Compartir

Comparación o símil: definición y ejemplos

 
Por Marta Hernando. 5 marzo 2020
Comparación o símil: definición y ejemplos

Con el objetivo de hacer más comprensible un mensaje al emisor, la literatura utiliza recursos literarios que facilitan esta labor. En este caso, nos estamos refiriendo a la comparación, en este caso, es empleada de manera consciente por aquella persona que escribe un texto y su objetivo no es otro que el de facilitar la comprensión o explicar una idea concreta. Por otro lado nos encontramos con el símil. A pesar de que pueda parecer lo mismo, lo cierto es que entre ellas existen diferencias. En esta lección de unPROFESOR vamos a mostrarte la comparación o símil: su definición y ejemplos.

Qué es comparación o símil: definición fácil

Cuando nos referimos a comparación o símil lo hacemos teniendo en cuenta que se trata de un recurso literario por el que el autor del texto quiere hacer que una idea expresada se explique o se entienda mejor. Es decir, mediante una comparación, el autor ayuda a que el lector pueda comprender a qué se está refiriendo con una idea en concreto.

Para poder crear una comparación es necesario que exista un elemento que sea real y otro imaginario puestos en relación a través de un adverbio. Dicho de otro modo, la comparación siempre va a establecer una relación entre un objeto o situación real y otra que sea imaginaria para que el receptor pueda comprender a qué se está refiriendo.

El nexo de unión entre las dos partes de la comparación será siempre un adverbio. La existencia de este será la que determine que se trata de una comparación. Algunas de estas palabras son cual, como…etc. Este nos indica qué relación existe entre la parte real y la imaginaria de la comparación. Veamos por tanto algún ejemplo de comparación:

  • María es como mi madre.
  • Los libros son como un tesoro para ella.
  • Quisiera ser tan alta como la luna.
Comparación o símil: definición y ejemplos - Qué es comparación o símil: definición fácil
Imagen: Slideshare

Grados de comparación

Dentro de la comparación o símil nos podemos encontrar con distintos grados. Estos determinarán cómo es la relación que existe entre ambas partes de la misma, es decir, la real y la imaginaria. Así podemos distinguir:

  • Igualdad: las dos partes tienen la misma importancia.
  • Superioridad: una de las dos partes es más importante.
  • Inferioridad: la comparación se hace en sentido de inferioridad.

Veamos algunos ejemplos:

  • Eres más pesada que una vaca en brazos. (Superioridad)
  • Su piel es suave como el terciopelo. (Igualdad)
  • Tienes menos luces que una bicicleta. (Inferioridad)

Diferencia entre comparación y metáfora

Por otro lado, en ocasiones es fácil confundirlo con una metáfora, pero debemos tener en cuenta que en esta no aparece un adverbio que nos indique esta relación entre ambas partes de la comparación. Por ejemplo, si consideramos la frase anterior: Su piel es tan suave como el terciopelo, vemos que la parte real es su piel es suave y la parte imaginaria es terciopelo, ambas se unen mediante el adverbio como que indica una relación.

En el caso de las metáforas este adverbio desaparece quedando de la siguiente forma: su piel es de terciopelo. Veamos otros ejemplos:

  • Sus ojos son azules como el mar. (Comparación)
  • Sus ojos son el mar. (Metáfora)
  • Los dientes de su boca son blancos como perlas (Comparación)
  • Las perlas de su boca. (Metáfora)
Comparación o símil: definición y ejemplos - Grados de comparación
Imagen: Slideshare

Ejemplos de símil o comparación

Podemos encontrar ejemplos en frases coloquiales como hemos visto en los ejemplos anteriores o en literatura de todos los siglos. Lo cierto es que este tipo de recursos ha sido muy utilizado en toda la historia y aún sigue utilizándose en la actualidad. A continuación vamos a mostrarte algunas oraciones en las que podrás identificar fácilmente un símil o comparación para que puedas aprender a distinguirlo cuando aparezca en un texto:

  • Es valiente como un león.
  • Manolo vive como un rey.
  • Aquellos teléfonos eran duros como el acero.
  • Tras recuperarse de la operación, Antonio está fuerte como un toro.
  • Su mirada es tan pura como el agua.
  • Sus ojos brillaban como dos luceros al alba.
  • Ojos verdes como la albaca.

Además de estas oraciones podemos encontrarnos ejemplos en la literatura o canciones de todos los tiempos, sobre todo en la poesía. Veamos algunos de ellos:

El primero de ellos lo encontramos en esta canción de Vanesa Martín llamada Arráncame:

Cerré los ojos y al tragar saliva, / aquel hombre se me iba/como espuma de cerveza.

Pero también encontramos ejemplos en Fuente Ovejuna de Lope de Vega:

Como el ave sin aviso/ o como el pez, viene a dar/ al reclamo o al anzuelo.

O en esta Rima de Gustavo Adolfo Bécquer:

Murmullo que en el alma/ se eleva y va creciendo/como volcán que sordo/anuncia que va a arder

Esperamos que esta lección te haya ayudado a comprender la comparación o símil, su definición y sus ejemplos. Si quieres seguir conociendo más sobre distintas figuras retóricas y otras particularidades de Lengua española no dejes de visitar nuestras secciones en la que podrás encontrar más lecciones como estas que te ayudarán en tus estudios.

 

Comparación o símil: definición y ejemplos - Ejemplos de símil o comparación

Si deseas leer más artículos parecidos a Comparación o símil: definición y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conceptos literarios.

Bibliografía

Pérez, J. y Gardey, A. (2011). Definición de símil.

Más lecciones de El texto literario
Lección 21 de 36
Comparación o símil: definición y ejemplos
Comparación o símil: definición y ejemplos

Pregunta al profesor sobre Comparación o símil: definición y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
Comparación o símil: definición y ejemplos
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideshare
1 de 4
Comparación o símil: definición y ejemplos

Volver arriba