menu
Compartir

Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra

 
Por Ana Prado Antúnez. 17 octubre 2022
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra

Impresión del sol naciente es un cuadro que marca un antes y un después en la historia del arte ya que el título de la obra no sólo daría nombre a todo el movimiento Impresionista. Monet se dedicó años a capturar “impresiones” o las diferencias de luz, ambientes y los cambios de hora y estaciones en un paisaje u objeto. Unas series que definirían el trabajo de Monet durante su carrera artística.

En esta lección de unPROFESOR.com te ofrecemos un comentario y análisis de la obra Impresión sol naciente para que puedas descubrir las claves del Impresionismo a partir de una de sus obras más bellas y emblemáticas. ¡Descúbrela con nosotros!

También te puede interesar: La balsa de la medusa: comentario y análisis

Análisis de Impresión sol naciente

Comenzamos esta lección con el análisis de Impresión sol naciente, una obra del pintor impresionista Claude Monet (1840-1926). Es un óleo sobre tela que fue pintado en el año 1872 y que en la actualidad se exhibe en el Museo Marmottan, París, Francia. El cuadro tiene unas dimensiones de 48x63 centímetros.

Tema de Impresión sol naciente

El tema es un paisaje, algo que se convertirá en una constante entre los autores impresionistas, si bien también mostraron interés por representar a la figura humana.

Monet representa una escena que se podía admirar desde su ventana del hotel L’Amirauté, en Le Havre. La obra representa concretamente un amanecer de noviembre de 1872.

En la obra, Monet trató de representar un momento preciso del amanecer y, para ello, pinta rápidamente, siendo un tema rupturista con las normas del academicismo. Así, para los impresionistas cualquier tema es válido, siendo lo más importante capturar el instante.

En el cuadro se reproduce el agua, el cielo y las barcas de una forma esquemática, surgiendo el sol rojo del amanecer a través de la bruma. Esa mancha roja constituye la única nota de color del cuadro, aportando esta y el resto de las manchas aplicadas ese aire de obra inacabada que invita al espectador a contemplarla en su imaginación.

Técnica

Como ya hemos apuntado, Impresión, sol naciente resume en sí todos los principios técnicos y estéticos del Impresionismo, constituyéndose en la obra más representativa de este revolucionario estilo artístico:

  • Pintura al aire libre para capturar el instante y utilizar la luz natural.
  • Monet renuncia al aire de la línea o el dibujo y plasma la luz gracias a la utilización de colores primarios como el azul. Estos colores se mezclan en la retina del espectador para completar la escena.
  • No utiliza el negro, ya que no existe en estado puro en la naturaleza y , para crear zonas de sombra, Monet recurre a los tonos grises y colores complementarios y fríos.
  • Las pinceladas son yuxtapuestas para imprimir esa sensación de fugacidad y ayudar a construir la imagen desde una distancia.
  • Las pinceladas son también cortas, compactas y pastosas para convertir a la luz en el foco principal de atención.
  • El pintor también renuncia al uso de la perspectiva, así como a otros recursos academicistas.
  • La composición también se aleja de los perceptos academicistas y sitúa el motivo principal, el sol naciente, fuera del centro del lienzo, prescindiendo así de la perspectiva geométrica.
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra - Análisis de Impresión sol naciente

Significado de Impresión, sol naciente

Impresión, sol naciente es un ejemplo claro de los principios estéticos del Impresionismo y marcó un antes y un después dentro del mundo del arte. Así, estamos ante un cuadro pintado al “plein air”, esto es, al aire libre, consiguiendo Monet plasmar el efecto de la luz natural sobre la superficie del mar. Para el pintor, la época en la que le toca vivir está llena de avances en la ciencia y considera preciso plasmarlos en sus obras, además de aprovecharse de ello para modernizar el arte.

La velocidad del transporte, la aceleración del ritmo de vida, la fe absoluta en el progreso y avances como la pintura al óleo en tubo son algunos de los factores que llevaron a los impresionistas a salir al aire libre y poder plasmar sus obras tal y como la fotografía lo hacía y abandonar el estudio en busca de nuevos temas.

Impresión, sol naciente apela a los sentidos del espectador, no a la razón, consiguiendo acceder a lo más íntimo del pensamiento del espectador y hacerle partícipe de un momento único en el día, un instante fugaz lleno de tonos suaves y cálidos.

Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra - Significado de Impresión, sol naciente

Comentario de Impresión, sol naciente

Como ya hemos apuntado, Impresión, sol naciente es una obra cuyo nombre sirvió para bautizar todo el movimiento. La historia del cuadro quedó indisolublemente unida a la del Impresionismo. Tal y como apuntó en su día Monet, al haber realizado la obra desde su habitación de El Havre, no deseaba que se supiese cuál era el lugar y decidió poner en el catálogo solo el nombre de Impresión. De ese título arrancaron las bromas de quienes visitaban esa primera exposición de los impresionistas de abril de 1874.

Pese a esa mala acogida inicial, Impresión se convirtió en una obra muy popular por su modernidad. Un paisaje que reflejaba el puerto de El Havre y su actividad industrial, algo de lo más vanguardista y diferente, enmarcándolo todo en un ambiente vaporoso y en el que la luz es la protagonista.

La obra fue adquirida por un amigo de Monet por 800 francos, Ernest Hoschedé, un coleccionista de arte e industrial. Tras arruinarse, Hoschedé vendió la obra a Georges de Bellio por tan sólo 210 francos y esta terminó siendo donada al Museo Marmottan Monet de París, lugar donde se expuso por primera vez en el año 1946. Casi 40 años más tarde, en 1985, los ladrones robaron la obra del museo en pleno día, siendo recuperado cinco años después.

Contexto histórico de Impresión, sol naciente

El Impresionismo surgió en una época de gran transformación social y filosófica, fruto del florecimiento de la burguesía, la industrialización y el positivismo. El campo se transforma en un lugar de ocio y la ciudad se llena de paseantes que descubren la ciudad de París y sus jardines, cafés, locales nocturnos, tertulias y todo el mundo de la noche. Un universo que aparecerá reflejado en las obras de los impresionistas, especialmente en las de Degas y Toulouse-Lautrec, y que pondrá fin a los temas majestuosos del academicismo. Por lo que respecta al positivismo, este movimiento hizo hincapié en la objetividad, subrayando la importancia de recurrir a un criterio científico.

Además, nos encontramos en una época en la que los países europeos se encuentran inmersos en unas guerras como la Guerra Franco Prusiana, pero que, tras su fin en 1871, se encuentran en un período de transición y cierta tranquilidad y bonanza previas a la Primera Guerra Mundial, en 1914.

Así, también hubo espacio para el optimismo y los impresionistas se vieron influidos por el impacto de descubrimientos como el ferrocarril, la fotografía, el óleo en tubo, una mejoría en la atención médica o estudios de cronometría para la fabricación de relojes cada vez más precisos y fiables, los impresionistas se volcaron en la renovación de los conceptos de belleza y arte.

Tampoco podemos olvidarnos de otros inventos que favorecieron la generación de un ambiente de progreso y la sensación de contar con recursos naturales infinitos. Los rayos X, la luz eléctrica, el control de ciertas enfermedades de tipo infeccioso, la popularización y aplicación de los principios de la teoría evolutiva fueron algunos de los logros de la época que consiguieron generar un clima de confianza, progreso y tranquilidad. Un clima roto entre 1914 y 1918, momento en el que todo ese progreso mostró su capacidad de destrucción de ciudades y la pérdida de millones de vidas humanas.

En ese contexto, Monet se convirtió en una de las figuras más destacadas del Impresionismo. Tras su Impresión, sol naciente, Monet siguió realizando numerosas impresiones de paisajes naturales o como la serie Nenúfares o de lugares como la fachada gótica de la catedral de Rouen. Unos trabajos a los que dedicó toda su vida, completando varias series de impresiones entre los años 1890 y 1912.

Toda una vida dedicada a recoger el instante en sus lienzos, siguiendo siempre el estilo marcado por Impresión, sol naciente. Una obra que aún sorprende por la magia de su luz, su atmósfera evanescente y ligera y, especialmente, su revolucionario papel en la historia del arte.

París. Ahí continúa dando vuelo a la imaginación de los visitantes con su radiante paleta de colores, sus pinceladas expresivas y, por supuesto, su revolucionario papel en la historia del arte.

Si deseas leer más artículos parecidos a Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Bibliografía
  • ÁLVAREZ-SUÁREZ, M. L. Las cataratas de Monet. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, 2005, vol. 80, no 9, p. 555-556
  • BOTELL, Miguel Lugones; BERMÚDEZ, Marieta Ramírez; PIELGA, Emilia Miyar. Claude Monet: Una vocación y un arte confinados por la enfermedad. Acta Científica Estudiantil, 2009, vol. 7, no 3, p. 214-217.
  • CORRAL, Jesús Gil. Diversidad de estilos musicales a finales del siglo XIX y principios del XX (II): el Impresionismo. Música. Volumen Ii. Profesores de Educación Secundaria. Temario Para la Preparación de Oposiciones., p. 311
  • GARCÍA VAQUERO, Andrea. La filosofía oriental ¿detrás del impresionismo francés?, 2020.
  • HEINRICH, Christoph. Claude Monet, 1840-1926. México, MX: Edit. Cordillera, 2011, 1994
  • JARAMILLO, Diego Alejandro. Interpretando el artista a través de la luz. En Colloquia, Academic Journal of Culture and Thought. 2017. p. 37-50.
  • KALITINA, Nina. Claude Monet. Parkstone International, 2019.
  • MADRAZO, Jorge Ariel. Belleza, sí, pero ¿qué es eso?, Atenea (Concepción), 2006, no 493, p. 11-22
  • MONET, Claude. Los años de Giverny: correspondencia. Turner, 2010.
  • MUROS ALCOJOR, Adrián. París, el impresionismo y la experimentación con la luz artificial. icandela, 2016, no 19, p. 12-22.
  • RIVAS, Alicia Martínez. Breve introducción del Impresionismo. Revista de Clases de historia, 2009, no 3, p. 1.
  • SILENZI, Marina. El color y el movimiento. Turner y Monet como los pintores de la luz. 2007
  • TORRES BRINGAS, Frank Antonio. Análisis formal e iconográfico de la pintura impresionista. 2018.
Más lecciones de Historia del Arte
Lección 121 de 203
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra

Pregunta al profesor sobre Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra

¿Qué te ha parecido el artículo?
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra
1 de 3
Impresión sol naciente: comentario y análisis de la obra

Volver arriba