Compartir

Derivación por sufijación - Con ejemplos

Por Pedro González, Pintando letras desde los 3 años. Actualizado: 18 julio 2018
Derivación por sufijación - Con ejemplos
Fuente: Slideplayer

Todos los hispanohablantes contamos con una lengua muy rica. En este caso, el castellano cuenta con un buen número de procedimientos para incrementar el vocabulario. De todos ellos, nos centramos en esta lección de unPROFESOR en la derivación por sufijación. No obstante, existen otros también de gran importancia, como la parasíntesis, la composición, o los préstamos de otras lenguas, conocidos como anglicismo, por ejemplo, cuando vienen del inglés.

Todos estos términos hacen que hasta casi el 25% de las palabras creadas en nuestro idioma provengan de los procedimientos aquí nombrados, como la derivación o la composición. Y ahora, ya, sin más preámbulo, entramos de lleno en la lección que nos ocupa.

Definición de derivación

Para conocer qué es exactamente qué es la derivación por sufijación, hemos de saber antes qué es en realidad la derivación en sí. En este caso, la definimos como un método para crear elementos léxicos nuevos por medio de la adición de palabras que ya existen en la lengua de elementos inseparables, es decir, de afijos, o bien por medio de la supresión de un sufijo.

En este sentido, debemos saber que la derivación se puede hacer por medio de afijos, que son de diversas clases, como observamos a continuación:

  • Prefijos, cuando se colocan al comienzo de la base léxica. Por ejemplo, REleer.
  • A través de infijos, cuando se integra entre la base y el morfema gramatical, como el caso de Flor-EC-er.
  • Sufijos, que es el caso que nos ocupa hoy, cuando los encontramos en la parte final de la palabra, como alumnADO.

En este otro vídeo te descubrimos cuáles son las reglas de derivación.

Derivación por sufijación - Con ejemplos - Definición de derivación
Fuente: Slideplayer

Derivación por sufijación, un método productivo

Lo cierto es que la derivación por sufijación es el método más productivo, ya que es el que permite que se creen un mayor número de palabras. De hecho, según muchos expertos, los infijos apenas se usan, y los prefijos son tan versátiles, que, en realidad, dan lugar a palabras compuestas o derivadas en muchos casos.

Cuando nos encontramos con el caso de las palabras derivadas, nos damos cuenta de que formamos relaciones semánticas que se conocen como familia de palabras. En este sentido, hemos de diferenciar entre varios tipos de afijos:

  • Afijos derivativos. Estos son los que forman nuevas palabras. Por ejemplo, “tira ese papel al suelo” y “tira esa papelera al suelo”. Ambas, es decir, "papel" y "papelera", están relacionadas por sufijación, pero el significado es totalmente diferente.
  • Afijos apreciativos. En este caso, no crean una nueva palabra, pero expresan modificación en el resultado. Por ejemplo: “Este joven es un ladrón” y “este joven es un ladronzuelo”. Vemos que encontramos el mismo referente, pero cambia el matiz de la expresión.
  • Afijos gramaticales. Por otra parte, tenemos estos últimos, que no originan cambios radicales, salvo en género, tiempo, número o grado. Veamos en ejemplos casos como los de “niño” y “niña”, “cantó” y “cantará”, o “reloj” y “relojes”.

Los afijos derivativos, los más usados

Dentro de la derivación por sufijación, sin duda los afijos derivativos son los más usados. Sin duda, proponen una enorme riqueza léxica, ya que cualquier hablante crea palabras nuevas de otras ya existentes sin prácticamente pensarlo. Por ejemplo, usando términos tan de moda como “famoso”, que proviene de “fama”, y otros como “honorable” de “honor”, “apreciable” de “aprecio”, etc.

De hecho, por medio de la sufijación, todavía hoy se crean nuevas voces que no mucho tiempo atrás no existían, como “creacionismo”, que proviene de “crear”.

Y es que el sufijo puede aportar un gran número de significados y valores para muchas ideas, como la creación de acciones que provienen de verbos, en el caso de “morder” y “mordedura”, o fabricando sustantivos abstractos, como “blancura” de “blanco”.

Otros ejemplos de afijos en este caso son los diminutivos y aumentativos, muy usados cuando hablamos, casi sin darnos cuenta:

  • Vejete o viejecito.
  • Ratoncillo.
  • Cuerpazo.
  • Perrazo.
  • Peliculón.
  • Amigacho.
  • Pajarraco.
  • Escupitajo.
  • Politicastro.
  • Aparatejo.
  • Revoltijo.
Derivación por sufijación - Con ejemplos - Los afijos derivativos, los más usados
Fuente: Slideplayer

Si deseas leer más artículos parecidos a Derivación por sufijación - Con ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Gramática y Lingüística.

Más lecciones de Léxico
Lección 12 de 70
Derivación por sufijación - Con ejemplos
Derivación por sufijación - Con ejemplos

Escribir comentario sobre Derivación por sufijación - Con ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Derivación por sufijación - Con ejemplos
Fuente: Slideplayer
Fuente: Slideplayer
Fuente: Slideplayer
1 de 3
Derivación por sufijación - Con ejemplos

Volver arriba