Tipos de perspectiva en una pintura

Tipos de perspectiva en una pintura
Imagen: Pintura y Artistas

La perspectiva ha sido sin lugar a dudas uno de los estudios más perseguidos por los artistas a lo largo de la historia y será en el Renacimiento cuando esas investigaciones alcancen su momento culmen. El objetivo principal de esta es crear sensación de profundidad en la pintura, por lo tanto, la perspectiva lo que nos permite es plasmar las tres dimensiones (ancho, alto y profundo) en una superficie que por naturaleza es bidimensional. A continuación, en esta lección de unPROFESOR vamos a ver cuáles son los diferentes tipos de perspectivas en una pintura, así como las diferentes técnicas que se utilizan para su plasmación.

Perspectiva lineal

La perspectiva lineal o también llamada perspectiva cónica, es un método matemático con el que se pretende representar elementos tridimensionales sobre una superficie plana, ya sea una pared, lienzo, tabla… que es bidimensional. ¿Y cómo?, pues a través de la proyección de líneas rectas que sobre el mismo plano confluyen en un mismo punto.

Dicho de una manera más coloquial, imaginémonos observar una pirámide desde la base; vemos como todos sus lados convergen en un mismo punto (la cima), pues bien, eso mismo, es lo que los artistas van hacer, es decir, a la hora de representar ya sean objetos, personajes, pavimentos… antes de pintarlos como tal, van a crear un sistema de líneas rectas y paralelas, que se conocen también líneas de fuga y que concluyen en un punto elegido de forma arbitraria por el artista, con el que se establecerá esa ilusión de profundidad.

De este modo, los elementos que se sitúan más cercanos a nosotros parecerán más grandes que aquellos que estén más próximos al punto de fuga.

Algunos de los ejemplos más característicos donde poder observar este tipo de perspectiva del que estamos hablando, son La Anunciación de Fra Angélico y La Ultima Cena de gran Leonardo da Vinci.

Perspectiva aérea

La perspectiva aérea o también llamada perspectiva atmosférica consiste, al igual que todas las perspectivas, en representar la profundidad o esa sensación de lejanía; en este caso mediante la gradación del color, así como la nitidez a medida que se van alejando los elementos en el plano.

La perspectiva aérea es un paso más allá respecto a la perspectiva anterior, la perspectiva lineal, y es que ahora esas líneas que concluían en un punto, se van a esfumar. El método es eliminando los límites que estas establecían del color y de la forma, dando así lugar a una representación muy real de la distancia.

En la perspectiva aérea, a medida que la distancia se va haciendo cada menor, la nitidez va disminuyendo y los contornos de los objetos, personajes… son cada vez más desdibujados y borrosos, lo mismo que ocurre en la realidad. Por lo que respecta al color, veremos que cuanto más lejos este representado un objeto sus colores serán cada vez más tenues.

El ejemplo más clarividente sobre esta perspectiva son Las Meninas de Velázquez, y la Gioconda de Leonardo da Vinci. Este último fue el responsable de acuñar el término de perspectiva aérea y así lo refleja en su Tratado de la pintura.

Otros tipos de perspectiva en pintura

Además de las dos perspectivas anteriores, la perspectiva lineal y la perspectiva aérea, que son las más utilizadas, tenemos que nombrar otros tipos de perspectiva en una pintura que también se dan en la representación de la pintura, aunque en menor medida y son:

Perspectiva oblicua

Es un sistema por el cual, en vez de utilizar un único punto de fuga, se utilizan dos, y ambos se encuentran sobre la línea del horizonte que para que nosotros nos entendamos, es la que corresponde a nuestro punto de vista. Pues bien, esos dos puntos se van a encontrar en un ángulo de 90º con el vértice de nuestro punto de vista.

Después desde los distintos puntos de fuga se trazarán líneas horizontales hasta llegar a la línea vertical que emana del punto de fuga, dándose así una mayor profundidad a los elementos.

Perspectiva invertida

Se trata de otro tipo de perspectiva que se diferencia de todas las anteriormente comentadas en que el punto de fuga que siempre hemos situado dentro de la pintura, en este caso como bien su nombre indica, se invierte y es que se sitúa delante, es decir, al exterior.

Perspectiva de importancia

Es la más fácil de comprender, y es que tan solo consiste en resaltar ya sea un objeto o un personaje con un tamaño mayor respecto a todos los que se encuentren a su alrededor para saber cuál de las figuras es más importante.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de perspectiva en una pintura, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.