menu
Compartir

Arquitectura del Romanticismo: características y obras

 
Por Ana Prado Antúnez. 29 septiembre 2021
Arquitectura del Romanticismo: características y obras

El Romanticismo tuvo siempre la mirada puesta en el pasado, siendo su principal objetivo es la recuperación de estilo de tiempos antiguo o, al menos, poder inspirarse y ofrecer una nueva interpretación de estilos como el bizantino, el mudéjar, barroco, gótico, etcétera. Un estilo ecléctico que se desarrolló entre el siglo XIX y principios del XX.

En esta lección de unPROFESOR.com te ofrecemos las principales características y obras de la arquitectura del Romanticismo. ¡Descúbrelas con nosotros!

También te puede interesar: Pintura del Romanticismo: autores y obras

¿Qué es el Romanticismo?

El Romanticismo surgió a finales del siglo XVIII y principios del XIX como respuesta al clasicismo y el academicismo, siendo sus precedentes el Barroco y el Rococó. Además, se considera al Romanticismo como el arte del tercer estado, desmarcándose de la nobleza y la Iglesia.

El Romanticismo se aleja de las reglas grecolatina y se otorga un valor casi simbólico al color, subrayándose el movimiento. Así, este nuevo estilo artístico buscará vitalidad y renovación, teniendo al pasado como fuente de inspiración.

Una característica que será muy patente en lo que a la arquitectura del Romanticismo se refiere, destacándose así corrientes como el neomudéjar, el neobarroco, el neogótico o el neobizantino, entre otros estilos.

Arquitectura del Romanticismo: características y obras - ¿Qué es el Romanticismo?

Características de la arquitectura Romántica

La arquitectura del Romanticismo buscó su inspiración en estilos arquitectónicos de otras épocas, pero añadiendo elementos culturales de ese momento. La arquitectura romántica se extendió entre el siglo XIX y comienzos del siglo XX, viviendo su momento de mayor auge entre los años 1825 a 1875. A partir de 1880, la Arquitectura Romántica se vio sobrepasada por el surgimiento del Eclecticismo.

Así, la arquitectura romántica carece de una característica básicas, imitándose los estilos arquitectónicos de época medieval, agregándose el prefijo neo, nuevo o renovado, delante del estilo, siendo el neogótico uno de los estilos más destacados.

Entre las características de la arquitectura Romántica se pueden señalar:

  • Se toma como inspiración la cultura cristiana del medievo, especialmente el románico, el gótico y el bizantino.
  • Se rompe con el academicismo del clasicismo, estricto e intelectual, dando paso a un estilo artístico lleno de pasión, creativo, libre y abierto a las emociones del autor.
  • La naturaleza es también otro de los focos de inspiración, observándola como grandiosa y llena de fuerza y belleza, sobrepasando a la Humanidad, minúscula ante su inmensidad.
  • Se defiende el individualismo, exaltándose el yo.
  • Hacen suyas las ideas de la Revolución francesa.
  • Se rechaza a industrialización.
  • Se busca la gloria del pasado y el exotismo inspirándose en Grecia, en África y todas aquellas culturas con un pasado glorioso y lleno de misterio y enigmas.
Arquitectura del Romanticismo: características y obras - Características de la arquitectura Romántica

Características de las construcciones de la arquitectura romántica

  • La finalidad de las construcciones romántica era el pragmatismo, esto es, ser más útiles que decorativas.
  • Cada país adoptó un estilo arquitectónico diferente o con notas distintas, aportando un significado distinto, desde convertirlo en un estilo nacional, un estilo que refleje el status económico de las élites o recrear el espíritu de una época tenida como gloriosa.
  • Se introdujeron nuevos métodos constructivos como las estructuras metálicas, además de ladrillos de diferentes colores y tonos.
  • Los estilos de arquitectura romántica más usuales fueron diez: el neobarroco, el neobizantino, el neogriego, el neocolonial, la georgiana, el neoegipcio, el neogótico, el neomudéjar, el neorrenacimiento y el neorrománico.
  • El origen de la arquitectura romántica se ubica en el Reino Unido, tomando fuerza y consolidándose en países como Alemania y Francia, además de en España, Italia y Austria, además de en Latinoamérica. Aunque en Hispanoamérica el movimiento arquitectónico romántico no tuvo la misma relevancia.
  • Al coincidir en el tiempo con la Revolución Industrial, los edificios más comunes fueron los edificios públicos, las fábricas, además de construcciones más suntuosas como palacios o casas.

Obras de la arquitectura del Romanticismo más representativas

La arquitectura del Romanticismo, también conocida como historicista por su interés en la arquitectura de épocas pasadas, tiene como obras principales:

  • Unas de las primeras obras son los castillos escoceses de Inveraray (1746) y de Culzean (1777), obras de William Adam. Unas construcciones a las que habría que añadir la mansión de Abbotsford House (1824), del escritor romántico Walter Scott, y que siguió el estilo neogótico.
  • En 1836 se levantaron edificios neogóticos tan emblemáticos como el Palacio de Westminster, obra de Charles Barry y Augustus Pugin, o el Parlamento Británico, proyectado por A. W. Pugin (1812-1852) y Charles Barry (1795-1860).
  • En el neogótico-indio se destaca el Pabellón Real de Brighton, obra de John Nash (1752-1835).
  • En Francia se destacó la figura del arquitecto Eugène Viollet-le-Duc con restauraciones de conjuntos monumentales medievales como la Ciudadela de Carcasona o el Castillo de Roquetaillade.
  • En estilo neorrenacentista se destaca el Palacio de Schwerin (1842-1857) en Mecklenburgo, Waddesdon Manor (1874), de la familia Rothschild, el Palacio del Rin (1883-1888) de Estrasburgo, antiguo Kaiserpalst.
  • Obras neobarrocas son la fachada de la Palais o Palacio de la Ópera de París, de Charles Garnier (1875), Paris, ejercicio ecléctico presenta en este frente un estilo claramente barroco, Catedral de Salta (1858-1882), en Argentina, la Iglesia Saint-Jean-de-Kenty (1893-1898) de Chicago o el Museo Bode (1897-1904) de Berlín.
  • En estilo neorrománico se destacan el Museo de Historia Natural (Londres) (1873-1880), construido por Alfred Waterhouse, la Catedral de Marsella (1852-1893), la Iglesia de la guarnición Saint-Martin, Dresde (1893-1900) y la bella Basílica del Sagrado Corazón de París (1875-1923), obra de Paul Abadie..
  • Y, en estilo neomudéjar nos encontramos con la Casa Árabe (1881-1886) de Madrid, la Estación ferroviaria de Sevilla (1899-1901) y la Plaza de Toros de las Ventas (1922-1929), en Madrid.
Arquitectura del Romanticismo: características y obras - Obras de la arquitectura del Romanticismo más representativas

Si deseas leer más artículos parecidos a Arquitectura del Romanticismo: características y obras, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Bibliografía
  • VVAA (1981) Diccionario de Arquitectos, Editorial Gustavo Gili
  • Paletta, L (1984) Historia de la Arquitectura, Hermann Blume Ediciones.
  • Ware, D y Beatty, B, (1994) Diccionario manual ilustrado de Arquitectura, Ediciones Gustavo Gili
  • Calatrava Escobar, Juan, (2011) Romanticismo y arquitectura. La historiografía arquitectónica en la España de mediados del siglo XIX, Abada Editores
Más lecciones de Historia del Arte
Lección 52 de 136
Arquitectura del Romanticismo: características y obras
Arquitectura del Romanticismo: características y obras

Pregunta al profesor sobre Arquitectura del Romanticismo: características y obras

¿Qué te ha parecido el artículo?
Arquitectura del Romanticismo: características y obras
1 de 4
Arquitectura del Romanticismo: características y obras

Volver arriba