Compartir

Los primeros filósofos: Monistas

Por José Vicente Mestre Chust, Profesor de Educación Secundaria. 21 octubre 2017
Los primeros filósofos: Monistas
Imagen: Pinterest

En esta lección de unPROFESOR vamos a descubrir los primeros filósofos que se les conoce como "monistas" porque creen que solo existe una única sustancia que sea el Arjé. Tales de Mileto, Anaximandro, Pitágoras, Heráclito o Parménides son algunos de los nombres que estudiaremos a continuación por ser los responsables del inicio del pensamiento filosófico en la Antigua Grecia.

También te puede interesar: Qué es la Filosofía Pluralista

Tales de Mileto (639-545 a C)

Es el primer filósofo del que se conoce su nombre y su pensamiento, aunque no llegó a escribir ninguna obra. Es el iniciador de una escuela filosófica en Mileto donde destacarán Anaximandro y Anaxímenes.

Es igualmente el creador del concepto de Arjé como sustancia origen del universo y propondrá como Arjé el agua. Podemos encontrar varias razones que justifiquen el hecho de que Tales haya escogido como Arjé el agua.

La primera sería que el agua es casi sinónimo de vida. Donde hay agua hay vida, y la vida sin ésta es imposible. Tales vivió una temporada en Egipto donde pudo darse cuenta de la importancia del agua para la vida gracias a las crecidas del Nilo. Otra razón podría ser geopolítica ya que la Grecia Clásica tiene como centro el Mar Egeo, de ahí la importancia del agua.

Anaximandro (610-547 a C)

Discípulo de Tales, considera que no es posible que el Arjé forme parte de este universo y por ello considera que el Arjé debería ser una sustancia no existente en esta realidad. Por eso lo llamará Apeiron (lo indeterminado). Se da cuenta de que el tiempo tiene una sucesión cíclica debido a la lucha de contrarios: frío-calor luz-oscuridad..., y afirma que el Arjé sería una realidad fuera de este universo donde estos contrarios convivirían.

En un momento determinado, uno de los contrarios triunfa sobre el otro creando una situación injusta, interviniendo la Justicia Cósmica para solucionar esta injusticia. La Justicia Cósmica hará triunfar el contrario derrotado anteriormente, iniciándose así el proceso cíclico de cambio que caracteriza a esta realidad. Este pensamiento influirá notablemente sobre Heráclito.

En este vídeo de unPROFESOR te descubrimos el origen de la filosofía.

Los primeros filósofos: Monistas - Anaximandro (610-547 a C)

Pitágoras (580-524 a C)

Más que un filósofo se trata de un líder de un grupo religioso (los Pitagóricos) los cuales tenían como precepto más importante la creencia en la transmigración de las almas. Así, consideran que el alma es una parte inmaterial, unida al cuerpo, siendo el alma la parte más importante del ser humano, la cual es capaz de vivir fuera del cuerpo, ya que es inmortal, siendo el alma prisionera del cuerpo.

Así Pitágoras tiene una visión dual del ser humano, dividiéndolo en cuerpo (materia) y alma (inmaterial). Esta idea influirá notablemente sobre el pensamiento de Platón. Pero el pensamiento de los Pitagóricos va mucho más allá de su teoría del alma.

Consideran que el número 1 es el origen del universo. Consideran que el Número 10 es la perfección, pero ante el problema de encontrarse con que sólo había nueve cuerpos celestiales, y no diez como debería ser, se inventan un décimo planeta (La Antitierra) para poder continuar la coherencia del argumento anterior.

Para poder entender aún más esta metodología anticientífica hay que decir que los pitagóricos escondieron en el resto de filósofos la existencia de los números irracionales que podían contradecir su visión del universo de forma matemática y racional. Es decir, cuando algo de las que descubrían contradecía su pensamiento, en lugar de replantear su pensamiento (siguiendo el método científico) intentan, a toda costa, ocultar este descubrimiento.

En definitiva, el pensamiento pitagórico es importante no por su pensamiento en sí, sino por la importancia histórica que tendrá al influir sobre el pensamiento de Platón y sobre la Nueva Ciencia a partir del siglo XVI.

Los primeros filósofos: Monistas - Pitágoras (580-524 a C)

Heráclito (540-470 a C)

Considerará que el universo está regido por el enfrentamiento de contrarios, lo que determina que este mundo sea un mundo totalmente dinámico. Tan dinámico es este mundo, que su futuro es totalmente imprevisible, ya que los seres cambian constantemente, dejando de ser lo que eran, sin seguir ningún tipo de orden establecido.

Este pensamiento es expresado en la famosa sentencia: Nunca te podrás bañar dos veces en el mismo río. Este dinamismo extremo tiene como consecuencia importante la imposibilidad del conocimiento por dos razones:

  • 1. Todo proceso de conocimiento necesita un periodo de tiempo y durante este tiempo el objeto cambia, dejando de ser lo que era.
  • 2. Durante este periodo de tiempo, también el sujeto cambia pasando a ser otro ser.

Dentro de este dinamismo expresado en la lucha de contrarios podemos encontrar la influencia del pensamiento de Anaximandro y también necesita la existencia de un elemento que sea encargado de posibilitar esta lucha de contrarios, así, afirma la existencia del Logos, similar a la Justicia Cósmica de la que nos hablaba Anaximandro.

Afirma la existencia de un Arjé, el cual debe ser, naturalmente, un elemento dinámico y lo encuentra en el Fuego, así pues, para Heráclito, la sustancia material origen del universo dinámico es el fuego.

Heráclito será uno de los autores presocráticos más importantes ya que influirá notablemente sobre Platón, y será uno de los elementos clave de una polémica sobre el movimiento o el cambio, junto con Parménides, polémica que centrará el pensamiento filosófico cerca de 150 años, y que no será solucionada definitivamente hasta la obra de Aristóteles.

Los primeros filósofos: Monistas - Heráclito (540-470 a C)

Parménides (540-450 a C)

Inicia el pensamiento afirmando El Ser es y el No-ser no es. Esta afirmación la debemos tomar desde el punto de vista siguiente: el Ser existe y el No-ser no existe. Pero, como vemos, Parménides afirma la existencia de un único Ser que es esférico, eterno, indiferenciado, inmutable y perfecto. El movimiento (o el cambio) no es posible ya que éste sería el paso del Ser al No-ser o del No-ser al Ser, y eso es totalmente imposible. Por lo tanto, todo cambio o movimiento es totalmente imposible.

Pero esta visión del Ser tiene como consecuencia que el conocimiento sea totalmente imposible, ya que nosotros, si conocemos, lo hacemos por diferenciación, y en cambio el Ser no tiene partes. Nosotros vemos diferentes seres y partes diferenciadas, pero esto es pura apariencia, en realidad sólo hay un Ser, el cual es totalmente indiferenciado, sin partes y por tanto el conocimiento es del todo imposible.

Esto pone el terreno filosófico en un auténtico problema ya que si se afirma, como hace Heráclito, que el movimiento es posible, nada se puede conocer, y, en cambio, si afirmamos que el movimiento es imposible, como afirma Parménides, tampoco se puede conocer nada. Esta será la clave fundamental de la superación de la polémica Heráclito-Parménides: intentar hacer compatibles los tres conceptos de Ser, Movimiento y Conocimiento.

De hecho, todos los autores posteriores deberán tener en cuenta esta polémica para filosofar y deberán justificar la existencia del movimiento o el cambio y la posibilidad del conocimiento. Esta polémica no será superada, pero, hasta bastante tiempo después, gracias a la obra de Aristóteles.

Si deseas leer más artículos parecidos a Los primeros filósofos: Monistas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Más lecciones de Filosofía Antigua
Lección 2 de 38
Los primeros filósofos: Monistas
Los primeros filósofos: Monistas

Pregunta al profesor sobre Los primeros filósofos: Monistas

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Alonso Forez
¿Se podría asimilar "El Argé" de Tales de Mileto al Big bang de la ciencia como el origen del todo?
José Vicente Mestre Chust
En principio sí.
Los primeros filósofos: Monistas
Imagen: Pinterest
1 de 4
Los primeros filósofos: Monistas

Volver arriba