menu
Compartir

Características de los poríferos

 
Por Javier Sánchez. 27 septiembre 2021
Características de los poríferos

Los poríferos o esponjas de mar son un filo de animales fuera de lo común, ya que ni poseen tejidos verdaderos ni capacidad de desplazamiento, como el resto de especies animales. Es por esta razón que durante mucho tiempo fueron clasificados como plantas. En esta lección de unPROFESOR hablaremos sobre las características de los poríferos y sobre cómo se reproducen. Si te apetece saber más de estos curiosos animales, ¡acompáñanos!

Cuáles son las características de los poríferos

Aquí te dejamos las características de los poríferos:

  • Los poríferos o esponjas de mar son animales sésiles (no se mueven), tampoco constan de tejidos verdaderos, sino células especializadas en determinadas funciones.
  • Dado que no se desplazan, estos animales dirigen el alimento con el agua hacia el interior del cuerpo y crean corrientes internas de agua. Para mover este agua, las esponjas utilizan unas ‘células con collar’ flageladas llamadas coanocitos.
  • El batido de muchos diminutos flagelos, uno por coanocito, hace que el agua pase a través de todas las células y reparta los nutrientes y el oxígeno, así como transporte los desechos. El cuerpo de la esponja está diseñado como un filtro acuático eficaz para extraer todas las partículas de alimento de las corrientes de agua.
  • La mayoría de las 15000 especies de esponjas son marinas, unas pocas son de agua salobre y solo 150 son de agua dulce. Las esponjas son abundantes en todos los mares y a todas las profundidades y sus tamaños pueden ir desde escasos milímetros hasta las esponjas masivas que pueden llegar a superar los dos metros. Muchas especies poseen colores brillantes debido a los pigmentos de sus células dermales, así pueden verse esponjas amarillas, rojas, verdes o violetas.
  • Si bien las larvas pueden nadar libremente, los adultos se encuentran normalmente fijos, casi siempre sobre rocas, corales, conchas u otros objetos sumergidos.
  • La mayoría tienen una forma radial, pero muchas son totalmente irregulares. Muchos animales como cangrejos, nudibranquios, briozoos o peces viven como comensales en el interior de las esponjas y las esponjas pueden crecer sobre otros organismos.
  • Las esponjas suelen poseer una trama esquelética, que puede ser fibrosa, rígida o ambas cosas. Cuando está presente el esqueleto rígido, consiste en estructuras silíceas o calcáreas llamadas espículas.
  • El esqueleto fibroso suele estar formado por fibrillas similares al colágeno llamada fibras de espongina y que suele formar una matriz intercelular en la esponja.
Características de los poríferos - Cuáles son las características de los poríferos

Formas y funciones de los poríferos

El agua penetra en los canales a través de poros inhalantes llamados ostiolos en el pinacodermo, que es la capa de células más externa. Una vez en el interior, el agua pasa a través de los coanocitos, en donde las partículas son capturadas y digeridas. Las partículas son tomadas por los coanocitos por un proceso de fagocitosis (el 80% del carbono orgánico ingerido) o pinocitosis. Otras células que participan en la alimentación son los pinacocitos y los arqueocitos.

Existen 3 diseños corporales principales en las esponjas, en función de la disposición de sus coanocitos:

  • Asconoide: es el diseño más simple, en el que los coanocitos están en una gran cámara llamada espongocele
  • Siconoide: los coaanocitos están en los canales.
  • Leuconoide: los coanocitos se encuentran en cámaras diferenciadas.
Características de los poríferos - Formas y funciones de los poríferos

Reproducción de los poríferos

Los poríferos poseen reproducción asexual o sexual.

Reproducción asexual

Las esponjas son capaces de reparar sus heridas y las partes dañada en un proceso conocido como regeneración. La regeneración no implica la reorganización en todo el cuerpo, sino solo de la parte que ha sufrido el daño.

Sin embargo, las células o fragmentos del individuo que participan en este proceso de regeneración son reorganizadas, tanto en su función como en su estructura. Si se corta una especie en fragmento o agregados, se pueden formar nuevas esponjas a partir de estos. Este proceso se ha denominado embriogénesis somática.

La reproducción asexual puede producirse también por formación de yemas. Las yemas externas, después de haber alcanzado cierto tamaño, pueden desprenderse del cuerpo que las originó y dar lugar a un nuevo individuo o bien permanecer unidas para formar una colonia. Las yemas internas o gémulas se forman en esponjas de agua dulce y algunas de agua salada. En ellas los arqueocitos se reúnen en masas rodeadas de espongina con espículas siléceas. Cuando el organismo progenitor muere, las gémulas pueden permanecer latentes, aguantando helada o sequías, hasta dar lugar a un nuevo individuo.

Reproducción sexual

La mayoría de las especies de esponjas son monoicas (hermafroditas). Los espermatozoides surgen a partir de coanocitos modificados. En las especies de esponjas calcáreas y en algunas demosponjas, los ovocitos también surgen por una transformación de los coanocitos y, en otras demosponjas, a partir de los arqueocitos.

En la mayoría de especies, un individuo deja los espermatozoides en el agua y luego son recogidos en los canales del otro y transportados hasta el ovocito. La mayor parte de esponjas son vivíparas, desarrollando el zigoto en u interior, hasta que paren las larvas ciliadas.

Características de los poríferos - Reproducción de los poríferos
Imagen: Slidewiki

Si deseas leer más artículos parecidos a Características de los poríferos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biología.

Bibliografía

Hickman, C. P. (2009). Principios integrales de zoología (14a. ed. --.). Madrid: McGraw-Hill.

Más lecciones de El reino animal
Lección 37 de 95
Características de los poríferos
Características de los poríferos

Pregunta al profesor sobre Características de los poríferos

¿Qué te ha parecido el artículo?
Características de los poríferos
Imagen: Slidewiki
1 de 4
Características de los poríferos

Volver arriba