Compartir

Formación de las lenguas románicas en España - Resumen

Por Marina Maza. Actualizado: 23 octubre 2019
Formación de las lenguas románicas en España - Resumen
Imagen: Cultureduca

La división lingüística que existe actualmente en España no siempre ha sido así. Las lenguas que se hablan en los diferentes puntos geográficos de la península han experimentado distintos estadios, cambios lingüísticos, sociales y políticos que han configurado y determinado su morfología y sistema gramatical actual. Todas y cada una de estas lenguas han pasado por una serie de fases lingüísticas y han evolucionado de manera distinta debido a cuestiones de diversa índole; desde motivos políticos, económicos hasta aquellos que son puramente lingüísticos.

En esta lección de unPROFESOR retrocederemos un poco en el tiempo para acercarnos y conocer un poquito mejor cuáles fueron los procesos de formación de las lenguas románicas en España.

También te puede interesar: Las variedades de la lengua - Con ejemplos

Preromanización

Antes de la llegada de los romanos a la península ibérica, sabemos que existían varios pueblos que poblaban la península. De estos pueblos prerromanos no se sabemos tanto como nos gustaría, sin embargo, algunos de ellos sí fueron más importantes para la conformación lingüística actual. Por ejemplo, se sabe que los íberos habitaron la zona del levante español, los tartesos se cree que hicieron lo propio en el sur, los vascos en el norte y los celtas en el noroeste de la península.

Asimismo, griegos y cartagineses también tuvieron un papel lingüístico importante. La influencia lingüística de todos estos pueblos prerromanos podemos observarla claramente en algunos topónimos, como por ejemplo, a propia denominación de "Península Ibérica". También hemos conservado algunas inscripciones muy valiosas que pertenecieron a estos pueblos prerromanos.

Formación de las lenguas románicas en España - Resumen - Preromanización
Imagen: Slideshare

Romanización de la Península Ibérica

La llegada de los romanos a la península alrededor del año 218 a.C. fue un hecho sin precedentes que influyó en el posterior devenir lingüístico de nuestro país. Se conoce con el nombre de "romanización" al proceso mediante el cual los romanos colonizaron la península, imponiendo su cultura, su forma de vida, sus leyes, sus costumbres y, sobre todo, su lengua: el latín. El influjo romano en la península fue de gran calado y duró prácticamente hasta el siglo V, que es cuando se produjo la caída del Imperio romano.

De la mano de los romanos, se instaura en la península el latín como lengua oficial, pues fue esta la que permitió la unificación de los territorios ocupados anteriormente por los distintos pueblos prerromanos. De esta forma, gracias al latín, los hispanos podían comunicarse entre ellos y, por supuesto, con Roma, la capital económica del imperio.

Por esta razón, a excepción de la lengua vasca, todas las lenguas peninsulares que hoy conocemos tienen en común su origen latino pues todas ellas derivan, de una forma u otra, de la lengua que trajeron los romanos.

Proceso de formación de las lenguas romances

A partir de la caída del Imperio romano, los territorios romanizados se disgregaron y lo mismo ocurrió con el latín. Llegó un momento en que cada territorio hablaba un latín diferente y no eran capaces de entenderse mutuamente y es en este preciso momento cuando nacen los distintos dialectos romances que después se convertirán en las lenguas romances que hoy en día conocemos.

Este proceso, sin embargo no fue fácil ni se produjo de un día para otro. Hay que tener en cuenta que en la península también estuvieron, a partir del año 711, los árabes, quienes nos han dejado infinidad de palabras de origen árabe que pueblan nuestra lengua castellana y se conocen con el nombre de "arabismos". Es más, en época de la Reconquista de los reinos cristianos del norte, en la península existían distintos dialectos romances: el catalán, el navarro-aragonés, el astur-leonés, el gallego, el castellano o, incluso, el mozárabe.

Con el paso de los siglos, algunos de estos dialectos romances se constituyeron en lenguas, gracias a políticas reales y normalizaciones lingüísticas, una de las más importantes fue la llevada a cabo el monarca castellano Alfonso X el Sabio, puesto que durante su reinado se instauró el castellano como lenguaje oficial de la cancillería, lo cual le otorgó un prestigio y valor que permitieron su conversión en lengua.

Por otra parte, el catalán o el gallego también pasaron a ser lenguas, tal y como las conocemos hoy. Sin embargo, no ocurrió lo mismo con el astur-leonés y el navarro-aragonés, los cuales no poseen la categoría de lenguas sino que más bien se considerar dialectos históricos, puesto que proceden directamente del latín, en contraposición a otros dialectos actuales, como el andaluz, el extremeño o el canario, que tienen su origen en el castellano.

Formación de las lenguas románicas en España - Resumen - Proceso de formación de las lenguas romances
Imagen: Slideshare

Si deseas leer más artículos parecidos a Formación de las lenguas románicas en España - Resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Gramática y Lingüística.

Más lecciones de Historia de la Lengua
Lección 3 de 6
Formación de las lenguas románicas en España - Resumen
Formación de las lenguas románicas en España - Resumen

Pregunta al profesor sobre Formación de las lenguas románicas en España - Resumen

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Jhonathan Javier Camargo
Entendiendo que el Castellano pasó a ser una lengua ¿por qué no ocurrió lo mismo con el Navarro-Aragonés? ¿Cuáles son las razones y de que tipo son, politicas, económicas o sociales? Gracias.-
Formación de las lenguas románicas en España - Resumen
Imagen: Cultureduca
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideshare
1 de 3
Formación de las lenguas románicas en España - Resumen

Volver arriba