como las técnicas para dichas creaciones artísticas. Junto a esta formación, compaginó los primeros estudios de anatomía en el taller de Antonio Pollaiuolo, y el conocimiento sobre el griego y latín.

Su gran imaginación a la hora de crear, la destreza para desenvolverse con el pincel, pues fue de los primeros pintores en utilizar el óleo (una técnica pictórica novedosa por aquel entonces) los extraordinarios dibujos que realizaba antes de llevar a cabo una pintura… hizo que no tardara en superar a su maestro.

Con el tiempo, se establecería en Florencia una de las cortes más prestigiosa del Renacimiento Italiano, la familia de los Medici, conocidos por ser los patrocinadores de muchos científicos y artistas de la época, por lo que Leonardo da Vinci fue uno de ellos. En la corte de los Medici permaneció hasta los 30 años de edad, cuando cansado de recibir nada más que alabanzas decidió buscar nuevos horizontes.

De Florencia a Milán

En 1482 Leonardo da Vinci se presenta ante Ludovico Sforza, otro de los grandes mecenas de artistas, y duque de Milán, como pintor e ingeniero del ducado, y allí permaneció durante 17 años. En su larga estancia, llevó a cabo proyectos relacionados con la hidráulica, la mecánica, con la realización de sistemas de defensa de artillería para hacer frente a los enemigos y, por supuesto con la pintura y escultura.

Entabló amistad con Luca Pacioli, un matemático y fraile franciscano con el que Leonardo da Vinci ilustró el tratado de la Divina proporción. A partir de ese momento, él se dedicó a ilustrar su propio tratado, Codex Atlanticus, y en él incluyó todo tipo de trabajos mezclando arte y ciencia, pues iban, desde estudios de la pintura, anatomía, arquitectura, geografía, aerodinámica, hidráulica y botánica.

Aunque en ningún momento Leonardo tuvo intención de crear una escuela durante su estancia en Milán (1482-1499), fueron muchos los fieles seguidores de Leonardo, tanto que acabaron formándose como aprendices de este, entre los que destacamos a Giovanni Boltraffio.

Tres fueron las grandes obras maestras que llevó a cabo en este periodo, la Virgen de las Rocas, que tardó 20 años en realizar cuando en el contrato le habían estipulado ocho meses, el retrato de Ginevra de Benci, y una pintura mural realizada para el refectorio de convento de Santa María dalle Grazie, la Última Cena, que se ha convertido actualmente en uno de los principales focos turísticos para observar dicha obra maestra a pesar de su visible deterioro.

Leonardo da Vinci – Biografía resumida - De Florencia a Milán

De Milán a Florencia

Continuamos con esta biografía resumida de Leonardo da Vinci para hablar de su regreso a Florencia. En 1499, los franceses se hicieron con el poder de Milán, Ludovico Sforza pierde todo su poder y Leonardo junto a Pacioli marcha a Venecia, allí la Signoria de Venecia contrata a Leonardo como ingeniero militar, pues esta estaba siendo amenazaba por los turcos y buscaban soluciones armamentísticas para librarse de ellos.

Tan solo un par de semana le bastó para proyectar una serie de artefactos que se quedaron en geniales ideas plasmadas en un boceto, pues la falta de tiempo y los costes desorbitados impidieron su realización; sin embargo, se trataban de ideas tan adelantadas a su tiempo, que siglos después se convirtieron en realidad como lo fue el submarino o el automóvil.

En 1500 regresa de nuevo a Florencia, dominada por Cesar Borgia, que se estaba preparando para conquistar nuevos territorios. Con él, Leonardo ejerció de nuevo como ingeniero militar y para ello viajó por todos los territorios del norte dibujando mapas, mostrando las distancias exactas, trazando puentes donde el veía necesario, proyectando armas de artillerías. Al poco tiempo después, Cesar Borgia, enferma, y sus propios capitanes empezaron a sublevarse; Leonardo huye, volviendo tres años más tarde a la ciudad.

Para 1503 Leonardo, según los testimonios escritos era ya reconocido como un gran maestro en Italia. Y entre sus proyectos pictóricos, nos encontramos con La batalla de Anghiari, una pintura mural que duplicaba el tamaño de la Última Cena, encargado por una familia de nobles florentinos, que nunca llego a terminar y con el paso del tiempo se deterioró hasta desprenderse por completo.

Sin embargo, la obra cumbre de este periodo florentino fue el retrato de la Mona Lisa o por como también es conocida La Gioconda, una de las pocas obras que si llego a concluir. Tuvo que ser importante la realización de este retrato, pues desde que lo pintó, siempre lo llevó consigo, hasta que en los últimos años de su vida se lo vendió al rey de Francia, Francisco I por 4.000 escudos de oro.

Leonardo da Vinci – Biografía resumida - De Milán a Florencia

Y de nuevo de Florencia a Milán

En Florencia, aparte de su faceta pictórica, siguió investigando en el campo de la ciencia, acudiendo a disecciones de cadáveres para luego realizar dibujos y describir como funcionaba el cuerpo humano. Observaba el vuelo de los pájaros con la convicción de que el hombre también podría hacerlo algún día y, así medio absorto de sus inquietudes, abandonó Florencia en 1506 tras haber sido llamado por el gobernador de Milán, que era francés, Charles d'Amboise para desempeñar la función de arquitecto y pintor de su corte.

También durante este tiempo se dedicó a recopilar todos los dibujos y escritos que había realizado sobre anatomía, pues su idea era tenerlo terminado para 1510 y para ello contó con la colaboración del más célebre anatomista, Marcantonio de la Torre.

En 1513, de nuevo una situación de inestabilidad política, hace que se marche otra vez de Milán, junto a dos de sus fieles seguidores, el joven Francesco Melzi, que siempre le acompañó hasta su muerte y Gian Giacomo Caprotti da Oreno, más conocido como Salai. Todos partieron hacia Roma, albergándose en el belvedere de su protector Giuliano de Médicis, un hermano del papa León X.

Últimos años de Leonardo da Vinci

Y terminamos esta biografía resumida de Leonardo da Vinci para hablar de sus últimos años. En el Vaticano pasó parte de sus últimos años de vida, tranquilo, sin grandes responsabilidades y con un buen sueldo, hasta 1516 que Giuliano falleció y Leonardo abandonó Italia definitivamente para pasar sus últimos tres años en Francia en el Castillo de Clos-Lucé de Francesco I, quién lo trató como un miembro más de la nobleza, más que un empleado de la casa real.

Allí se encargó de redactar las que serían sus últimas páginas del Tratado de la Pintura, que nunca llegó a acabar. En 1517 su estado de salud empezó poco a poco a desmejorar, quedando su brazo derecho paralizado, aun así, nunca dejó de dibujar.

El 2 de mayo de 1519 fallece en el castillo y junto a él, tres de las grandes obras maestras que quiso que le acompañasen, La Gioconda, que acabo vendiéndola, San Juan Bautista y Santa Ana, la Virgen y el Niño. Estas dos últimas obras junto a otras más, así como todos los libros, tratados, manuscritos y dibujos, se los legó, pues así lo dejó por escrito en su testamento a uno de sus discípulos, Francesco Melzi, quién se encargó de traérselos de nuevo a Italia.

Leonardo da Vinci – Biografía resumida - Últimos años de Leonardo da Vinci

Si deseas leer más artículos parecidos a Leonardo da Vinci – Biografía resumida, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia del Arte

Escribir comentario sobre Leonardo da Vinci – Biografía resumida

¿Qué te ha parecido el artículo?

Leonardo da Vinci – Biografía resumida
1 de 4
Leonardo da Vinci – Biografía resumida

Volver arriba