Compartir

La Iglesia en la Edad Media: resumen

Por Fernando Romero Real. Actualizado: 13 septiembre 2018
La Iglesia en la Edad Media: resumen

En esta lección de unPROFESOR vamos a detenernos en un tema bastante interesante dentro de la historia, la Iglesia en la Edad Media. Esta época fue un momento por el cual la Iglesia tuvo un papel dominante dentro de la sociedad feudal, siendo uno de los elementos más importantes que era la gran depositaria del saber y la cultura. En primer lugar debemos de enmarcar el lugar que vamos a estudiar, siendo esta Europa occidental, la cual en el siglo XI podemos decir que en su mayoría era cristiana. Solo hablaremos de Occidente, pues en Oriente encontraremos en el año 1054 el cisma con la Iglesia bizantina, dando origen a la Iglesia Ortodoxa.

También te puede interesar: Acontecimientos importantes de la Edad Media

La relación de la Iglesia y la sociedad feudal

Comenzamos este resumen de la Iglesia en la Edad Media descubriendo por qué este órgano religioso empezó a tener tanto poder durante el medievo. Tenemos que tener en cuenta que la Iglesia, desde un primer momento, fue obteniendo tierras debido a las donaciones de las familias cristianas, las cuales en muchas ocasiones buscaban la redención de sus pecados “pagando una cuota”. Por otro lado, era muy normal que muchos hijos de nobles ingresaran en la Iglesia o en las órdenes monásticas, aportando en su ingreso un número de tierras o rentas.

Todo esto, al ser una organización en la cual no se hacían reparticiones, hacía que fuera creciendo y que cada monasterio, convento, parroquia o archidiócesis fueran teniendo cada vez más poder sobre el resto de la sociedad. De hecho, no es raro ver en muchos libros la denominación de la Iglesia medieval como la de señores feudales, pues al fin y al cabo estos tenían feudos, los cuales eran trabajados por campesinos.

Por otro lado hemos mencionado con anterioridad que eran los que guardaban el saber, ya que eran los únicos que sabían leer y escribir y, por tanto, todos los documentos del pasado se conservaban en sus bibliotecas. Del mismo modo, en un principio, hasta la aparición de la burocracia palaciega, fueron los que redactaban los contratos de arrendamiento e incluso los testamentos, como cualquier otro documento necesario, es decir, todo el mundo debía de acudir a ellos para obtener dichos productos.

Por último también debemos de tener en cuenta que el miedo a no llegar al paraíso en la vida futura era tal que toda la sociedad estaba supeditada a los designios de la Iglesia, realizando las tareas en relación a los horarios de los monjes. Todo lo que se saliera de la norma habitual, estaba mal visto por la sociedad y, por tanto, podía ser condenado por la Iglesia.

En esta otra lección de unPROFESOR te descubrimos un resumen de la Europa feudal para que conozcas mejor cómo estaba el viejo continente durante esta época.

La organización de la Iglesia en la Edad Media

Continuamos con este resumen de la Iglesia en la Edad Media hablando de la división de este órgano de poder. Sobre todo, se dividía en estas dos franjas:

Clero secular

Estaba formado por los arzobispos, obispos y párrocos, es decir, aquellos miembros de la Iglesia que vivían dentro de la sociedad, o lo que es lo mismo que realizaban sus actividades en las ciudades y de cara al público.

Dentro de este grupo, podemos decir que los párrocos eran el eslabón más débil de la cadena al ser los más pobres, estos dirigían las parroquias, es decir, pequeños distritos. A la unión de un conjunto de parroquias se le denominaba diócesis la cual estaba dirigida por el obispo y la unión de varias diócesis formaba una archidiócesis la cual encabezaba el arzobispo.

Clero regular

Será una parte del clero que tendrá unas reglas propias, siendo una de las más importantes y conocida la regla de ora et labora, o lo que es lo mismo reza y trabaja (a parte de las que mandaba la Iglesia).

Estaba formado por personas que optaban por aislarse del mundo. Estos aunque también eran poseedores de grandes dominios de tierras, de hecho aunque vivían fuera de la sociedad, tenían mucha fuerza dentro de esta, siendo algunos de los monasterios grandes rivales de las propias parroquias o diócesis.

Dentro de estos debemos de saber que había varias clases:

  • Abad: era el que organizaba la comunidad, además de ser el jefe de esta.
  • Monjes: eran todos aquellos que habían ingresado en estas órdenes dando un donativo, es decir, en muchos casos serán personas pertenecientes a la nobleza. Las cuales en muchos casos tenían privilegios.
  • Legos: eran los inferiores y en muchas ocasiones actuaban como sirvientes de los otros dos grupos. Solían pertenecer a este personas que en su juventud habían sido entregados por sus padres al monasterio para procurarles una vida mejor.

La primera orden que apareció en Occidente fue creada por San Benito de Nusia, el cual fundaría la orden benedictina, la cual obligó a sus integrantes a cumplir los votos de obediencia, castidad y pobreza.

En esta otra lección de unPROFESOR te descubrimos las características principales de la sociedad feudal.

La Iglesia en la Edad Media: resumen - La organización de la Iglesia en la Edad Media

Los principales movimientos heréticos

La Edad Media abarca un periodo muy largo, en el cual el trascurrir de los siglos sacó a la luz una serie de discrepancias y de ideas que pusieron en algunas ocasiones a la Iglesia romana entre la espada y la pared. En muchas ocasiones estos problemas venían de la mano de la interferencia que se hacía desde el mismo papado en asuntos terrenales, descuidando en muchos casos los asuntos meramente reservados a la Iglesia, como eran los divinos.

De esta manera aparecieron durante el medievo una serie de movimientos o pensamientos heterodoxos que fueron considerados por la Iglesia de Roma como herejías, a continuación veremos las más importantes:

Priscilianismo

Se originó en el S IV recibiendo su nombre de su predicador, Prisciliano. Dicha corriente rechazaba la gran riqueza y la relajación en las normas eclesiásticas por parte de la Iglesia de Roma, defendiendo los inicios del cristianismo, los cuales eran pobres.

Por otro lado y uno de los puntos fundamentales para que se quisiera acabar desde un principio con dicha corriente, era que fueron defensores de darle a la mujer un papel fundamental dentro de la Iglesia, en la cual debería de disfrutar de amplia libertad, además de poder llegar a ser autoridades. Esta corriente se expandió por gran parte de la Península Ibérica, en la cual ganó muchos adeptos.

Tras ser traicionado por algunos de sus seguidores, Prisciliano sería ejecutado, otros personajes importantes fueron apresados y el resto de los adeptos fueron considerados herejes, por lo que sufrieron el destierro además de ver cómo se les embargaban sus bienes.

Cátaros o albigenses

Es la más conocida dentro de las herejías acaecidas durante el medioevo. Se puede decir que se localiza en el sur de Francia y en el norte de Aragón y Navarra.

Los cátaros defendían que en el mundo había dos realidades, el mundo físico “creado por el Diablo” y el mundo celestial “creado por Dios”. Dentro de su doctrina el alma era lo más importante, no creían en los sacramentos salvo en la transición de la muerte, único momento en el cual se expiaban los pecados. Por tanto tampoco estaban a favor del cobro de los sacramentos por parte de la Iglesia.

Dicho pensamiento fue altamente perseguido en el S XIV momento en el cual se realizó una cruzada sobre estos para exterminarlos, momento que además aprovechó Francia para arrebatarle la Navarra francesa al reino de Navarra.

Los husitas

Se localiza en Bohemia en el S XV y su principal figura sería Jan Hus, el cual estaba en contra de la jerarquía de la Iglesia. Esto provocaría una verdadera guerra civil en el año 1419 y duraría hasta el año 1434 “guerras husitas”.

Las reformas eclesiásticas

Terminamos con este breve resumen de la Iglesia en la Edad Media hablando de las reformas que se hicieron en la iglesia. En general hubieron dos que destacaron por encima de las demás:

  • La reforma cluniacense surgió en el año 909 en la abadía de Cluny, la cual se caracterizaba en la idea de volver a los orígenes del monacato, tras un periodo de relajación de costumbres y de exuberancia. Por tanto la penitencia se convertiría en uno de sus modos de vida (siendo muy estrictos). Estos fueron protegidos por el Papa en todo momento y su esplendor llegó en el S XII, periodo en el cual llegaron a tener unos 1500 monasterios por toda Europa.
  • La reforma cisterciense, apareció cuando los cluniacenses se olvidaron de la idea primigenia de su orden y fue otro giro de tuerca hacia la pobreza y el respeto de las normas. Su figura principal fue Bernardo de Claraval. Estos se caracterizaron por buscar zonas de muy difícil acceso para encontrar la paz espiritual. En su momento de más esplendor contaría con 700 monasterios pero al igual que le paso a su predecesora caerían en el olvido sus ideales.

Si deseas leer más artículos parecidos a La Iglesia en la Edad Media: resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de La Edad Media
Lección 54 de 56
La Iglesia en la Edad Media: resumen
La Iglesia en la Edad Media: resumen

Pregunta al profesor sobre La Iglesia en la Edad Media: resumen

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Norma
Los derechos humanos en la edad media
La Iglesia en la Edad Media: resumen
1 de 2
La Iglesia en la Edad Media: resumen

Volver arriba