Compartir

Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia

Por Juana Moreno. Actualizado: 19 marzo 2018
Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia

Con la llegada al poder de los Reyes Católicos comenzó la gesta de una serie de tratados matrimoniales que aseguraran la descendencia de estos una posición alta y a la vez de poder, para conseguir acabar con el rival por antonomasia de España: Francia. A continuación, en esta lección de unPROFESOR os hablaremos sobre la historia de Felipe el hermoso y Juana la loca, sin lugar a dudas, uno de los matrimonios mejor estudiados a lo largo de la historia y de cuyo fruto nacería el gobernador más grande que ha tenido España y el que fue el hombre más poderoso de Europa: Carlos I de España y V de Alemania.

Juana y Felipe I de Castilla

Juana I de Castilla, o como fue conocida “La loca”, nació el 6 de noviembre de 1479 en Toledo. Desde pequeña recibió una gran educación en la que participarían grandes personalidades de la Corte como fue la propia Beatriz Galindo. Se sabe que, desde el principio, Juana optó por una vida casi de celibato queriendo entrar en alguna congregación como monja, aunque por motivos políticos, nunca pudo realizar dicho deseo.

Como hemos dicho con anterioridad, los Reyes Católicos comenzaron una serie de relaciones políticas que fueron selladas con diversos matrimonios. De esa manera intentaban poner en jaque al reino de Francia. Gracias a las relaciones mercantiles de la Corona de Castilla, el acercamiento con los Países Bajos y con el Sacro Imperio Romano Germánico fue en aumento, llegándose a producir un matrimonio doble, en el que Juana casaría con Felipe, el hijo segundo del emperador Maximiliano I.

Felipe I de Castilla conocido como “El hermoso”, nació en Brujas el 22 de julio del año 1478. Al ser el segundo hijo del emperador Maximiliano I, adquirió grandes títulos, entre los que destacan el de Duque de Borgoña, de Luxemburgo, Brabante, Güeldres, Limburgo, Conde del Tirol, Artois y Flandes.

Sabemos que recibió una educación propia del hijo del emperador y pronto ayudaría a su padre en los temas políticos y administrativos del Imperio. A su vez, como joven príncipe europeo, los deportes eran fundamentales dentro de su vida, de ahí que muchas biografías que recorren actualmente el mundo nos hablen de su gran físico, siendo sin lugar a dudas el hecho por el cual se le apodaba el hermoso.

Por otro lado, y dentro de lo que venía siendo habitual en la vida principesca, parece ser que tuvo muchas amantes tanto en la corte del Imperio como en la corte de Borgoña o incluso en su estancia en Castilla.

Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia - Juana y Felipe I de Castilla
Fuente: Anécdotas y trabajos creativos

El matrimonio y los ataques de celos de Juana

Cuando Juana contaba con tan solo 16 años de edad, fue enviada por sus padres hacia los Países Bajos celebrándose el matrimonio en Lille el 21 de agosto del año 1496. Según cuentan las leyendas los dos cónyuges al encontrarse se enamoraron locamente uno del otro, adelantando la fecha de boda para poder consumar. Fruto de esas primeras relaciones nacería el 15 de noviembre de 1498 Leonor y que parece ser que fue la causa de que el príncipe Felipe volviera a los devaneos por la corte.

Sería a partir de ese momento cuando la actitud de ambos cambió por completo pasando a ser la relación casi insostenible. Juana comenzó una etapa de constante acecho sobre su marido, algo que produjo una serie de discusiones entre la pareja acabando en muchas ocasiones con la mujer encerrada en sus propios aposentos por orden de Felipe. A tal punto llegó la locura de Juana que en una ocasión llegó a agredir físicamente a una cortesana, la cual pensaba que se estaba acostando con su marido, por ello tras una serie de golpes, le cortó su melena para ridiculizarla aún más.

De la misma manera e intentando recuperar el amor de su marido, tendrían cinco hijos más, siendo el segundo Carlos, que nació el 24 de febrero de 1500. Parece ser que, tras el nacimiento del futuro emperador, la relación entre los cónyuges mejoró notablemente; si bien es cierto que una serie de sucesos, colocaron a Juana como la heredera del reino de Castilla y Aragón, viéndose por tanto Felipe obligado a cambiar la aptitud hacia su esposa por miedo a represalias por parte de sus suegros.

La muerte de Isabel I y la lucha por el poder en Castilla

Isabel I de Castilla había conseguido a lo largo de su reinado unir a todos los bandos que había en Castilla haciéndose respetar como gobernante. El 26 de noviembre de 1504 fallece en Medina del Campo tras una larga enfermedad, dando paso a Juana como reina de Castilla. Antes de morir la reina, dejó en su testamento una cláusula que intentaba evitar que su marido tomara el control del reino, pues si a Juana se le declaraba con desequilibro mental, Fernando debía ser el regente hasta la mayoría de edad de Carlos.

En el año 1506 arribaban a las costas españolas el matrimonio procedente de Flandes, el cual reclamaba los derechos dinásticos sobre el reino castellano. De esa manera, una gran parte de la nobleza castellana, viendo la posibilidad de sacar beneficio de la nueva situación del reino, se apoyó en los nuevos gobernantes pues no querían seguir bajo la tutela del rey de Aragón.

Una de las ideas que salen reforzadas de la disputa entre Felipe y Fernando será la incapacidad de Juana para reinar por su estado mental. Felipe se sirvió de una serie de artimañas y relaciones de poder para hacerse con la mayoría de los votos castellanos posibles, haciendo que estos lo eligieran como nuevo gobernador.

Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia - La muerte de Isabel I y la lucha por el poder en Castilla

El reinado de Felipe I y Juana I de Castilla

Tras la Concordia de Villafáfila en el año 1506, Fernando II de Aragón marchaba de nuevo a su reino, dejando el gobierno de Castilla en manos de Felipe el hermoso y su hija Juana.

El gobierno de estos monarcas será muy efímero en el tiempo, pues a comienzos de septiembre del año 1507, el monarca comenzó a tener unas fiebres muy altas que provocaron su muerte el 25 de dicho mes. Tras esto la reina entró en una gran depresión que fue agravada por la leyenda negra que rodea a su figura.

Todo ello hizo que el cardenal Cisneros pidiera de nuevo a Fernando II de Aragón que regresara a tomar el control de la situación, este aceptó, aunque su presencia se demoró hasta el fin de sus campañas en Italia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia de España
Lección 28 de 119
Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia
Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia

Escribir comentario sobre Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia

¿Qué te ha parecido el artículo?

Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia
Fuente: Anécdotas y trabajos creativos
1 de 3
Felipe el hermoso y Juana la loca - Historia

Volver arriba