menu
Compartir

Ejemplos de simbiosis en animales

 
Por Javier Sánchez. 25 octubre 2021
Ejemplos de simbiosis en animales

Los organismos, tanto animales como vegetales, que habitan en un mismo ecosistema no son estáticos, sino que establecen relaciones entre ellos. Estas relaciones se clasifican atendiendo a varios aspectos, como son el coste/beneficio de cada individuo participante de la relación o el grado de dependencia entre los participantes, y son estudiados por una rama llamada ecología.

En esta lección de unPROFESOR nos centraremos específicamente en una de estas relaciones, la simbiosis, y veremos distintos ejemplos de simbiosis entre animales. Si quieres saber más acerca de la simbiosis, continua leyendo!

¿Qué es es la simbiosis?

Entre las relaciones entre especies animales, la simbiosis es una forma de relación estrecha entre individuos de distintas especies en donde cada uno de los individuos implicados obtiene un beneficio, que puede ser protección frente al factores de entorno o depredadores, obtención de nutrientes, etc.

Cada uno de los participantes de esta relación se denomina simbiontes y pueden darse entre animales, vegetales, hongos y microorganismos. Un factor diferencial que distingue la simbiosis de otro tipo de relaciones en las que ambos participantes se ven beneficiados, es la dependencia estrecha de un organismo con el otro y viceversa, siendo en muchos casos esta simbiosis necesaria para la supervivencia de los individuos participantes.

En muchas ocasiones, las relaciones de simbiosis actúan como un importante factor evolutivo en las que los individuos encuentran nuevas formas de vida más adecuadas y que a largo plazo pueden modificar los comportamientos de los individuos de la propia especie.

Algunos autores consideran que, aunque la relación sea perjudicial para algunos de los individuos, sigue siendo una relación simbiótica (existe cierto debate sobre el término simbiosis), como ocurre en el caso del mosquito y el ser humano. Cuando uno de los individuos participantes es de mucho mayor tamaño que el otro, se lo denomina hospedador y huésped al más pequeño.

Las relaciones simbióticas fueron observadas en la naturaleza hace muchos años, pero fue el botánico alemán Heinrich Anton de Bary quien acuño el término simbiosis al estudiar las relaciones entre hongos y algas (líquenes), que proviene del griego y significa ‘medio de subsistencia’.

Ejemplos de simbiosis en animales - ¿Qué es es la simbiosis?
Imagen: Slideplayer

¿Cuáles son los tipos de simbiosis?

Al contrario de lo que la gente piensa, el término simbiosis es bastante amplío y existen diversos tipos de relaciones simbióticas, atendiendo al lugar físico de la relación, su duración, su transmisión o la receptividad.

Según el lugar físico en el que se establezca la relación

En función del sitio físico que ocupa los seres involucrados, se clasifican en ectosimbiosis, cuando uno de los individuos vive sobre el cuerpo del otro, pudiendo se en su pelaje, en su piel o incluso en su boca, endosimbiosis, cuando el huésped se halla dentro del cuerpo del hospedador (inquilinismo) o dentro de sus órganos y células, o metabiosis, cuando uno de los individuos usa los restos físicos del cuerpo del otro como herramienta.

En función de la duración de la relación simbiótica

Según el tiempo de duración de la relación simbiótica entre los individuos, se puede hablar de simbiosis temporal, cuando es una relación de tiempo limitado, y simbiosis permanente, cuando se presenta a lo largo de toda la vida de los individuos. Las simbiosis permanentes son tan duraderas porque generalmente son indispensables para la vida de sus participantes.

En función de la transmisión del huésped entre los hospedadores

Según la transmisión del huésped entre los hospedadores, se puede hablar de simbiosis de transmisión vertical, si los descendientes de los individuos heredan la relación entre los progenitores, o transmisión horizontal, si ambos individuos adquieren la relación del medio en el que viven.

En función de la receptividad del hospedador de la relación

Según la receptividad del hospedador, es decir, cuando consideramos a los beneficiados y perjudicados de la relación simbiótica, diferenciamos tres clases de simbiosis (en la definición de simbiosis en sentido amplio):

  1. Mutualismo: relación simbiótica en la que ambos participantes se ven beneficiados.
  2. Parasitismo: en este tipo de simbiosis, uno de los participantes se ve beneficiado por la relación, mientras que el otro participante se ve perjudicado.
  3. Comensalismo: en este tipo de relación simbiótica, uno de los participantes se ve beneficiado por la relación, mientras que el otro participante no es afectado ni para bien ni para mal. El comensalismo puede ser por individuos carroñeros, cuando un individuo de alimenta de los desechos del otro, o foresis, cuando uno de los individuos usa al otro como protección o como simple medio de transporte.

Ejemplos de simbiosis en animales

Como mencionamos, el término simbiosis esta sometido a cierto debate y algunos autores consideran la simbiosis en un sentido amplio, que incluye otras relaciones entre especies, las cuales mencionaremos aquí. Las relaciones simbióticas en animales se dividen en:

Ejemplos de mutualismo

El mutualismo es una relación en la que ambos participantes se ven beneficiados. En los animales observamos las siguientes:

  • Las abejas o colibríes han desarrollado relaciones simbióticas con algunas especies de plantas, en las cuales el insecto o el ave se alimenta del dulce néctar de las flores, mientras que para la planta cumple un papel muy importante en la dispersión del polen.
  • El cangrejo ermitaño y algunas especies de anémonas de mar establecen relaciones simbióticas en las que el cangrejo obtiene la protección de los tentáculos urticantes que posee la anémona, y ésta se aprovecha de la mayor capacidad de desplazamiento que posee el cangrejo, lo que le ofrece mayor disponibilidad de alimentos.
  • Algunas especies de langostinos o crustáceos establecen relaciones con algunos tipos de peces, donde permanecen como ectoparásitos en las escamas y en la piel de los peces, haciendo labores de limpieza, mientras que ellos obtienen alimentos.
  • Una relación simbiótica mucho más estrecha se da entre anémonas de mar y los peces payaso, quienes llegan al punto de cohabitar juntos, donde el pez obtiene la protección de los depredadores gracias a los tentáculos urticantes que posee la anémona, y ésta se aprovecha de la defensa del territorio que hace el pez, protegiéndolo de especies que podrían devorarla.
  • Los corales y las algas establecen relaciones simbióticas en las cuales los corales obtienes comida y oxigeno producidos por el alga, mientras que el alga obtiene los productos de desecho del coral, como nitrógeno o dióxido de nitrógeno. Esta relación simbiótica permite a los corales desarrollarse en ambientes pobres en oxígeno.

Ejemplos de comensalismo

En esta relación, uno de los participantes se ve beneficiado, mientras que para el otro la relación es neutra. En animales observamos los siguientes ejemplos:

  • Las rémoras se adhieren al cuerpo de ciertos tiburones para desplazarse. Esto mismo hacen algunos ácaros con ciertas especies de himenópteros que poseen alas para volar.
  • Los buitres y algunos otros animales que son carroñeros como las hienas, suelen cohabitar con grandes depredadores como son los grandes felinos africanos, de manera que cuando estos cazan una presa, los carroñeros se aprovechan alimentándose de las sobras de estas cacerías.
  • Los cangrejos ermitaños frecuentemente usan conchas de caracoles muertos que encuentran en su entorno, aprovechándose de la protección y el camuflaje que dan estas conchas frente a los depredadores.
  • Algunas especies de aves y de insectos aprovechan las ramas de los árboles para la construcción de sus viviendas (como los nidos o los panales). Esta es una relación comensal, pues el animal se beneficia, mientras que al árbol no se le causa ningún daño.
  • Las lombrices de tierra en su desplazamiento crean canales que facilitan la irrigación y oxigenación de las raíces de las plantas.

Ejemplos de parasitismo

En este tipo de relación, uno de los participantes se ve beneficiado, mientras que el otro se ve perjudicado. Algunos ejemplos que se observan en la naturaleza son:

  • Los mosquitos hembra y otros insectos hematófagos, como las chinches, necesitan succionar la sangre de otros animales para criar sus huevos y con sus picaduras hacen daño a los animales o les transmiten enfermedades.
  • Existen varias especies de hongos y levaduras que crecen sobre el pelo, uñas o piel de animales como los peces, aves o mamíferos como el ser humano, alimentándose de la queratina y produciendoles daños cutáneos o enfermedades más graves.
  • Algunos genero de parásito intestinales como los nematodos o los protozoos y bacterias pueden invadir el intestino u otros órganos de varios animales y reproducirse, aprovechándose de su organismo y causándoles daño.
  • Algunas especies de ave dejan sus huevos en el nido de otras especies para que estos sean criados como parte de la descendencia de la otra especie.
  • Existen ciertas especies de avispas y de moscas que ponen sus huevos en el interior o en la piel de otros animales, de manera que al eclosionar las larvas se comportan como parásito del animal y se alimentan a su costa. En el caso del crecimiento de larvas de moscas, se habla de miasis.
Ejemplos de simbiosis en animales - Ejemplos de simbiosis en animales

Teoría endosimbiótica

Uno de los ejemplos más importantes que existen para comprender lo crucial que son las relaciones simbióticas en la evolución la encontramos en el origen de las células eucariotas de los animales.

La teoría endosimbiótica es una teoría ampliamente aceptada que describe el origen de las células eucariotas a partir de las sucesivas incorporaciones simbióticas de diferentes células procariotas de vida libre (como una bacteria aerobia y una arqueobacteria).

Estas simbiosis fueron el origen de células eucariotas con cloroplastos (orgánulos que permiten la fotosíntesis en las células eucariotas vegetales) y mitocondrias (orgánulos que permiten la respiración celular y obtención de energía en las células eucariotas tanto animales como vegetales).

Es por esta razón que el estudio de las relaciones simbióticas se ha convertido en una disciplina científica en los últimos años, pues nos ayudaría a comprender la evolución de las especies y muchas de las relaciones que se dan en la naturaleza.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ejemplos de simbiosis en animales, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biología.

Bibliografía

Hickman, C. P. (2009). Principios integrales de zoología (14a. ed. --.). Madrid: McGraw-Hill.

Más lecciones de El reino animal
Lección 12 de 74
Ejemplos de simbiosis en animales
Ejemplos de simbiosis en animales

Pregunta al profesor sobre Ejemplos de simbiosis en animales

¿Qué te ha parecido el artículo?
Ejemplos de simbiosis en animales
Imagen: Slideplayer
1 de 3
Ejemplos de simbiosis en animales

Volver arriba