Compartir

Hedonismo y Epicureísmo: diferencias

 
Por Paula Rodríguez. 28 febrero 2020
Hedonismo y Epicureísmo: diferencias

En esta lección de unPROFESOR te vamos a explicar las diferencias entre hedonismo y epicureísmo, dos corrientes filosóficas que surgen durante el periodo helenístico, que va desde la muerte de Alejandro Magno en el año 323 a.C. hasta la invasión romana de Macedonia en el 148 a.C. Atenas su posición hegemónica en el terreno comercial, político y también cultural, aunque en menor medida. Las ciudades-Estado son sustituidas por las monarquías helenísticas y se vive un momento de gran inestabilidad política. Sin la πόλις (polis), el ser humano, ya no se entiende como una animal cívico, sino social, autónomo y autosuficiente, que busca la seguridad y la felicidad por encima de todo.

La filosofía empieza a dividirse entonces entre lógica, filosofía y ética y se aleja de teorías abstractas, siendo su único fin, moral. Entre las numerosas escuelas que aparecen en este periodo, están la epicúrea y la hedonista, las cuales guardan grandes similitudes, aunque también ciertas diferencias. Si quieres saber más sobre las diferencias entre hedonismo y epicureísmo, continua leyendo esta lección de unPROFESOR.

También te puede interesar: Pensamiento de Epicuro: resumen

El hedonismo defiende el placer como bien supremo

Para entender las diferencias entre hedonismo y epicureísmo tenemos que conocer bien en qué consisten ambas escuelas. El hedonismo (del griego ἡδονή hēdonḗ 'placer' e -ismo) es una doctrina moral que afirma que el fin superior y el fundamento de la vida es el placer, asociándolo con el bien supremo e identificándolo con el placer corporal e inmediato.

Se pueden diferenciar dos tipos de hedonismo:

  • Un hedonismo ético que apuesta por el bienestar social y otro psicológico e individualista, que persigue principalmente, el placer, frente al dolor, del que hay que escapar.
  • Así mismo, hay que distinguir entre un hedonismo radical que afirma que el bien supremo es la búsqueda del placer físico, y un hedonismo moderado que considera superiores los placeres intelectuales.

Este último se conoce con el nombre de eudemonismo, una doctrina filosófica que afirmaba que el verdadero bien era la búsqueda de la felicidad. Su principal representante sería Aristóteles, pero también, Demócrito, Sócrates, Aristipo y la escuela cirenaica, el estoicismo o el neoplatonismo. Decía Aristóteles:

“Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad”.

El hedonismo radical persigue el placer corporal sin ningún tipo de limitación. El hedonismo moderado afirma que hay que restringir los placeres físicos a fin de obtener un mayor placer espiritual. Pero en los dos caso, el placer es el principal motor de su conducta.

Hedonismo y Epicureísmo: diferencias - El hedonismo defiende el placer como bien supremo
Imagen: ResearchGate

El epicureísmo entiende el placer como ausencia de dolor

Para poder entender las diferencias entre hedonismo y epicureísmo también tenemos que describir el concepto de epicureísmo, un movimiento filosófico que defiende la búsqueda de la felicidad a partir de una administración racional de los placeres y apostando por la ataraxia o “ausencia de turbación”, igual que los estoicos o los escépticos. Su principal representante es Epicuro de Samos, el fundador de la escuela “El Jardín de Epicuro” donde impartía sus enseñanzas.

Epicuro afirmó que, bueno es todo aquello que produce placer, que es el fundamento y la finalidad de la buena vida o la vida feliz, si bien debe ser moderado, administrado de manera racional. El placer, para el de Samos, consiste en la satisfacción de las necesidades corporales y la ausencia de pasiones. Lo malo, sería todo aquello que le produce dolor al ser humano, tanto a nivel espiritual como físico.

Pero a diferencia de los hedonistas, no identificaba los placeres del cuerpo con el goce sensual, sino más bien con otras actividades como la relajación, la satisfacción de las necesidades básica como comer o descansar o el disfrute de la música o la lectura.

Epicuro distingue los placeres espirituales de los físicos, valorando más los primeros. Los placeres del cuerpo, tienen un efecto más inmediato y son los más importantes, pero no duran. En cambio, los placeres del alma son más duraderos y pueden servir para sanar la enfermedades corporales.

Para alcanzar la paz espiritual, dice el filósofo, es necesario limitar los placeres físicos y eliminar el miedo. Y como el mayor temor del ser humano es el miedo a la muerte, es necesario superarlo. En palabras de Epicuro:

"La muerte no nos concierne, pues mientras existimos, la muerte no está presente y cuando llega la muerte, nosotros ya no existimos".

Clasificación de los placeres según Epicuro

Veamos a continuación la clasificación de los placeres que hace Epicuro de Samos:

  1. Los naturales y necesarios: comer, dormir, vestirse, protegerse...
  2. Los naturales pero no necesarios: conversar, pasear, el sexo...
  3. Los no naturales ni necesarios: poder, fama, fortuna, prestigio...
Hedonismo y Epicureísmo: diferencias - El epicureísmo entiende el placer como ausencia de dolor

Principales diferencias entre hedonismo y epicureísmo

Sin la πόλις (polis), el ser humano, ya no se entiende como una animal cívico, sino social, autónomo y autosuficiente, que busca la seguridad y la felicidad por encima de todo. La filosofía empieza a dividirse entonces entre lógica, filosofía y ética, y se aleja de teorías abstractas, siendo su único fin, moral.

Entre las numerosas escuelas que aparecen en este periodo, están la epicúrea y la hedonista, las cuales guardan grandes similitudes, aunque también ciertas diferencias. Veamos a continuación cuáles son las principales diferencias entre hedonismo y epicureísmo:

  1. El hedonismo defiende el placer como bien supremo.
  2. Los hedonistas identifican el placer con la satisfacción del deseo corporal e inmediato.
  3. El epicureísmo es un movimiento filosófico que defiende la búsqueda de la felicidad a partir de una administración racional de los placeres y apostando por la ataraxia o “ausencia de turbación”.
  4. Los epicúreos apuestan por los placeres intelectuales, los propios del alma, sobre los corporales.
  5. El epicureísmo constituye una doctrina individualista.
  6. El hedonismo puede ser de corte individualista o social.
  7. Para los epicúreos el placer se identifica con la ausencia de dolor.
  8. Para los hedonistas el placer consiste en el goce sensual y la satisfacción de los deseos físicos, principalmente.
Hedonismo y Epicureísmo: diferencias - Principales diferencias entre hedonismo y epicureísmo

Principales semejanzas entre hedonismo y epicureísmo

Ahora que ya conocemos las diferencias entre hedonismo y epicureísmo es importante hablar sobre las semejanzas entre ambas escuelas.

El hedonismo asocia el placer con la satisfacción de los deseos inmediatos, mientras que el epicureísmo, lo identifica con la ausencia de dolor. Pero la finalidad es la misma: la búsqueda del placer. Veamos a continuación las similitudes que guardan ambas corrientes.

  • Todos los seres humanos experimentan placer, y este se identifica con el bien.
  • Existen placeres físicos y espirituales, si bien los segundos tienen más valor.
  • Algunos placeres pueden ser contrarios a la felicidad y hay que evitarlos.
  • La búsqueda del placer es el sinónimo de una vida larga y feliz.
  • El placer puede encontrarse en la satisfacción de los placeres individuales o colectivos.
  • Rechazo de la superstición y la religión.
  • El fundamento de la conducta ha de ser la experiencia y la razón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hedonismo y Epicureísmo: diferencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Laercio, D. Vida de los Filósofos Ilustres. Ed. Omega. 2002.

Más lecciones de Filosofía Antigua

Pregunta al profesor sobre Hedonismo y Epicureísmo: diferencias

¿Qué te ha parecido el artículo?
Hedonismo y Epicureísmo: diferencias
Imagen: ResearchGate
1 de 4
Hedonismo y Epicureísmo: diferencias

Volver arriba