Compartir

Historia de los indios de América del Norte

Por Miguel Glz. Gromé. Actualizado: 31 agosto 2018
Historia de los indios de América del Norte
Imagen: Pinterest

Antes de la llegada de los europeos a América existían en torno a 500 pueblos distintos que habitaban el norte del continente americano, una civilización con lazos comunes que se extendía de océano a océano con distintas formas y estilos de vida, tradiciones y culturas. A continuación, en esta lección de unPROFESOR.com, vamos a analizar la historia de los indios de América del Norte para conocer mejor estas culturas indígenas que habitaban dichas tierras.

Llegada de estos pueblos al continente

El poblamiento de toda América es muy probable que tuviese lugar en varias oleadas sucesivas y por grupos humanos diferentes. En el caso del norte del continente, en la última glaciación, la concentración de hielo en grandes placas continentales hizo descender el nivel de los océanos. En zonas del planeta se crearon conexiones terrestres, como es el caso de los extremos septentrionales de Asia y América.

El descenso de las aguas dejó en el estrecho de Bering un amplio puente de tierra, conocido ‘Puente de Beringia’, de 1.500 kilómetros de anchura, que unió Siberia con Alaska hace 40.000 años. Esto permitió el tránsito de seres humanos entre los continentes durante unos 19.000 años.

Las poblaciones de origen asiático que entraron siguieron hacia el sur, de Alaska a Canadá, bajando por la vertiente oriental de las montañas Rocosas, siguiendo hacia el este, el nordeste y sudeste, llegando a la ribera del río Mississipi hasta Florida y, en general, toda América del Norte

En este otro artículo te descubrimos las civilizaciones antiguas de América del Norte.

Historia de los indios de América del Norte - Llegada de estos pueblos al continente
Imagen: Pinterest

Poblaciones nativas de América del Norte

A la hora de estudiar la historia de los indios de América del Norte hay que reseñar que estos grupos de pobladores fueron adoptando durante los años un estilo de vida propio acomodado a los recursos y a las demandas del medio ambiente donde se integraron.

Según los ecosistemas en los que se desarrollaron, unos eran nómadas y se dedicaban a la caza, con culturas más belicosas. Otros trabajaban la agricultura, generando culturas más desarrolladas de lo que se piensa, aunque no tanto como en otras zonas del continente americano.

En general, se suelen distinguir diez áreas culturales nativas en América del Norte: Ártico, Subártico, Bosques del Nordeste, Sudeste, Sudoeste, California, Costa Noroeste del Pacífico, Meseta, Gran Cuenca y Llanuras Centrales.

Por lo tanto podemos distinguir las siguientes poblaciones:

  • En la zona ártica hay habitantes desde el 2000 aC. En Alaska, destacan los esquimales o inuit y los yupiks, que desarrollaron una técnica y cultura para sobrevivir al frío clima y la escasez de recursos. De este contingente, algunos emigran desde Alaska, a través de Canadá, a Groenlandia, creando la cultura Thule. Por esta razón, las lenguas inuits tradicionales tienen rasgos parecidos desde Alaska hasta Groenlandia.
  • En la zona subártica, que se extiende desde la bahía de Hudson, por los Territorios del Noroeste, hasta la península de Labrador y el norte de Québec, habitaron las naciones y tribus indígenas de la cultura del caribú, dedicados a la caza de esta especie y en menos medida a la agricultura. Dentro de estas destacan dos grandes familias lingüísticas: los algonquinos, al este, con ottawas, naskapis, crees, montagnais, ojibwas, etc., y los athabascos, más al sur y al occidente, con ingalik, yellowknive, dogrib, chipewyan, beaver, kutchin, kaska, etc.
  • En los bosques del Nordeste, en las regiones templadas del este de Estados Unidos y Canadá, habitaban poblaciones diseminadas de cazadores de ciervos; y en el Medio Oeste, los adenas, que cazaban y recolectaban en el valle del río Ohio desde el siglo XI aC. Toman el relevo los hopewells, entre los siglos III aC y VI de nuestra era. También hay que destacar las culturas mississippianas, que vivían de la agricultura intensiva del maíz, y que florecieron entre los años 800 y 1500. Llegaron a construir ciudades como la de Cahokia, la mayor y más próspera de la América del Norte arcaica, que pudo tener hasta 40.000 habitantes.
  • Los pueblos de los Bosques Orientales, herederos de los anteriores, abarcan a los de la confederación iroquesa (como mohawks o wyandots), a los de lengua algonquina (delawares, shawnis, mohicanos, ojibwas, fox, shinnecocks, potawatomis e illinois) y a los de la familia lingüística siux (como iowas y winnebagos).
  • El área del Sudeste contempla la zona situada al norte del golfo de México y al sur del Medio Oeste, desde la costa atlántica hacia el oeste hasta Texas. El clima suave y húmedo dio lugar a que estos pueblos sobrevivieran gracias a la caza y la pesca e incluso algunos a la agricultura. Estos pueblos eran más sedentarios y con estructuras sociales más desarrolladas. Entre ellos del destacan los cheroqui, choctaw, chickasaw y creek. En Florida y parte de la franja costera del golfo de México: timucua, calusa, tunicu, atakapa, chitimacha, natchez y seminolas.
  • En la zona del Sudoeste, que abarcaba los actuales estados de Arizona, Nuevo México, Utah, Nevada, Texas, la zona meridional de Colorado y la zona septentrional limítrofe de México, encontramos poblaciones centradas sobre todo en la caza, cuando el clima se hizo más cálido y seco entre el año 8000 y el 300 a.C. Entre los pueblos de estas zonas destaca culturas ancestrales como la del mogollon, hohokam y anasazi. En el sector occidental del Sudoeste se desarrollaron los pueblos con lenguas de la familia yuma, como los mojave, que vivían en la parte baja del río Colorado; los havasupai, del cañón Cataract, un ramal del Gran Cañón; los hopis, de Arizona; y la etnia tarahumara, de Chihuahua. En Arizona y Nuevo México destacan tanto apaches como navajos. Los primeros entran en conflicto ya con los españoles y no fueron sometidos y establecidos en reservas hasta 1871. Los navajos llegaron desde Canadá, y se establecieron en el suroeste de Estados Unidos en el siglo XIII.
  • En California encontramos gran número de tribus, como klamaths, modocs y yuroks en el noroeste; pomos, maidus, miwoks, patwins y wintuns, en el centro, y las llamadas ‘tribus de las misiones’ en el sur, cuyos nombres fueron impuestos por los europeos en las misiones españolas que intentaban convertirlos al cristianismo: diegueños, luiseños, ignacianos, gabrielinos, etc.
  • En la costa Noroeste del Pacífico, desde Alaska hasta California, destacaran los chinook, salish, makah, tlingit, tsimshian, haida, kwakiutl y nutka.
  • Al oeste se encontraban los pobladores de la Meseta, una zona que iba desde las montañas de Idaho, el este de Oregón y Washington, el oeste de Montana y la parte limítrofe de Canadá. Entre estos pueblos se incluyen los nezpercés, walla-wallas, yakimas, umatillas, flatheads, spokanes, okanagones, cayuses y kutenais.
  • La zona de la Gran Cuenca, que abarca gran parte de Nevada y algunos territorios de Utah, Oregón, Idaho, Wyoming y California, es un terreno montañoso y árido, y entre los indios de esta zona destacan los shoshonis, paiutes y utes.
  • En las grandes praderas de las Llanuras Centrales, desde el centro de Canadá hasta la frontera de México, y en el este-oeste, desde el valle del Mississippi, en el Medio Oeste, hasta las primeras estribaciones de las montañas Rocosas, se desarrollan las poblaciones que se dedican a la caza del bisonte, con un carácter eminentemente nómada. Estas tienen los rasgos típicos que se conocen de los indios norteamericanos. Dentro de estos pueblos destacan los lakotas o siux. Quienes más se opusieron a estos fueron los crows. Otras tribus de la zona eran las arapajoes, assiniboines (parientes y aliados de los lakotas) y los shoshoni-bannocks, aliados de los crows. También destacaron los pies negros, cazadores de búfalos, como también lo eran los pawnis.
Historia de los indios de América del Norte - Poblaciones nativas de América del Norte
Imagen: Culturarte History

Llegada de los europeos Norteamérica

La llegada de los europeos a esta zona de América cambiará por completo la vida de los nativos norteamericanos. A partir del siglo XVII, los asentamientos serán cada vez más numerosos e irán desplazando paulatinamente a los indios de sus territorios.

En la época colonial británica, las relaciones entre los europeos y las tribus indígenas se establecen en tratados y acuerdos con los indígenas, con el objetivo de establecer una buena coexistencia. Con la Independencia de los EEUU, se sigue esta política de acuerdos, que se refleja en la Constitución, donde se establece que las comunidades indias son entidades políticas separadas, externas a los Estados Unidos, y por lo tanto sus miembros no eran ciudadanos de ese país.

El período de los tratados con las tribus indígenas finaliza en 1871, cuando el Congreso norteamericano declara que las naciones indias no son estados extranjeros y, por lo tanto, ya no se celebrarían con ellas tratados, sino que se ejercería directamente el poder de legislar sobre ellas. En esta época el proceso de remoción y reubicación de las tribus en áreas remotas había sido completado, y los últimos tratados que las tribus fueron obligadas a firmar redujeron la extensión de sus reservas, que se habían establecido en anteriores acuerdos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Historia de los indios de América del Norte, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia de América

Pregunta al profesor sobre Historia de los indios de América del Norte

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Liz narvaez
en mi tes de adn aparece 49% de sangre nativa americana del norte y sur ,,eso que quiere decir y 30 % de sangre española
Historia de los indios de América del Norte
Imagen: Pinterest
Imagen: Pinterest
Imagen: Culturarte History
1 de 3
Historia de los indios de América del Norte

Volver arriba