Compartir

Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos

Por Pedro González, Pintando letras desde los 3 años. Actualizado: 19 junio 2018
Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos
Imagen: Google Sites

En la lección que nos ocupa aquí de unPROFESOR vamos a tocar un tema de los más complejos para muchos estudiantes, ¿qué es un morfema verbal? No es sencillo para todo el mundo entender esta cuestión, por lo que añadiremos a su definición una serie de ejemplos que sirvan para entender de manera más gráfica en qué consiste este concepto que enriquece más si cabe la lengua española. No hay que olvidar que el verbo es una palabra de gran significación, ya que aporta mucho sentido al hecho comunicativo en sí, de forma que indica acción presente, pasada y futura, así como explicn prácticamente todo, como actos acabados o inacabados, actividades, etc. Así que, ahora ya sí, sin más preámbulo, nos lanzamos de lleno a este complejo pero apasionante concepto.

También te puede interesar: Los tiempos verbales en español

Definición de morfema verbal

Para saber qué es un morfema verbal, comenzamos por su definición. Ya hemos dicho que el verbo es una palabra de muy elevada significación comunicativa, puesto que indica acción.

Precisamente esos valores comunicativos son los que se definen en el morfema verbal, y se dividen en siete morfemas:

  • el modo
  • el aspecto
  • la actitud
  • la persona
  • el número
  • el tiempo
  • la voz

Cuando se unen a una raíz verbal o lexema, se llaman desinencias y varían en persona, tiempo, número y modo. Pero si se usan para formar tiempos compuestos o la vez pasiva, más habituales, se consideran auxiliares, actuando como perífrasis verbal.

Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos - Definición de morfema verbal
Imagen: Amigos para siempre

El modo del morfema verbal

Este morfema verbal es el que muestra cuál es la actitud del comunicador frente al enunciado. Así pues, podría mostrar dos actitudes diferentes, objetiva y subjetiva:

  • Cuando el comunicador se expresa de forma objetiva, pero no toma parte en ella, utiliza el modo indicativo, es decir, el real: Paco trabaja aquí o Hace mucho calor.
  • Por su parte, si se expresa de forma subjetiva, está hablando de deseo, o quizás de duda o de temor, o cualquier otra sensación. Este es el modo subjuntivo, que no es real, sino más bien una representación mental: quizás Paco venga o tal vez mañana no haga frío.

Respecto al modo, encontramos también dos variantes, que son el modo imperativo en referencia al subjetivo, y el condicional en referencia al objetivo.

Buen ejemplo de imperativo sería habla tú o haced esto. Mientras, respecto al condicional, tenemos ejemplos como me compraría una moto o me bebía este refresco.

El tiempo del morfema verbal

Entramos ahora con el morfema verbal de tiempo, que indica cronología en la realidad que se expresa con el uso del verbo. Como es lógico, distinguimos tres variantes, que son pasado, presente y futuro:

  • Dentro del tiempo pasado, hay diversos tiempos, como el imperfecto, el perfecto simple, el simple, el pluscuamperfecto, el anterior y compuesto. Veamos ejemplos respectivos: hablaba, habló, hablaría, había hablado, hube hablado y habría hablado.
  • En cuanto al tiempo presente, tenemos el propio presente y el perfecto. Un par ejemplos respectivos son: hablo y he hablado.
  • Finalmente, tenemos los tiempos futuros, que son simples o compuestos. Como ejemplos, ahí va estos dos respectivos: hablaré y habré hablado.

Los otros modos del morfema verbal

Aquí reunimos los demás modos que hemos mencionado en el primer apartado. Son los siguientes:

La actitud del hablante

Respecto a los morfemas verbales referentes a la actitud, se centran en cómo se comporta el comunicador. Aquí encontramos tres diferentes, que son enunciativos, apelativos e interrogativos. Veamos en ejemplos respectivos: Paco va a cantar, canta Paco o ¿Canta Paco?

El aspecto

Vamos con el siguiente morfema verbal, que se refiere al aspecto. Aquí se indica si el proceso se ha acabado, siendo en este caso perfecto, o si no se sabe si terminó o no, es decir, imperfecto. Vayan como ejemplos: Paco ya ha terminado o No sé nada de Paco (no sabemos si ha terminado o no).

La persona

En referencia a la persona, tenemos los morfemas más fácilmente identificables. Aquí pueden ser tres, que es la primera persona o emisor, la segunda o receptor y la tercera, que no es ni una ni otra. Veamos los ejemplos respectivos: Yo hablo, Tú hablas, Él habla.

El número

Otro de los morfemas sencillos se refiere al número, cuando únicamente pueden ser dos, o bien singular o bien plural. Los ejemplos son simples: Yo hablo contigo, Vosotros habláis con Paco.

La voz

Finalmente, para saber qué es un morfema verbal, hay que analizar la voz. En este caso también son dos, por un lado, activa, cuando el sujeto no está afectado por el proceso, y la pasiva, si el sujeto está afectado por el proceso. Como ejemplos respectivos: Le ha pasado a Paco o Nos ha pasado a Paco y a mí. En esta otra lección te descubrimos ejemplos de oraciones activas y pasivas para que entiendas cómo son cada una de ellas y las diferencias principales.

Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos - Los otros modos del morfema verbal

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Gramática y Lingüística.

Más lecciones de El verbo

Pregunta al profesor sobre Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos
Imagen: Google Sites
Imagen: Amigos para siempre
1 de 3
Qué es un morfema verbal: definición y ejemplos

Volver arriba