menu
Compartir

Función de las arterias

 
Por Francesca Balada. 19 febrero 2021
Función de las arterias

Las arterias son vasos sanguíneos encargados de la circulación de la sangre que es bombeada por los ventrículos del corazón, hasta la periferia del organismo o hasta los pulmones. Sin embargo, no se trata de meros conductos, las arterias se parecen muy poco a unas simples tuberías; sino que toman parte activa desarrollando funciones clave para garantizar el buen funcionamiento del organismo. En esta lección de unPROFESOR verás con detalle cuál es la función de las arterias y los distintos mecanismos de regulación en los que están implicadas.

También te puede interesar: Función del diafragma

4 funciones de las arterias

Las arterías forman parte del sistema circulatorio y realizan cuatro funciones principales:

  1. Actuar como conducto para el transporte de la sangre entre el corazón y los capilares.
  2. Actuar como reservorio de presión para forzar el paso de la sangre en las arteriolas de pequeño diámetro.
  3. Amortiguar las variaciones de presión y flujo producidas por el corazón para garantizar un flujo continuo a presión constante en los capilares,
  4. Regular la distribución de sangre a las diferentes redes capilares a través de una vasoconstricción selectiva de las ramificaciones terminales del árbol arterial.

En los apartados siguientes veremos de forma más detallada cada una de estas funciones y cuáles son las características de estos vasos que permiten realizarlas.

Función principal de las arterias: transporte de la sangre

Esta es la función de las arterias más evidente. El sistema arterial consiste en una serie de vasos ramificados que presentan las adaptaciones necesarias para conducir la sangre desde el corazón hasta los capilares más finos, que son los vasos que transportan la sangre a través de los tejidos. La función de transporte de las arterias está relacionada con las características de sus paredes. Estas están formadas por distintas capas que cambian conforme las arterias disminuyen su diámetro y se alejan del corazón. Así, encontramos paredes con una capa media elástica en las grandes arterias, mientras que en las arterias medianas predomina una capa media formada por tejido muscular.

El transporte de la sangre desde el corazón, se inicia cuando las llamadas de las grandes arterias o arterias elásticas, que también reciben el nombre de arterias de conducción; reciben la sangre bombeada desde los ventrículos del corazón a una presión elevada. Desde estas arterias, la sangre pasa a las arterias medianas o musculares, que también reciben el nombre de arterias de distribución.

Desde las arterias de distribución la sangre pasa a las arteriolas (arterias de diámetro pequeño) desde donde alcanzarán las redes de capilares donde la sangre intercambia gases y otras sustancias con las células de los tejidos.

Este intercambio es totalmente distinto en los dos sistemas circulatorios del organismo:

  • Circulación arterial sistémica: en este caso, la principal función de las arterias es el transporte del oxígeno, ligado a los glóbulos rojos de la sangre, desde el corazón hasta todos los órganos y tejidos del cuerpo.
  • Circulación arterial pulmonar: en cambio, la arteria pulmonar transporta hasta los pulmones sangre con un bajo contenido en oxígeno y un alto contenido en CO2, con el fin de eliminar el CO2 en los pulmones.
  • La capacidad para transportar la sangre de las arterias está íntimamente relacionada con su estructura. La capa o túnica media de las arterias, está compuesta de tejido muscular liso, que se combina con fibras elásticas. Gracias a la presencia de tejido muscular, las arterias pueden cambiar su diámetro, reduciéndolo para impulsar la sangre hacia la periferia del organismo o aumentándolo para reducir la presión sanguínea si esta es excesiva, para evitar que las arterias se rompan.
Función de las arterias - Función principal de las arterias: transporte de la sangre
Imagen: Docsity

Mantenimiento de la presión y el flujo sanguíneo

El mantenimiento de la presión sanguínea es otra función de las arterias y es fundamental para que la sangre llegue hasta las arteriolas de pequeño diámetro y a las redes capilares.

La elasticidad y la capa muscular de las arterias disminuyen al aumentar la distancia con respecto al corazón. Por este motivo, las grandes arterias o arterias elásticas, tienen un papel fundamental en el mantenimiento de los valores de la presión arterial, ya que reciben la sangre procedente del corazón a grandes presiones, que amortiguan gracias a su elasticidad.

Las arterias musculares y las arteriolas, con una túnica media compuesta por células musculares se encargan de mantener esta presión constante hasta la llegada de la sangre arterial a las redes de capilares. De esta forma, la presión sanguínea se mantiene dentro de valores que garantizan en todo momento la llegada de la sangre arterial a todos los tejidos corporales.

Función de las arterias - Mantenimiento de la presión y el flujo sanguíneo

Amortiguar oscilaciones de presión y flujo generadas por el corazón

Esta función de las arterias está estrechamente relacionada con la anterior. Puesto que, para mantener constantes los valores de presión y flujo sanguíneos, es necesario amortiguar las variaciones que provocan los movimientos del corazón.

Cuando los ventrículos del corazón se contraen, expulsan la sangre a elevadas presiones y el flujo sanguíneo se incrementa. En cambio, cuando los ventrículos se relajan disminuyen la presión y el flujo sanguíneo. Si estos cambios producidos a por cada latido del corazón no se suavizarán, no sería posible el mantenimiento de la presión y el flujo sanguíneo constantes que garantizan el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.

La presión arterial y el flujo sanguíneo se mantienen constantes, gracias a mecanismos de control de gran precisión, en los que tiene un papel fundamental las llamadas arterias elásticas.

Se produce la dilatación de las arterias elásticas al aumentar la presión y el flujo de sangre, cuando se contraen los ventrículos del corazón. Mientras que, se produce la contracción de estas cuando el flujo y la presión disminuyen al relajarse los ventrículos del corazón. De esta forma, el flujo y la presión arterial se mantienen constantes en las arterias periféricas.

Función de las arterias - Amortiguar oscilaciones de presión y flujo generadas por el corazón
Imagen: Docsity

Regular la distribución de sangre

Las arterias regulan el flujo de sangre que llega a cada tejido en función de sus necesidades. Este papel corresponde principalmente a las arteriolas, donde produce vasoconstricción en aquellos tejidos que no están muy activos y vasodilatación en aquellas arterias que irrigan los tejidos que presentan una mayor actividad en un determinado momento, como ocurre por ejemplo en el caso del tejido muscular durante la realización del ejercicio.

La vasoconstricción o la vasodilatación de las arterias están controladas por el endotelio, la capa más interna de los vasos sanguíneos. Las células del endotelio de las arterias responden a un aumento de la presión arterial sintetizando sustancias vasodilatadoras que fluyen hacia el exterior del vaso provocando la relajación de las células musculares de la túnica media de las arterias, que da lugar al aumento del diámetro del vaso y reduce la presión de la sangre.

Si deseas leer más artículos parecidos a Función de las arterias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biología.

Bibliografía
  • Hershel Raff, Michael Levitzky (2013). Fisiología médica. Un enfoque por aparatos y sistemas. Madrid: McGraw-Hill Interamericana de España S.L.
  • Marta Palomo, Enric Carreras, Maribel Díaz Ricart(2015) El endotelio, un órgano clave. Fisiología. Investigación y ciencia. Barcelona: Prensa científica S.L

 

Más lecciones de Aparatos y órganos del cuerpo humano
Lección 23 de 69
Función de las arterias
Función de las arterias

Pregunta al profesor sobre Función de las arterias

¿Qué te ha parecido el artículo?
Función de las arterias
Imagen: Docsity
Imagen: Docsity
1 de 4
Función de las arterias

Volver arriba