menu
Compartir

Para qué sirve un microscopio

 
Por María Belén Acosta. 16 junio 2021
Para qué sirve un microscopio

A día de hoy, el microscopio es una herramienta tan básica en la mayoría de laboratorios como lo es el refrigerador en el hogar. Estamos tan acostumbrados a su uso en el ámbito científico que a veces es fácil perder de vista todo lo que esta herramienta nos ha permitido observar. ¿Para qué sirve el microscopio? Puede parecer una pregunta de respuesta obvia: para ver más grandes las cosas. Y sin embargo, no siempre somos conscientes de todas las posibilidades que esto implica. Si quieres aprender más acerca de los distintos usos del microscopio, acompáñanos en esta lección de unPROFESOR.

También te puede interesar: Qué es un virus

¿Qué es un microscopio?

El ser humano lleva ya más de 4000 años usando técnicas de magnificación de imagen. Los antiguos griegos, romanos, chinos y árabes se servían del vidrio o el agua envasada para ampliar la imagen en determinadas labores, y entre los años 1000 y 1300 d.C. ya aparecieron las primeras gafas y monóculos.

Sin embargo, fue en los siglos XVI y XVII, con la gran profundización de Europa en materia de óptica, cuando llegaron finalmente los primeros microscopios junto con los catalejos y telescopios. Todos ellos usaban la superposición de lentes para poder agrandar la imagen al ojo humano sin perder por ello claridad ni nitidez.

El primer microscopio fue inventado en el 1590 por Zacharias Janssen, aunque fue superado en 1607 por el de Anton van Leeuwenhoek, de mayor calidad de imagen. El mismo Anton fue quien, unos años después, a mediados de siglo, fue capaz de describir por vez primera bacterias, espermatozoides, protozoos y glóbulos rojos. Era el descubrimiento del mundo microscópico, que tanto nos permitiría descubrir y que, con los años y a una escala aún menor, nos acerca al futuro de la física actual: el mundo cuántico.

Para qué sirve un microscopio - ¿Qué es un microscopio?

Descubre para qué sirve un microscopio y su función

El uso de un microscopio es siempre el mismo: acercar a nuestros ojos aquello que no puede ser visto de forma natural. Sin embargo, no todas las disciplinas ni ciencias se sirven igual de una herramienta tan útil como esta: estos son algunos de los ámbitos en que el microscopio es más esencial.

Ciencias forenses

Cuando se trata de analizar evidencias y posibles pruebas, confiar en la agudeza del ojo desnudo no es una opción. Desde el análisis de los tejidos y fluidos orgánicos a las distintas fibras de pequeño tamaño que son invisibles al ojo, pasando por las marcas y estrías de las balas, que son su carnet de identidad: son información vital a la que no podríamos acceder sin el uso del microscopio.

También en el área forense se abarcan tareas como la determinación de la causa de una muerte, o el estudio de la propagación de enfermedades y epidemias, siendo en ambos casos esta herramienta vital para una observación adecuada.

Medicina

En cuanto el microscopio se inventó, los profesionales y estudiosos de la medicina lo recibieron con los brazos abiertos. Gracias a él pueden analizar bacterias, virus y otros microorganismos de una forma antes impensable, observando el comportamiento de estos y acelerando muchísimo los avances en el campo.

Es posible analizar células para distinguir las sanas de las cancerígenas, ver a un parásito atacando los glóbulos rojos en la sangre y qué microbios se encuentran en una muestra de deposiciones.

Además, los microscopios más modernos y avanzados han permitido también desarrollar sustancias químicas nuevas, bases de medicinas y drogas de gran repercusión.

Ingeniería y electrónica

La era de la información y todos sus avances en informática y electrónica serían totalmente inviables también sin los microscopios. Los microchips, los procesadores y básicamente toda la electrónica actual se fundamenta en elementos tan pequeños que nunca podrían haberse desarrollado sin ese tipo de aumentos.

También es necesario en la ingeniería mecánica de piezas muy pequeñas, así como en la ingeniería de materiales, en la que se desarrollan cada año novedosos materiales de propiedades excepcionales, especializados para todo tipo de usos avanzados. Sin el microscopio, crear y estudiar las estructuras que conforman estos nuevos materiales tampoco habría sido viable.

Física

Los microscopios más avanzados han permitido que la física de partículas sea mucho más que un montón de cálculos y teorías. Tesoros de la tecnología actual como el LHC usan los microscopios más avanzados para poder observar los resultados de sus experimentos y reunir la valiosísima información que nos permitirá avanzar hacia un nuevo modelo de física: sin un ojo que permita observar, no se puede pasar al campo experimental, y sin este, los errores en la teoría muchas veces no pueden descubrirse ni contrastarse.

Otros

La oftalmología, encargada del estudio del ojo humano, tampoco estaría tan desarrollada sin el avance que permitieron los microscopios ópticos. Además, hay ámbitos de la botánica como la palinología, encargada de estudiar las esporas y el polen, que consisten en la observación de cuerpos de tamaño microscópico. Lógicamente, sin una herramienta de aumento acorde, la existencia de esta rama de la botánica sería enteramente imposible, o al menos inviable a la práctica.

Para qué sirve un microscopio - Descubre para qué sirve un microscopio y su función

Si deseas leer más artículos parecidos a Para qué sirve un microscopio, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biología.

Bibliografía
  • Bruno Kremer. Editorial Omega. (2012) Manual de microscopía.
  • Werner Nachtigall. Editorial Omega. (1997) Microscopia. Materiales, Instrumental, Métodos.
Más lecciones de Microorganismos
Lección 9 de 37
Para qué sirve un microscopio
Para qué sirve un microscopio

Pregunta al profesor sobre Para qué sirve un microscopio

¿Qué te ha parecido el artículo?
Para qué sirve un microscopio
1 de 3
Para qué sirve un microscopio

Volver arriba