menu
Compartir

Qué es el queísmo - con ejemplos

 
Por Scarlett. 25 enero 2022
Qué es el queísmo - con ejemplos

El queísmo es la omisión indebida de una preposición (habitualmente de) cuando va delante de la conjunción que, en los casos en los que esta es indispensable para la oración. La supresión errónea de la preposición es considerado un error normativo.

Este problema se da generalmente en la construcción de las oraciones subordinadas y es común en el lenguaje coloquial. Pese a ello, debe evitarse en cualquier contexto, puesto que la Real Academia de la Lengua Española es clara en este sentido y lo considera un uso indebido en todas sus formas. Si lo tomamos desde la perspectiva normativa, el queísmo representa el error contrario al dequeísmo, este último está muy extendido en algunas zonas de España y que es frecuente en los entornos informales.

En esta lección de unProfesor vamos a contarte qué es el queísmo con ejemplos para que puedas comprender mejor a qué nos estamos refiriendo.

También te puede interesar: Sociolecto: definición y ejemplos

Significado de queísmo

El queísmo es el olvido de una preposición (generalmente de) delante de la conjunción que, cuando la preposición viene exigida por alguna palabra del enunciado. Este error se comete a menudo en las oraciones subordinadas del lenguaje español que usan como conexión la secuencia de que.

Este uso incorrecto del lenguaje se ha popularizado como una forma de abreviar las frases o simplificar las oraciones, algo muy propio de los entornos informales. Pese a ello, no es aceptado como una forma coloquial en ningún aspecto y se trata, a todos los efectos, de una supresión indebida de una palabra necesaria que no se debe obviar.

El queísmo y la oración subordinada

Ahora que ya sabes qué es el queísmo, vamos a analizar el contexto en el que sucede. Y es que la oración subordinada es aquella que conecta dos oraciones con todos sus atributos. En ella se encuentra la denominada oración principal y otra que depende del núcleo estructural de la primera.

Si se analiza, la oración subordinada carece de autonomía sintáctica por lo que siempre se debe poner el foco en las dos constituyentes de este fenómeno por separado. Digamos que una es subordinada de la otra y depende de ella (de la principal) de ahí el cierto de su nomenclatura.

Las oraciones subordinadas se diferencian según los tipos de nexos que unan a la principal con la secundaria. Son los siguientes:

  • Conjunciones
  • Pronombres relativos
  • Adverbios conjuntivos

Es en este enlace en el que tiene lugar la aparición del queísmo, un nexo indispensable para conectar las oraciones subordinadas de manera correcta y normativa. Cabe recordar también que existen otras formas de ligar las oraciones y se trata de la coordinación o parataxis y la yuxtaposición.

Ejemplos de queísmo

Estos son algunos ejemplos de queísmo en los que se muestra la forma correcta e incorrecta de cada oración.

  • Incorrecto: Tengo la intuición que pasaremos a la siguiente fase.
  • Correcto: Tengo la intuición de que pasaremos a la siguiente fase.
  • Incorrecto: Ya era el momento que regresaran.
  • Correcto: Ya era el momento de que regresaran.
  • Incorrecto: Lo hice a pesar que me dijeron que tendría consecuencias.
  • Correcto: Lo hice a pesar de que me dijeron que no tendría consecuencias.
  • Incorrecto: Nadie se dio cuenta que se habían puesto a bailar.
  • Correcto: Nadie se dio cuenta de que se habían puesto a bailar.
  • Incorrecto: Estoy seguro que estaba cerrado.
  • Correcto: Estoy seguro de que estaba cerrado.
  • Incorrecto: Dijo que cantaría antes que terminara la función.
  • Correcto: Dijo que cantaría antes de que terminara la función.
  • Incorrecto: La convencí que lo hiciera.
  • Correcto: La convencí de que lo hiciera.
Qué es el queísmo - con ejemplos - Ejemplos de queísmo

Fórmulas para evitar el queísmo

El queísmo es una construcción incorrecta en todos los casos, por lo que se aconseja eliminarla por completo en el habla y en la lengua escrita. En los casos en los que se cuenta con la lengua española como idioma materno y se tiene cierta facilidad expresiva hay determinadas fórmulas que ayudan a identificar si se requiere un uso de la preposición o no.

Son las siguientes:

  • Se sustituye toda la oración subordinada por eso. Por ejemplo: Estoy convencido de (que tienes suerte) por Estoy convencido de eso. Sin embargo, Estoy convencido eso no es una frase con significado propio.
  • Se transforma en interrogativo sustituyendo la oración subordinada por qué. En el ejemplo anterior, ¿De qué estoy convencido?, pero en ningún caso ¿Qué estoy convencido?

Estas herramientas son especialmente útiles para practicar las construcciones correctas y modificar el hábito del queísmo. Se pueden practicar por escrito y reparar en ellas, posteriormente, en las ocasiones en las que se habla de manera fluida. Pueden ser técnicas claras tanto para aprender como para depurar el lenguaje.

¿Qué es el dequeísmo?

La antítesis del queísmo está en el dequeísmo, un error opuesto e igual de frecuente en determinados entornos. Es el uso no normativo de la preposición de junto con la conjunción que en las oraciones en las que no corresponde, como pueden ser las oraciones subordinadas sustantivas de objeto directo o las oraciones completivas.

Se ha concluido que este error es un derivado del cruce de dos estructuras sintácticas. Por ser el opuesto del uso incorrecto que nos ocupa, el queísmo también es denominado en diversas ocasiones como antidequeísmo. Es crucial dominar la forma correcta de ambas construcciones si se busca utilizar acertadamente el lenguaje y construir las oraciones subordinadas en su estructura normativa.

Aquí mostramos algunos ejemplos de dequeísmo y la forma correcta de formular las oraciones:

  • Incorrecto: Me ha contado de que se irá pronto.
  • Correcto: Me ha contado que se irá pronto.
  • Incorrecto: Dijo de que la mesa estaba mal puesta.
  • Correcto: Dijo que la mesa estaba mal puesta.
  • Incorrecto: Opinaban de que llegarían en otro momento.
  • Correcto: Opinaban que llegarían en otro momento.
  • Incorrecto: Considero de que no fue muy amable con él.
  • Correcto: Considero que no fue muy amable con él.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es el queísmo - con ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Gramática y Lingüística.

Más lecciones de Comunicación y Discurso
Lección 64 de 64
Qué es el queísmo - con ejemplos
Qué es el queísmo - con ejemplos

Pregunta al profesor sobre Qué es el queísmo - con ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
Qué es el queísmo - con ejemplos
1 de 2
Qué es el queísmo - con ejemplos

Volver arriba