menu
Compartir

Joan Miró: esculturas más importantes

 
Por Ana Prado Antúnez. 20 abril 2021
Joan Miró: esculturas más importantes

Joan Miró (1893-1983) es un pintor, escultor, grabador y ceramista catalán que se alzó como máximo representante del surrealismo, reflejando en sus obras el subconsciente, su infancia y la cultura y tradiciones catalanas. Por lo que respecta a la escultura, Miró creó un lenguaje propio jugando con formas, volúmenes y diferentes materiales, además de inspirarse en las vanguardias como el dadaísmo o el surrealismo. Así, el ready-made o uso de materiales cotidianos o lo onírico fueron otros elementos típicos de las vanguardias que Miró adoptó como propios.

En esta lección de unPROFESOR te mostramos las esculturas más importantes de Joan Miró para que descubras cómo es su obra escultórica.

También te puede interesar: Características de la escultura Barroca

Características de la obra de Joan Miró

Para conocer mejor las esculturas de Joan Miró vamos a hacer, primero, un resumen de las características de su estilo y de sus obras. Aquí tienes un repaso de los elementos más característicos del artista:

  • La primera etapa de Joan Miró arranca en 1928 con obras escultóricas tridimensionales. Un momento en el que trató de crear esculturas con formato pictórico, siendo el collage una de sus técnicas favoritas.
  • Su segunda etapa como escultor arranca en 1944, momento en el que retoma la escultura. En su estudio de Josep Lluís Sert y en su casa de Son Boter, su segundo estudio, consigue trabajar en diferentes espacios, alcanzando una mayor madurez artística y una gran libertad de expresión en la escultura. Es en esta época cuando añade el bronce a los materiales con los que trabaja, empleándolo como forma de ensamblar más fácilmente aquellos objetos que encontraba y con los que realizaba sus obras.
  • Su tercera etapa arranca en 1962, momento más prolífico de su carrera artística. Así, Miró transforma los objetos que encuentra en la naturaleza, recurriendo también a nuevos materiales y formas llenas de poesía. También comienza su etapa de esculturas de bronce en color.
  • En su última etapa, Joan Miró recibió numerosos encargos de instituciones para la realización de escultura de gran tamaño para la colocación de esculturas en espacios públicos en ciudades como Madrid, Barcelona, Milán, París y Chicago. Así, en abril de 1981 se inauguró en esta última ciudad una escultura monumental de 12 metros de altura, conocida como Miss Chicago; en 1982, en Houston se inauguró la escultura Personaje y pájaro y en colaboración con Joan Gardy Artigas realizó su última escultura para Barcelona, Dona i ocell (Mujer y pájaro), una obra en hormigón y recubierta con cerámica.
Joan Miró: esculturas más importantes - Características de la obra de Joan Miró

Esculturas de Joan Miró más importantes

Miró intentó siempre emocionar al espectador y hacerlo interactuar en un diálogo poético. Algo que supera a la escultura tradicional, además de emplear todo de objetos, incluso los más inverosímiles, estableciendo asociaciones muy pensadas, pero con ese aire de composición hecha al azar y buscando siempre la poesía de todos esos objetos.

A continuación, haremos un repaso de las esculturas de Joan Miró más famosas y reconocidas para que las conozcas y puedas entender por qué este artista es considerado uno de los más destacados de su tiempo.

Personaje con paraguas (1931)

En esta obra se aprecian las características surrealistas típicas de su primera fase. Esta escultura está creada con la técnica el ensamblaje utilizando objetos cotidianos para representar a un personaje reconocible. Un collage típico del Surrealismo y el Dadaísmo. Los críticos vieron cierta ironía y provocación en la escultura, relacionando el tema con el mundo infantil y el subconsciente.

Una escultura en la que empleó madera, hojas secas y paraguas, siguiendo después a trabajar con pequeñas piezas en arcilla que luego pasa a bronce, siendo su material favorito. Así, comenzó a trabajar con los fundidores y colaborando con ellos.

Joan Miró: esculturas más importantes - Personaje con paraguas (1931)

Pájaro Lunar (1946)

Pájaro Lunar es otra de las esculturas de Joan Miró más destacadas. El artista recurre al lenguaje poético para transmitirnos los principios femeninos y masculinos, la noche y el día. Aquellas fuerzas que se contraponen, pero se complementan, y que se convirtieron en constantes en la obra del artista.

El pájaro lunar, al contrario que El pájaro solar, es un personaje próximo a un personaje, dinámico y vertical, mientras el pájaro solar tiene más aspecto de pájaro, de modelado austero y recuerda a figuras arcaicas.

Joan Miró: esculturas más importantes - Pájaro Lunar (1946)

La Caricia de un Pájaro (1967)

Esta escultura de Joan Miró es una de las características esculturas de bronce pintado, típicas del Miró escultor de finales de la década de los 60.

El metal quedaba disimulado bajo una capa de color intenso. La Caricia de un pájaro es una obra tridimensional en la que la visión frontal se impone, pero también cambia el significado de la obra dependiendo de la disposición del espectador.

Joan Miró: esculturas más importantes - La Caricia de un Pájaro (1967)

Mural cerámico en Wilhelm-Hack-Museum de Ludwigshafen (1971)

En 1956 la Unesco encargó a Miró la realización de dos murales cerámicos para su sede en París. Un mural de 3 x 15 metros y 3 x 7,5 metros inaugurado en 1958. Miró, acostumbrado a los grandes formatos, no había trabajado en cerámica. Para ello colaboró con el ceramista Josep Llorens Artigas, consiguiendo obtener un fondo con texturas parecidas a las pinturas de esa época.

La composición optó por los temas del Sol y la Luna, con multitud de criaturas fantásticas llenas de colores, con un gran disco de rojo intenso y un cuarto creciente azul. Un mural lleno de poesía y expresión.

Joan Miró: esculturas más importantes - Mural cerámico en Wilhelm-Hack-Museum de Ludwigshafen (1971)

Mujer y pájaro (1983) o La Dona i l'Ocell

Y terminamos conociendo una de las esculturas de Joan Miró más destacadas y conocidas: La Mujer y el Pájaro o La Dona i l'Ocell es una obra de Joan Miró en hormigón de grandes dimensiones ubicada en el Parque de Joan Miró, siendo la última obra surrealista del artista. La escultura se realizó en hormigón y revestida de mosaico cerámico en color rojo, azul, verde y amarillo, los colores típicos de Miró y colocados según la técnica el trencadís.

La obra mide 22 metros de alto y tiene el aspecto de una mujer que lleva un sombrero en el que se ha posado un pájaro. También se le quiso ver en la obra la representación de un pene y una vulva como forma de transmitir fuerza y salud a los visitantes al estilo de la costumbre e los antiguos romanos. Una tercera explicación más poética nos habla de acercarnos a las estrellas y al cielo.

Joan Miró: esculturas más importantes - Mujer y pájaro (1983) o La Dona i l'Ocell

Si deseas leer más artículos parecidos a Joan Miró: esculturas más importantes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Bibliografía
  • Punyet Miro, J (2012) Miro. El pintor de las estrellas. Blume
  • Massot, J (2018) Joan Miró. El niño que hablaba con los árboles, Galaxia Gutenberg
Más lecciones de Historia del Arte
Lección 117 de 147
Joan Miró: esculturas más importantes
Joan Miró: esculturas más importantes

Pregunta al profesor sobre Joan Miró: esculturas más importantes

¿Qué te ha parecido el artículo?
Joan Miró: esculturas más importantes
1 de 7
Joan Miró: esculturas más importantes

Volver arriba