Compartir

Función de los tendones

 
Por Ángela Belmonte. 28 octubre 2019
Función de los tendones
Imagen: Tu gestor de salud

Los tendones forman, junto con los músculos, el sistema muscular. Este, junto con el sistema osteoarticular, forma el aparato locomotor, que nos permite movernos, mantener la postura adecuada del cuerpo, sostener otros sistemas importantes del cuerpo humano, etc. Dentro de todo este sistema, los tendones realizan un papel secundario pero fundamental para el buen funcionamiento de los músculos. En esta lección de unPROFESOR revisaremos qué son y la función de los tendones en el cuerpo. Si quieres descubrir más sobre esta estructura, ¡te invitamos a que sigas leyendo!

También te puede interesar: Uretra: función y características

¿Qué son los tendones?

Los tendones son bandas de tejido conectivo, más o menos gruesas, muy resistentes y elásticas. Este tipo de tejido conectivo denso está formado por fibras de colágeno I (30% de la masa total del tendón), fibras de elastina (tan solo el 2% de la masa total) y, fundamentalmente por agua y tenocitos (68% de la masa total tendinosa). La proporción de estos componentes varía según las necesidades de los tendones y, en ocasiones como en la muñeca, los tendones extensores y flexores no tienen la misma proporción siendo unos más elásticos que otros.

Los haces de fibras de colágeno, de tipo 1, proporcionan al tendón resistencia al estiramiento, las fibras de elastina por su parte les da su característica elasticidad a los tendones mientras que los tenocitos son células de tejido conjuntivo, muy especializadas. Rodeando a todas ellas hay una especie de caldo, llamado matríz extracelular, compuesto por sustancias ricas en proteínas y azúcares (proteoglucanos, glucosaminoglucanos, glucoproteínas y otras) que se encargan de nutrir y regenerar las fibras de colágeno, fibras de elastina y los tenocitos.

Los tendones son estructuras que se encuentran donde se unen músculos y huesos. Como veremos a continuación, su función principal es la de unir los músculos a los huesos, para que los músculos puedan transferir el movimiento y los huesos, en los lugares de articulación, se muevan. Pero esta no la única función de los tendones. Los tendones, debido a su composición variable, pero en general rica en colágeno, son capaces de almacenar energía.

Función de los tendones - ¿Qué son los tendones?
Imagen: Slideshare

La transmisión de fuerza: función principal de los tendones

La función de los tendones más conocida es la de transmitir la fuerza realizada por los músculos, durante la contracción muscular, a los huesos para que estos puedan moverse. Con ello nuestro cuerpo puede desplazarse, respirar, mover las extremidades y cada uno de nuestros dedos, etc.

Esta propiedad se debe a la unión de las propiedades elásticas, que proporciona la elastina y a la resistencia que viene dada por las fibras de colágeno I. La capacidad de transmisión de fuerza de cada uno de los tendones va a depender, entre otras cosas, de la proporción entre fibras de elastina y fibras de colágeno y de su tamaño. Así, fibras más largas van a tener mayor resistencia que las fibras cortas, que serán como norma general más elásticas.

Además, depende del tipo de articulación al que pertenezca, el movimiento en el que interviene o la longitud del músculo con el que va unido, los tendones pueden tener diferentes formas: más estrechos, más aplanados, más cilíndricos, etc. Los tendones asociados a músculos que hacen movimientos llamados groseros, que normalmente necesitan poca delicadeza o precisión, suelen ser cortos y gruesos.

Este es el caso de los tendones asociados a los glúteos o a los cuádriceps. En cambio, los tendones asociados a músculos que realizan movimientos finos y precisos requieren de tendones largos y finos; un ejemplo son los tendones flexores de los dedos.

Los tendones como almacenes de energía

La función de los tendones como transmisores de energía no es la única. Los tendones también son capaces de retener esa energía para liberarla más tarde. La capacidad de almacenamiento de energía de los tendones viene dado por las fibras de colágeno.

Las fibras de colágeno están formadas a su vez por células con forma de filamentos llamadas fibrillas de colágeno; las fibrillas de colágeno se reúnen en fibras de colágeno gracias a enlaces cruzados. En el caso de los tendones que almacenan energía, los enlaces entre las fibrillas de colágeno son trivalentes, es decir, cada unión está formada por tres anclajes. Esto permite que las fibrillas de colágeno se deslicen menos unas sobre otras, lo que hace que la estructura de todo el grupo (la fibra de colágeno) sea capaz de ser más resistente a las deformaciones. Un ejemplo es el tendón de Aquiles, que soporta más de 12 veces el peso corporal cuando corremos y que, al posar el pie sobre el suelo acumula energía como si fuera un resorte, para liberarla cuando queremos levantar nuevamente el pie.

Los componentes que forman los tendones están sometidos a muchos ciclos de estiramiento y contracción y por tanto son capaces de renovarse y reponerse conforme se van desgastando. A nivele estructural esto quiere decir que los tendones encargados de almacenar energía están especializados en crear estructuras muy resistentes a la fatiga y al continuo estiramiento y contracción. No muestran tanta regeneración o remodelación como los tendones anteriores, que deben ser más elásticos y por tanto sufren más desgaste.

Imagina que los tendones son una goma elástica: los tendones especializados en la transmisión de movimiento serían una goma más elástica, delgada y floja, que no opone resistencia mientras que los tendones encargados de almacenar energía son esas gomas elásticas más gruesas y resistentes, a las que tienes que aportar más fuerza para estirar pero que, a cambio, duran más y aprietan más fuertemente.

Función de los tendones - Los tendones como almacenes de energía
Imagen: Slideplayer

Una tercera función de los tendones: mantener la posición

Una función a menudo olvidada de los tendones es la del mantenimiento de la posición. En este caso, este tipo de tendones no intervienen en el movimiento directamente si no que mantienen los componentes de la articulación en la posición correcta, para que no se desplacen y descoloquen.

Un ejemplo son los tendones que se encuentran en las articulaciones de las falanges de los dedos. Estos tendones permiten que nuestros dedos tengan movilidad, por ejemplo, cuando tecleamos en un ordenador, sin que los huesos que forman nuestros dedos se desplacen por los movimientos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Función de los tendones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biología.

Bibliografía
  • Wavreille, G., & Fontaine, C. (2009). Tendón normal: anatomía y fisiología. EMC-Aparato Locomotor, 42(1), 1-12.
  • Diseño Inteligente (27 de marzo de 2018). Los tendones son irreductiblemente complejos. Recuperado de https://xn--diseointeligente-9tb.org/los-tendones-irreductiblemente-complejos/
  • Wikipedia (6 de septiembre de 2019). Tendón. Recuperado de https://es.wikipedia.org/wiki/Tend%C3%B3n
Más lecciones de Aparatos y órganos del cuerpo humano
Lección 24 de 52
Función de los tendones
Función de los tendones

Pregunta al profesor sobre Función de los tendones

¿Qué te ha parecido el artículo?
Función de los tendones
Imagen: Tu gestor de salud
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideplayer
1 de 3
Función de los tendones

Volver arriba