Compartir

Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias

 
Por Paula Rodríguez. 21 diciembre 2018
Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias
Imagen: Microsiervos

En esta lección de unPROFESOR, explicaremos las diferencias entre el heliocentrismo y el geocentrismo, dos teorías que explican la situación de la Tierra con respecto al universo, pero de forma totalmente opuestas. El geocentrismo, es la más antigua de todas y vinculada con la religión, y afirma que la tierra es un planeta inmóvil situado en el centro del universo y que el sol, y el resto de los planetas, giran a su alrededor. El heliocentrismo, se desarrolla a partir del siglo XVI, con Copérnico, si bien es cierto que ya Aristarco, que muere hacia el año 230 a.c, ya afirmaba que la tierra, igual que los demás planetas, se movía alrededor del sol.

También te puede interesar: Contexto político y social de Descartes

La teoría heliocéntrica

El geocentrismo y el heliocentrismo son dos teorías que presentan grandes diferencias. A continuación, hablaremos del sistema heliocéntrico y de sus defensores.

Aristarco de Samos, frente a Aristóteles y Ptolomeo, fue el primero en defender la teoría heliocéntrica, una idea que más tarde fue recogida por los pitagóricos. Lamentablemente de los estudios del físico griego no ha quedado nada. Todo lo que conocemos es a través de Plutarco y Arquímides, que escribía en relación a la teoría de Aristarco:

que las estrellas fijas y el Sol permanecen inmóviles, que la Tierra gira alrededor del Sol en la circunferencia de un círculo, el Sol yace en el centro de la órbita, y que la esfera de las estrellas fijas, situada con casi igual centro que el Sol, es tan grande que el círculo en el cual él supone que la Tierra gira guarda tal proporción a la distancia de las estrellas fijas cuanto el centro de la esfera guarda a su superficie.

Con la destrucción de la biblioteca de Alejandría desaparece buena parte del pensamiento clásico. Todo lo que suena a ciencia, empieza entonces a ser perseguido por el Cristianismo y la superstición se apodera del mundo. El geocentrismo es la única teoría aceptable por la Iglesia.

Pero el siglo XV, Nicolás Copérnico, padre de la astronomía moderna, se atrevió a enfrentarse al poder de la Iglesia al afirmar que la Tierra y el resto de los planetas giran alrededor del sol, y no al contrario. De Revolutionibus Orbium Coelestium, marca un verdadero punto de inflexión y un cambio de paradigma que se conoce con el nombre de Revolución Copernicana.

La teoría de Copérnico

Y es que al físico encuentra en el sistema de Ptolomeo demasiados fallos. Para empezar, mediante la observación, se puede saber que los movimientos de las órbitas de los planetas no son circulares sino elípticos. Pero Ptolomeo, los niega ofreciendo una explicación de lo más rocambolesca: los planetas describen órbitas perfectamente circulares alrededor de un punto central, que a la vez se mueve en torno a la Tierra. Este movimiento excéntrico, explicaría según Ptolomeo que parezcan órbitas elípticas cuando en realidad son circulares.

Así que, Copérnico defiende su idea ante la comunidad científica y la Iglesia se echa las manos a la cabeza, aunque a diferencia de otros científicos posteriores como Giordano Bruno y Galileo Galilei, no fue víctima de los abusos de la Santa Inquisición. De este último, se dice que ante después de negar el heliocentrismo ante este tribunal, afirmó: E pur si muove, o lo que es lo mismo, “y sin embargo, se mueve”.

La propuesta de Kepler y sus leyes

Kepler, encuentra algunos errores en el modelo copernicano, como la uniformidad del movimiento y formula sus 3 leyes del movimiento planetario:

  • 1ª Ley. Todos los planetas se mueven alrededor del Sol describiendo órbitas elípticas, siendo el Sol uno de los focos de la elipse
  • 2ª Ley. El radio vector que une cada planeta con el Sol recorre espacios iguales en tiempos iguales.
  • 3ª Ley. El cuadrado del período orbital de un planeta, es directamente proporcional al cubo de la longitud de la distancia media de su órbita elíptica.

En el siglo XVII, Newton, formula la ley de la gravitación universal, y ya en el siglo XX, Albert Einstein divulga la teoría de la relatividad, base de la física actual.

Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias - La teoría heliocéntrica
Imagen: Meteorología en Red

La teoría geocéntrica: definición sencilla

Continuamos esta lección con las diferencias entre el heliocentrismo y el geocentrismo para hablar sobre esta segunda teoría.

El sistema geocéntrico está muy influenciado por las ideas religiosas y la defensa de la situación privilegiada de la Tierra con respecto a los demás planetas, en el centro del Universo. El fundador de esta teoría fue Ptolomeo y fue el modelo dominante durante toda la Edad Media y gozó del reconocimiento de la Iglesia.

Según el modelo geocéntrico, la Tierra ocupa el centro del universo, el sol y el resto de los planetas, giran a su alrededor. Veamos a continuación qué pensadores defendieron esta teoría.

Anaximandro de Mileto, en el siglo VI a.c, defiende la idea de que la Tierra es cilíndrica y flota en el centro de las esferas y que el sol, y el resto de los planetas, se mueven a su alrededor. Por tanto, propuso una cosmología en la que la Tierra tenía la forma de la sección de un pilar (un cilindro) flotante en el centro de todo. Por su parte, la escuela pitagórica afirmaba que la Tierra era esférica, aunque negaban su posición central en el universo. La Tierra, para los pitagóricos, gira alrededor de un fuego invisible.

Para Platón, la Tierra posee una forma esférica y se encuentra en el centro del universo, y las estrella y los demás planetas giran alrededor de la misma. En cambio, Aristóteles, siguiendo a Eudoxo, postula que la Tierra es esférica y está en el centro del universo, rodeada de esferas concéntricas, que se mueven con un movimiento uniforme para mantener el dinamismo de los planetas girando en torno a la Tierra.

La propuesta de Ptolomeo

Ptolomeo, critica el modelo de Eudoxo, ya que su teoría de las esferas concéntricas no podía explicar los cambios de distancia de los planetas. En cambio, el modelo que describe Ptolomeo en su obra, el Almagesto, sí parece conseguirlo y de hecho, fue la Teoría aceptada durante toda la Edad Media.

Según este modelo, los planetas son movidos por dos o más esferas: una esfera deferente cuyo centro es la Tierra, y el epiciclo en el centro de la esfera deferente. Los planetas estarían en el centro del epiciclo y la esfera deferente gira alrededor de la tierra. El epiciclo, también gira lo que provoca las distancias de los planetas con respecto a la Tierra. El orden planetario en el sistema de Ptolomeo es Tierra, Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter, Saturno y las estrellas fijas.

Ahora ya conoces las diferencias entre el heliocentrismo y el geocentrismo, por tanto, ya puedes comprender mejor las diferentes teorías que han habido sobre el universo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Milenko Bernadic Cvitkovic, Juan Carlos Gorostizaga Aguirre. Y Sin Embargo No Se Mueve. Ed. Punto Rojo.

Giovani Reale y Dario Antíseri. Historia de la Filosofía. Ed. San Pablo

Más lecciones de Otros
Lección 1 de 4
Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias
Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias

Pregunta al profesor sobre Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias

¿Qué te ha parecido el artículo?
Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias
Imagen: Microsiervos
Imagen: Meteorología en Red
1 de 2
Heliocentrismo y Geocentrismo: diferencias

Volver arriba