Los valores del SE - Con ejercicios y ejemplos fáciles

Los valores del SE - Con ejercicios y ejemplos fáciles

Generalmente, el estudio del SE, sus distintos valores y funciones sintácticas suele ocasionar grandes quebraderos de cabeza a los alumnos, debido a la amplia tipología que este elemento lingüístico presenta. Desde unProfesor vamos a explicarte de forma clara y sencilla los valores del SE en español clasificándolos en dos grandes grupos: usos pronominales (y por tanto, con función sintáctica dentro de la oración) y usos no pronominales (que no desempeñan ninguna función sintáctica).

Dentro de cada uno de estos grupos, señalaremos los distintos tipos de SE ejemplificando cada uno de ellos. Y después... ¡te toca a ti! Al final del artículo encontrarás unos ejercicios fáciles que te servirán como repaso de esta lección para que tú mismo aprendas a identificar y distinguir los valores del SE. ¡Ánimo!

Esquema: gonzalezserna.wordpress.com

SE con valor de pronombre

La partícula SE con valor pronominal desempeña las funciones sintácticas de complemento directo (CD) o bien de complemento indirecto (CI). Se divide en tres subtipos de SE con usos pronominales:

1. SE pronombre personal (variante de "le", "les")

Cuando los pronombres de CI "le", "les" coinciden en un mismo enunciado con cualquier de los otros pronombres de CD "la", "lo", "las", "los", el pronombre de CI se sustituye por la forma SE, que desempeña, generalmente, la misma función sintáctica de CI:

  • Se lo dije ayer (en lugar de *Le lo dije ayer).
  • Le di un regalo - Se lo di (al pronominalizar "un regalo" por "lo", la forma "le" se intercambia por la partícula SE).

2. SE con valor reflexivo

El sujeto y la forma SE con función de CD o CI comparten el mismo referente; es decir, el sujeto realiza una acción sobre sí mismo. Por esta razón, se admite el refuerzo añadiendo a la oración la construcción "a sí mismo/a":

  • Pepe se lava las manos - Pepe se lava las manos a sí mismo.
  • Lucía se cepilla los dientes - Lucía se cepilla los dientes a sí misma.

3. SE con valor recíproco

Similar al SE con valor reflexivo, el recíproco aparece cuando el sujeto de la oración es múltiple, es decir, está compuesto por dos o más personas que llevan a cabo acciones de manera conjunta. Así, este tipo de oraciones admiten los refuerzos "mutuamente", "entre sí" o "recíprocamente":

  • Alejandro y María se besaron - En este ejemplo, el pronombre SE con valor recíproco funciona como CD.
  • Tu hermana y su novio se mandan mensajes todos los días - El pronombre con valor recíproco cumple la función de CI en esta oración.

4. SE con valor de dativo ético

Este tipo de SE se caracteriza por ser expletivo, es decir, se trata de un CI que resulta innecesario, puesto que si se elimina de la oración, esta sigue siendo gramaticalmente correcta y teniendo significado lógico. Su función es puramente expresiva o enfática y, generalmente, se emplea en la lengua coloquial, acompañando a verbos como "comer", "beber", "saber", etc.:

  • Se comió todo el plato de lentejas - Observamos que es igual de lícito el enunciado "Comió todo el plato de lentejas".
  • Se bebió el zumo de un trago - La partícula SE se utiliza en esta oración para hacer hincapié en que bebió todo el zumo de un único trago.

SE con valor de marca de verbo pronominal

Dentro de los diferentes valores del SE también encontramos el que marca el verbo pronominal. Llamado SE pseudo-reflexivo, este tipo de SE está incluido en el verbo y no posee función sintáctica.

Los verbos que engloban a esta partícula se denominan verbos pronominales (arrepentirse, atreverse). La partícula SE no puede conmutarse, en este caso, por un sintagma nominal ni tampoco eludirse pues entonces el significado del verbo varía completamente, de manera que forma parte del verbo y, por tanto, debe analizarse dentro del mismo.

Ejemplos de este valor del SE:

  • Mi hermano acordó llegar a casa a las 20h - Mi hermano se acordó de llegar a casa a las 20h El significado es completamente diferente según se emplee el verbo "acordar" o "acordarse".
  • El niño puso el abrigo en el salón - El niño se puso el abrigo en el salón ("poner"/ "ponerse").

SE como marca de pasiva refleja

Por último, encontramos que otro de los valores del SE se usan como marca de pasiva refleja o bien de impersonalidad.

1. SE con valor de pasiva refleja

Por lo general, se emplea en oraciones en las que se desconoce el sujeto de la acción o no resulta relevante mencionarlo:

  • La policía hace muchos controles de alcoholemia durante las navidades - Se hacen muchos controles de alcoholemia durante las navidades.
  • Mi padre arregla coches en este taller - Se arreglan coches en este taller.

Este tipo de SE no alterna con las formas "me", "te", "nos", "os", puesto que el verbo solo admite la tercera persona del singular o del plural.

2. SE de impersonal refleja

En esta ocasión no aparece ni se menciona el sujeto y el verbo de la oración solo puede estar en tercera persona del singular:

  • Se vive muy bien.
  • En esta calle se vende un piso.

Este SE aporta impersonalidad a la oración y suele combinarse con verbos intransitivos o bien con verbos transitivos con CD precedido de la preposición "a":

  • Se duerme poco con este calor.
  • Se citó al ministro a las doce.

Si deseas leer más artículos parecidos a Los valores del SE - Con ejercicios y ejemplos fáciles, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Gramática y Lingüística.