Compartir

Obras más importantes de Zurbarán

Por Juana Moreno. Actualizado: 23 agosto 2017
Obras más importantes de Zurbarán

Francisco de Zurbarán (1598 – 1664), fue un pintor extremeño y, sin duda alguna, uno de los grandes maestros junto a Velázquez que nos dio el Siglo de Oro español. Zurbarán destacó sobre todo en la pintura religiosa, una temática con la cual era capaz de revelar una gran fuerza visual, llena de misticismo. A continuación, en esta lección de unPROFESOR les mostraremos una pequeña lista sobre las obras más importantes de Zurbarán, entre las que encontraremos obras de temática religiosa, histórica y bodegones.

También te puede interesar: El Greco y sus obras más importantes

Serie de Santas (1630 – 1640)

Las Santas vírgenes o Santas de Zurbarán como popularmente se conocen, se trata de una serie de lienzos, concretamente 18, que Francisco de Zurbarán realizó por encargo para diferentes comunidades religiosas.

Los lienzos no son más que representaciones de figuras jóvenes femeninas, muy elegantes, vestidas con trajes pomposos y muy adornados, hecho por el que fue criticado Zurbarán, y es que algunos sectores del clero dijeron que más que santas parecían damas mundanas.

En ellas rebosan la belleza y el sosiego, sin ningún tipo de muestra de sufrimiento y dolor, a pesar de que algunas como santas que fueron están representadas con los atributos relacionados con su martirio. Aunque todas reciben el nombre de santas, hay dos Santa Matilde y Santa Isabel de Portugal, que más que santas fueron reinas y como tal llevan como atributo, coronas.

Tras la invasión francesa la serie de santas se encuentran repartidas entre las diferentes pinacotecas europeas, por ejemplo, Santa Apolonia, se encuentra en el Museo del Louvre de París, y muchas de ellas como las Santas Bárbara, Dorotea, Eulalia, Engracia, Inés, Matilde y Marina se encuentran en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Obras más importantes de Zurbarán - Serie de Santas (1630 – 1640)
Fuente: ABC

Apoteosis de Santo Tomás de Aquino (1631)

La Apoteosis de Santo Tomás de Aquino es un óleo sobre lienzo de grandes dimensiones, ya que mide 475 cm de alto por 375 cm de ancho, que Zurbarán realizó para ser expuesto en el testero del retablo mayor de la iglesia del convento de Santo Tomas de Aquino en Sevilla, aunque actualmente puede verse en el Museo de Bellas Artes de dicha ciudad.

El lienzo está dedicado a Santo Tomas de Aquino, una de las figuras más relevantes de la teología cristiana medieval. En la parte inferior vemos a fray Diego de Deza, arzobispo de Sevilla, de la orden de los dominicos. Fue gracias a él por el que se funda el convento en 1517 con la aprobación real de Carlos V que es el que se sitúa enfrente.

Vemos también como Zurbarán, al igual que otros pintores del siglo XVIII, usa el recurso de colocar una columna en el medio de la composición en este caso, para dar esa sensación de estar en un espacio exterior e interior en el mismo plano.

Ya en la parte superior, lo que vemos es un rompimiento de gloria, con Santo Tomas al centro escribiendo su obra “Summa Theologiae” recibiendo la ayuda del espíritu santo, acompañado de los cuatros padres de la Iglesia en una sacra conversación. En el nivel superior, aparece Jesucristo resucitado con la cruz a cuestas al lado de la Virgen y a otro lado Santo Domingo dialogando con San Pablo.

Obras más importantes de Zurbarán - Apoteosis de Santo Tomás de Aquino (1631)

San Hugo en el refectorio de los Cartujos (1635)

Otra de las obras más importantes de Zurbarán es este óleo sobre lienzo, el de San Hugo en el refectorio de los Cartujos, junto a otros dos más para la Sacristía de los Cartujos de Santa María de las Cuevas de Sevilla, que actualmente es la sede del Centro de Arte Contemporáneo, por lo que hoy día los tres lienzos se encuentran en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

La comunidad de los cartujos fue fundada en la ciudad de Grenoble (Francia) y el tema que aquí se plasma es un milagro acontecido a San Bruno, el fundador de los cartujos, y a los 7 miembros de la orden que comían gracias a la generosidad del obispo de la ciudad.

Un domingo este les envía carne y los monjes empezaron a discutir por si se podía comer carne o no al comienzo de la Cuaresma. Discutiendo quedaron sumidos en un profundo sueño que duró toda la Cuaresma. El miércoles Santo, San Hugo el obispo fue a verlos y le sorprende despertándolos comprobando que no tenían noción del tiempo que había pasado, este miró a los platos y vio como la carne se había convertido en ceniza, interpretándolo como un hecho de aprobación divina de la abstinencia.

Obras más importantes de Zurbarán - San Hugo en el refectorio de los Cartujos (1635)

Defensa de Cádiz (1634 – 1635)

En torno al 1630, Francisco de Zurbarán, que había creado cierta fama ya en la ciudad hispalense, donde se formó, fue llamado por la corte madrileña, concretamente por el rey Felipe IV para decorar una de las estancias del Palacio del Buen Retiro, el Salón del Reino, trabajando al lado de Velázquez, que realizó La Rendición de Breda.

El encargo consistió en realizar diez pinturas de pequeño formato para los dinteles de las puertas sobre los trabajos de Hércules y dos pinturas de temática histórica, una de la cuales se ha perdido y la otra fue la Defensa de Cádiz.

La defensa de Cádiz es un óleo sobre lienzo, de gran tamaño 302 cm de ancho x 323 cm de alto, que actualmente se encuentra en el Museo del Prado de Madrid. Esta trata un acontecimiento acaecido en noviembre de 1625, en el que Lord Wimbledon al mando de una gran flota inglesa decide marchar a Cádiz para asediarla y expoliarla.

Ya en el año 1596 la ciudad había sufrido un ataque por parte del Conde Essex en la que, si lograron saquearla, 30 años después su nieto se propone expoliarla de nuevo, sin embargo, los españoles supieron esta vez hacerle frente, entre Fernando Girón, gobernador de Cádiz, junto a la ayuda que recibió por parte del duque de Medina Sidonia.

Obras más importantes de Zurbarán - Defensa de Cádiz (1634 – 1635)

Bodegón con cacharros (1650)

Y terminamos este artículo sobre las obras más importantes de Zurbarán para hablar del Bodegón con cacharros.

Es importante saber que Francisco de Zurbarán popularizó la temática de los bodegones como otro género pictórico más; también es cierto que los pintó ocasionalmente, tan solo cuando sus clientes se lo pedían o simplemente por gusto, por lo que son muy pocos los que llegó a pintar. Sin embargo, se puede decir que todos sus bodegones se tratan de los más bellos del siglo XVIII.

Bodegón con cacharros es un óleo sobre lienzo que mide poco más de 46 cm de alto y 54 cm de largo y que, al igual que la anterior, se encuentra expuesto en el Museo del Prado de Madrid. El bodegón no es más que la disposición de varios recipientes diferentes en cuanto a materiales, formas y utilización dispuestos sobre una mesa o repisa de madera.

El protagonista fundamental del lienzo es la luz y en ese sentido podríamos comparar a Zurbarán con Velázquez, a la hora de estudiar como incide la luz, los reflejos en objetos de distintos materiales sobre un fondo oscuro, que ayudan a realzar los colores y volúmenes.

La gran maestría de Zurbarán se hace palpable en esta obra tratada con una gran sencillez y gusto por lo esencial, tanto, que ha hecho que sus bodegones se hayan considerados ser los prototípicos del Siglo de Oro español.

Obras más importantes de Zurbarán - Bodegón con cacharros (1650)

Si deseas leer más artículos parecidos a Obras más importantes de Zurbarán, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia del Arte

Escribir comentario sobre Obras más importantes de Zurbarán

¿Qué te ha parecido el artículo?

Obras más importantes de Zurbarán
Fuente: ABC
1 de 6
Obras más importantes de Zurbarán

Volver arriba