menu
Compartir

Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias

 
Por Rocío Rivas Martínez. 17 enero 2022
Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias

En clase de hoy vamos a estudiar las similitudes y diferencias entre Feuerbach y Marx, dos de los filósofos más importantes de la historia contemporánea. El primero influyó en algunas de las tesis del segundo, como por ejemplo en el concepto de religión. Sin embargo, Marx discrepó y criticó muchos de los postulados de Feuerbach en su obra La tesis sobre Feuerbach (1845), como el concepto de materialismo.

Si quieres saber más sobre las semejanzas y diferencias entre estos dos filósofos alemanes, sigue leyendo esta lección porque en unPROFESOR te las explicamos ¡Comenzamos!

También te puede interesar: Dialéctica marxista: resumen

Similitudes entre Feuerbach y Marx

Entre Feuerbach y Marx destacan las siguientes similitudes

La crítica a la filosofía especulativa o contemplativa

Ambos filósofos critican esta filosofía que defiende que la obtención del conocimiento filosófico va más allá de la propia experiencia del individuo y que establece que la obtención de la verdad y del conocimiento se basa en el principio del apriorismo (el saber nace no se genera a partir de la experiencia), apartándose así, del los principios de la observación y la experimentación.

En este sentido, Feuerbach y sobre todo Marx, defiende la filosofía de la praxis (acción/práctica), según la cual, hay que dejar de lado la especulación y caminar hacia la práctica, que es la que nos otorga el conocimiento. Así, la praxis es considerada como una práctica de la vida a través de la cual se generan las teorías, los marcos interpretativos y el conocimiento. Es, por tanto, una acción que puede transformar la vida y la sociedad en la que vive el hombre, así como, condicionar la actividad teórica.

El concepto de religión

Otra de las similitudes entre Feuerbach y Marx se centra en el concepto de la religión. Y es que nuestros dos protagonistas abordan la religión desde el ateísmo y critican las consecuencias negativas que tienen sobre el individuo.

En este sentido, tanto Feuerbach como Marx, tienen un concepto muy similar sobre la religión. Destacando la propuesta del primero en su obra La esencia del cristianismo (1841), la cual, es seguida por Marx. De esta forma, ambos defienden que Dios no existe, que es un invento del ser humano con el objetivo de explicar aquello que es inexplicable y que es utilizado para legitimar nuestros miedos, preocupaciones e ignorancias.

Así, siguiendo en esta línea, Feuerbach apunta que el hombre primero inventó a Dios para después negarlo, que en él se proyectaron todos los ideales “perfectos” del propio hombre y que cuanto más se engrandece la figura de Dios más se empobrece el individuo. Asimismo, establece que Dios es una figura creada para marcar unas pautas de comportamiento o códigos morales que están fuera de la lógica y que se erigen como elementos castradores que impiden la libertad. Es por ello, que la religión debe ser superada porque es negativa para el ser humano.

“El hombre crea la religión, esta nace de sus apremios y luego se independiza, para presentarse como creadora de todo lo existente”. Feuerbach

Por otro lado, Marx defiende la propuesta de Feuerbach y añade el hecho de que la religión históricamente ha estado al lado de las clases poderosas y, por tanto, ayudando a perpetuar el poder de estas y el sistema de clases. Por este motivo, para Marx es necesaria la supresión de la religión (“el opio del pueblo”) y dicha superación pasa por cambiar el sistema económico y acabar con el sistema de clases.

Diferencias entre Feuerbach y Marx

Entre las principales diferencias entre Feuerbach y Marx destacan las siguientes:

El concepto de alineación/enajenación

El concepto de alineación es desarrollado por Feuerbach y lo utiliza para explicar la religión: de cómo el hombre renuncia a su propio ser/naturaleza para crear un ser en el que se proyecta todo aquello no puede ser, es decir, el hombre se enajena en Dios. Así, Dios es un producto creado que acaba dominando a su creador o productor (al hombre): “No es Dios quien crea al hombre sino el hombre a Dios”

Por su parte, Marx coge este concepto y lo amplía estableciendo algunas diferencias. Así, para Marx, la enajenación no está en la conciencia (como defendía Feuerbach), sino en la propia realidad:

Feuerbach diluye la esencia religiosa en la esencia humana. Pero la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de las relaciones sociales.” (Karl Marx)

Así, para Marx, el hombre no solo se enajena en Dios sino en el trabajo: Cuando este, como trabajador, pierde el control de aquello que produce con su esfuerzo y pasa a ser un beneficio para el capital, teniendo tres consecuencias negativas para el trabajador:

  • El esfuerzo o la labor se convierte en una mercancía, en algo que se vende.
  • El esfuerzo no es controlado por el que lo produce sino por otro.
  • Se desconecta el productor del producto: el esfuerzo no es tomado como algo propio y pasa de ser una satisfacción a un sacrificio.

El materialismo/empirismo

Continuamos conociendo las diferencias entre Feuerbach y Marx hablando de un concepto muy claro. Y es que en su obra Tesis sobre Feuerbach (1945) Marx crítica todo el materialismo desarrollado con anterioridad a él y señale que es erróneo. Estableciendo:

“El defecto fundamental de todo el materialismo anterior/tradicional -incluido el de Feuerbach- es que sólo concibe las cosas (el objeto), la realidad, la materialidad, solo es captada bajo la forma de objeto o de contemplación (intuición sensible), pero no como actividad sensorial humana, no como práctica, no de un modo subjetivo”

Para Marx, todo lo anterior se había basado en un materialismo contemplativo y estático en el que las ideas no se fundamentan en lo práctico. Igualmente, establece que Feuerbach no fue capaz de pensar en el mundo como una realidad con una materia subjetiva vinculada a una historia.

Es decir, que para Marx no es importante el hecho de que todo parte de una materia sino lo que influye en la historia, las condiciones materiales (lo que determina a la sociedad: lo que producimos, la tecnología, la economía…) y, por tanto, para comprender el mundo debemos entender la materialidad de las relaciones económicas, la tecnología… de nuestra sociedad. De ahí, que nos diga que los filósofos siempre han intentado interpretar los diversos modos del mundo, pero que realmente de lo que se trata es de entenderlo y transformarlo.

Por último, en Feuerbach observamos cómo no introduce al ser humano y la sociedad dentro la historia, lo saca de los periodos históricos, lo introduce en la conciencia y lo vincula en una sucesión de religiones.

Si deseas leer más artículos parecidos a Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Marx. K. (1982). Tesis sobre Feuerbach y otros escritos filosóficos. Grijalvo

Más lecciones de Filosofía Contemporánea
Lección 26 de 104
Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias
Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias

Pregunta al profesor sobre Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias

¿Qué te ha parecido el artículo?
Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias
Feuerbach y Marx: similitudes y diferencias

Volver arriba