menu
Compartir

Características de la Luna

 
Por Francesca Balada. 17 marzo 2021
Características de la Luna

La Luna es el objeto celeste, aparte de la Tierra, más estudiado en los últimos 50 años. Desde 1963, cuando la misión Apolo alcanzó la superficie de nuestro satélite y especialmente, desde 1969, se lanzó la primera misión tripulada y el ser humano pisó por primera vez la Luna, ; se han recabado multitud de datos que han permitido responder a muchas preguntas que los científicos se habían planteado a lo largo de los siglos. En esta lección de unPROFESOR te explicamos cuales son las principales características de la Luna para que puedas conocerla en profundidad.

¿Qué es la Luna y cuál es su función?

Conocer la forma en que tuvo lugar la formación de la Luna y cuál ha sido su historia a lo largo del tiempo nos permite explicar la mayoría de las características que observamos en nuestro satélite natural. Antes de ver pues, cuáles son las características de la Luna veremos, brevemente, cuál fue el proceso de formación y cuál ha sido su evolución desde entonces.

El origen de la Luna: un choque violento entre la Tierra y Tea

La Luna se formó hace 4.510 millones de años es, pues, casi tan antigua como la propia Tierra. Su formación se produjo a consecuencia del cataclismo provocado por el choque entre la Tierra y un protoplaneta llamado Tea, que era aproximadamente la mitad del tamaño de la Tierra.

El brutal impacto vaporizó el cuerpo que había impactado (Tea) y gran parte de la corteza y el manto de la Tierra. Los restos de este impacto crearon una atmósfera de roca y metal alrededor de la Tierra que giraba a una velocidad distinta que el propio planeta.

La fuerza centrífuga de los objetos en rotación dio lugar a la creación de una superestructura llamada sinestesia. Una sinestesia es un objeto formado por vapores calientes de metal y roca en forma de donut (el nombre geométrico de esta estructura es Tor). En el interior de sinestesia la temperatura alcanzaba los 1000ºC.

A lo largo de los años, la sinestesia surgida del impacto se fue enfriando y en su interior se fueron condensando los materiales más pesados formando aglomerados cada vez más grandes hasta dar lugar a la Luna.

Impactos sobre la superficie sólida

Hace 4.400 millones de años, la Luna ya tenía una superficie sólida, en un momento en el que había gran cantidad de restos sólidos vagando por el espacio procedentes de la formación del sistema solar. Estos objetos vagabundos impactaban con facilidad sobre la superficie de planetas y lunas todavía calientes, dejando las huellas del impacto sobre la superficie.

En una etapa posterior, hace unos 4.100 años, la Luna sufrió una lluvia de meteoritos de roca y hielo de todos los tamaños que crearon los cráteres de impacto más grandes que hoy día observamos sobre la Luna.

El proceso de formación y la violenta “infancia” de nuestro satélite explican su composición y su estructura, también las características de su accidentada superficie.

Características de la Luna - ¿Qué es la Luna y cuál es su función?

¿Cuáles son las características de la Luna?

Entremos ya en materia para conocer las características de la Luna. Analizaremos diferentes aspectos de nuestro satélite natural para que conozcas mejor su naturaleza.

Estructura

La Luna, igual que la Tierra, está compuesta por un núcleo, un manto y una corteza.

  • El núcleo tiene un tamaño relativamente pequeño y está compuesto por varias capas. En la zona más interna se encuentra un núcleo interno sólido rico en minerales de hierro. Este núcleo interno está formado por minerales ricos en hierro. Por encima del núcleo interno se encuentra una capa de hierro fundido y por encima de esta capa fundida se encuentra otra solo parcialmente fundida que forma la capa más externa del núcleo.
  • El manto se extiende desde la capa más externa del núcleo hasta el límite inferior de la corteza y está compuesto de minerales fundidos como la olivina y los piroxenos, que contienen elementos como el magnesio, hierro, oxígeno y silicio.
  • La corteza lunar, está compuesta por minerales sólidos que contienen oxígeno, silicio, magnesio, calcio y aluminio, además de pequeñas cantidades de titanio, uranio, torio, potasio e hidrógeno.

Forma y tamaño de la Luna

Seguimos analizando las características de la Luna para conocer, ahora, su tamaño y su forma. La Luna es un satélite de forma aproximadamente esférica con un radio de 1.740 km. Si comparamos su tamaño con el de la Tierra, nuestro planeta es más de siete veces mayor que su satélite. Se trata pues, de una luna de tamaño considerable: es el quinto satélite más grande del sistema solar.

Este satélite de gran tamaño es de vital importancia para la Tierra, puesto que la presencia de la Luna ayuda a estabilizar los movimientos de rotación del planeta evitando movimientos oscilatorios. Esta estabilidad en el movimiento de la Tierra que proporciona la Luna es uno de los factores que contribuyen a la estabilidad del clima.

Movimientos de rotación y traslación

Los movimientos de rotación y traslación de la Luna se encuentran en sincronía con los de la Tierra. La rotación de la Luna y su traslación tienen una duración de 27 días. Es decir, Luna tarda el mismo tiempo en dar una vuelta completa sobre si misma que en completar su órbita alrededor de la Tierra.

Por este motivo, desde nuestro planeta solo es posible observar una de las caras de la Luna, mientras que la otra permanece siempre oculta. Además, observada desde la Tierra, la Luna es uno de los objetos más brillantes del cielo nocturno y pasa por diversas fases en función de la parte de su cara visible que quede iluminada por el Sol.

Composición de la Luna

La Luna está compuesta por los mismos elementos que la Tierra pero su composición no es exactamente igual. Una de las principales diferencias es que las rocas de la Luna contienen muy pocos elementos volátiles. Es decir, pocos compuestos que puedan evaporarse a elevadas temperaturas.

Esta composición de las rocas lunares se explica por las condiciones de altas temperaturas en que se formó la Luna. La Luna, en sus inicios, tenía una superficie formada por un mar de magma (roca y metal fundidos). En este mar de magma los materiales más pesados fueron precipitándose a las profundidades, mientras que las sustancias más ligeras flotaban en la superficie y que se fueron solidificando conforme la Luna se enfriaba cada vez más.

En la superficie lunar abundan un tipo de rocas ígneas (roca formada por enfriamiento del magma) llamadas anortositas. Estas rocas contienen grandes proporciones de un mineral ligero, la plagioclasta; y muy pocas cantidades de minerales más pesados. Estas rocas se formaron por la solidificación de las escorias que flotaban en la superficie del magma.

Superficie de la Luna

Seguimos conociendo las características de la Luna para hablar, ahora, de su superficie. La mayoría de la superficie lunar está llena de cráteres y agujeros. Producto de impactos de la lluvia de meteoritos de roca y hielo que impactó en la superficie durante miles de años.

Durante mucho tiempo se debatió sobre el origen de los cráteres y agujeros lunares. Algunos científicos creían que tenían su origen en la actividad volcánica, mientras que otros pensaban que se trataba de cráteres formados por el impacto de meteoritos. El análisis de las muestras de rocas recogidas en el fondo de los cráteres lunares demostraron que estos cráteres se formaron por el impacto de meteoritos, cuando la superficie de la Luna ya se había solidificado. Así pues, los numerosos cráteres de la Luna nos hablan de unas primeras etapas extremadamente violentas en las que la Luna recibió numerosos impactos por parte de los abundantes objetos que poblaban le espacio.

La superficie de la Luna está cubierta por una capa de material no compactado, formado por fragmentos de rocas y minerales. Se trata de un fino polvo grisáceo llamado regolito lunar que descansa sobre la roca sólida y que le da a la Luna su color grisáceo característico.

Presencia de agua en la Luna

Aunque inicialmente se creía que la Luna no contenía agua en su superficie, datos recientes han demostrado que no es así. Inicialmente se detectó agua en forma de hielo en los polos del planeta, en las llamadas trampas frías, que son zonas de oscuridad permanente y, recientemente, el telescopio SOFIA en 2020 ha detectado la presencia de agua en la superficie lunar en las zonas iluminadas, en cantidades superiores a lo que se esperaba.

El descubrimiento de agua en la Luna abre nuevas posibilidades para el establecimiento de una base lunar permanente.

Características de la Luna - ¿Cuáles son las características de la Luna?

Si deseas leer más artículos parecidos a Características de la Luna, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Astronomía.

Bibliografía

Jorge Zuluaga. (2019).Redescubriendo la Luna. SciLogs ASTRONOMÍA.Blogs. Investigación y ciencia.es

 

Más lecciones de Los satélites
Lección 1 de 4
Características de la Luna
Características de la Luna

Pregunta al profesor sobre Características de la Luna

¿Qué te ha parecido el artículo?
Características de la Luna
1 de 3
Características de la Luna

Volver arriba