Compartir

Antoni Gaudí y sus obras más importantes

Por Anna Abasolo. Actualizado: 28 junio 2018
Antoni Gaudí y sus obras más importantes

Antoni Gaudí y Cornet, máximo representante del modernismo catalán, es, sin duda alguna, el arquitecto más famoso e internacional. Sus geniales soluciones arquitectónicas, basadas en la creación de un nuevo lenguaje arquitectónico fundamentado en la supremacía de las formas y su funcionalidad, sorprendieron por novedoso y traspasaron fronteras para inspirar a creadores de todos los rincones del mundo. Es por ello que en esta lección de unPROFESOR, Antoni Gaudí y sus obras más importantes, os presentaremos una selección de sus obras arquitectónicas más importantes para que, de este modo, conozcáis los motivos de su relevancia.

También te puede interesar: El Greco y sus obras más importantes

El genio Antonio Gaudí y su contexto

En esta lección de unPROFESOR, Antoni Gaudí y sus obras más importantes, nos centraremos en sus obras más emblemáticas. Aunque primero cabe destacar que la genialidad de Antoni Gaudí no solamente destacó en el ámbito arquitectónico, sino también en el diseño de muebles e interiores. Un ejemplo de ello es el mobiliario de la Casa Calvet, la Casa Batlló o el Palau Güell, construcciones de las que hablaremos a continuación, y que nos plasman, a través de unas formas cada vez más sencillas, el profundo deseo regenerador de Gaudí, una actitud, sin duda, deudora de su tiempo.

Y es que, durante la segunda mitad del siglo XIX, una corriente regeneradora sacudió la escena artística de toda Europa. Numerosos debates ponían de manifiesto la necesidad de crear un lenguaje artístico nuevo consecuente con la época industrial del momento.

En Cataluña, epicentro de la creación artística de Gaudí, se empezó a recoger el fruto del Romanticismo, momento en el que cierta burguesía liberal e ilustrada recuperó un sentimiento nacionalista que la empujo a buscar un nuevo espíritu que posicionase las ciudades catalanas dentro del elitista grupo de capitales modernas, industrializadas con poder económico y cultural de Europa, como lo fueran Londres o París.

Es así como el arte catalán, y sobre todo su arquitectura, se convirtió en el principal vehículo para llevar a cabo esta ardua tarea. Asimismo, es también gracias al entusiasmo de artistas como Antoni Gaudí y su aceptación a las propuestas foráneas, que tal labor llegó a buen puerto.

Fuente imágenes: Slideshare

Antoni Gaudí y sus obras más importantes - El genio Antonio Gaudí y su contexto

El Palau Güell (1886-1890)

En la epicúrea calle Nou de la Rambla de Barcelona, entre el año 1886 y hasta 1890, el genuino arquitecto Antoni Gaudí construyó el que sería el primero de muchísimos proyectos con el industrial, político y mecenas Eusebi Güell, el posteriormente conocido como Palau Güell. Considerado por muchos historiadores el primer edificio modernista de Europa, el Palau Güell es un magnífico ejemplo de arquitectura doméstica de finales del siglo XIX. Asimismo, resulta un laboratorio para su arquitecto, que contó con el total y absoluto beneplácito de su dueño.

Gaudí recibió el encargo de crear un palacio urbano de nueva planta que conectase con otro antiguo situado en Las Ramblas que Eusebi Güell recién había heredado. El resultado fue un palacio funcional, adaptado a las necesidades de la vida privada de la familia, así como, a su intensa vida social y cultural; pero que, por encima de todo, destacó por sus innovaciones respecto a la concepción de la luz y del espacio. Y es que Gaudí, siguiendo experimentos anteriores en la casa Calvet, agrede las normas vitruvianas y rompe con el clásico eje de simetría concibiendo el espacio a través de volúmenes casi modulares. En consecuencia, su luminosidad es variada y, para nada, heterogénea.

A partir de entonces, estas innovaciones serían recurrentes en los diseños del arquitecto, pero no las únicas. El Palau Güell también destaca por su excelsa e innovadora decoración en artes aplicadas, siendo recurrente la inspiración en el mundo islámico y gótico –no olvidemos que venimos del Romanticismo- y es notoria la concepción escultórica de sus chimeneas. En el Palau Güell, Gaudí embellece por primera vez las chimeneas de sus azoteas mediante su ya universalmente conocido Trencadís para crear la sensación de habitar un jardín escultórico.

Antoni Gaudí y sus obras más importantes - El Palau Güell (1886-1890)

La Casa Batlló (1904-1906)

Situada en el ya entonces ilustre Paseo de Gracia barcelonés y siendo protagonista de un delirante episodio de rivalidad populista conocido como la Manzana de la Discordia, la Casa Batlló fue un encargo que Antoni Gaudí recibió de Josep Batlló. En principio, el encargo consistía en el derribo de un edificio ya existente, pero como se suele decir, la audacia de Gaudí descartó tal fechoría reformulando el proyecto hacía una reforma integral de la fachada, el patio de luces y, en general, todo su interior.

De este modo, entre 1904 y 1906, Gaudí llevó a cabo una de las obras más importantes de la ciudad de Barcelona, valorada, no solamente por su innegable valor artístico, sino también por su enorme funcionalidad, más propia de finales del siglo XX que de su tiempo. Incluso hay quien ve en ella elementos precursores de las vanguardias arquitectónicas de Frank Lloyd Wright, así como, de sus compañeros de finales del s. XX.

En la Casa Batlló priman las formas orgánicas inspiradas en la naturaleza, es por eso, que a este período gaudiniano etapa naturalista. De nuevo, Gaudí pone de manifiesto unas soluciones estructurales nunca vistas, llevando al extremo sus anteriores experimentos sobre la concepción espacial y la luz. Siendo esta última, la luz, junto al color, quien gracias a la absoluta armonía del combinado trabajo de los vitrales, el trencadís también vidriado y la cerámica policromada, reclama todo el protagonismo y dota de una atmósfera onírica todo el edificio.

Antoni Gaudí y sus obras más importantes - La Casa Batlló (1904-1906)

La Casa Milà o La Pedrera

Más conocida por su sobrenombre “La Pedrera”, en irónica alusión a las canteras de piedra caliza del Garraf, La Casa Milà es uno de los edificios más singulares de Antoni Gaudí y, otra vez, uno de los edificios más emblemáticos y característicos de la fisonomía de Barcelona. La obra fue un encargo de la família Milà i Camps, quienes querían construir un edificio polivalente, que funcionase como residencia familiar, a la vez que les dotase con pisos de alquiler –un poco siguiendo la estela de su también ambiciosa obra, el Park Güell-.

Situada también en la zona de moda de la burguesía catalana, Paseo de Gracia, la Casa Milà fue la última construcción civil de Antoni Gaudí y, por ello, un magnífico ejemplo de su etapa más pletórica, en la cual, pese a seguir los mismos esquemas establecidos en el pasado, depura las formas espaciales hasta convertirlas en meras siluetas decorativas. De la mano del antiguo historicismo neogótico con reminiscencias al arte islámico, pasando por un lenguaje naturalista singular perteneciente al modernismo, Gaudí alcanza un lenguaje propio fruto de una constante búsqueda intelectual de aquello veraz.

En la Casa Milà, pese a encontrar las mismas soluciones estructurales e incluso, en cuanto técnica se refiere, también decorativas, por encima de todo, vemos una ruptura casi agresiva con el lenguaje y la estética del momento que obliga a percatarnos del alejamiento entre las concepciones artísticas de Gaudí y su tiempo.

Antoni Gaudí y sus obras más importantes - La Casa Milà o La Pedrera

Templo Expiatorio de la Sagrada Família (1882-inacabada)

En esta lección de unPROFESOR, Antoni Gaudí y sus obras más importantes, no podíamos olvidarnos de su obra magna, El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, majestuosa basílica que escapa a cualquier clasificación dentro la obra de Gaudí.

Aunque sus orígenes se remonten al año 1866, no fue hasta el año 1882 que Gaudí inició la construcción de la que sería su obra más importante, tanto como arquitecto, como hombre; pues Gaudí fue siempre un férvido católico. Este fervor religioso le empujo, en primer lugar, a dedicarse en exclusiva, sobretodo al final de su vida, a la construcción del templo.

Y en segundo lugar, a crear una simbología litúrigica en cada una de las piezas que configuran la basílica. Así, las torres de la basílica simbolizan, según sus características formales, a un personaje bíblico o, tal y como sucedía en el medievo, la nave representa de un modo bucólico y fantasioso la eucaristía y otros espacios representan a las altas esferas de la santa institución.

Como hemos visto anteriormente, Gaudí siempre llevaba al extremo sus experiencias arquitectónicas y, como no podía ser de otro modo, en la Sagrada Familia, su obra expiatoria, aplicó todos los motivos exitosos que pudiera haber experimentado en sus anteriores edificios. De este modo, la Sagrada Familia supone la síntesis de toda su teoría arquitectónica, así como un reflejo de su evolución a lo largo de su carrera.

Su estética oscila desde un neogótico primitivo en las primeras construcciones de la cripta y el ábside, hasta unas formas más naturalistas y experimentales en el resto de la construcción.

Antoni Gaudí y sus obras más importantes - Templo Expiatorio de la Sagrada Família (1882-inacabada)

Si deseas leer más artículos parecidos a Antoni Gaudí y sus obras más importantes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia del Arte
Lección 35 de 60
Antoni Gaudí y sus obras más importantes
Antoni Gaudí y sus obras más importantes

Pregunta al profesor sobre Antoni Gaudí y sus obras más importantes

¿Qué te ha parecido el artículo?
Antoni Gaudí y sus obras más importantes
1 de 6
Antoni Gaudí y sus obras más importantes

Volver arriba