Compartir

Los epicúreos en la filosofía: definición y características

 
Por Paula Rodríguez. 29 agosto 2019
Los epicúreos en la filosofía: definición y características

Volvemos a dedicar una lección más de unPROFESOR, a los epicúreos y en esta ocasión, daremos una definición sencilla del término, y hablaremos de las principales características de esta escuela filosófica fundada en Atenas por Epicuro de Samos y a la que se le dio el nombre de El Jardín. Otros representantes del epicureísmo fueron Diógenes de Enoando y Zenón de Sidón o los poetas Horacio, Virgilio y Lucrecio. Si quieres saber más sobre los epicureos en la filosofía, su definición y características, continua leyendo esta lección. ¡Comenzamos!

Definición de los epicúreos en la filosofía

Por epicureo se entiende aquel seguidor del epicureismo, es decir, de la corriente filosófica que identifica la felicidad con el placer, entendido este como la ausencia de dolor. La ataraxia, o la imperturbabilidad de espíritu, se convertirá así, en su ideal, y toda la doctrina de Epicuro se asienta en esta idea y a ese fin se dirige, tanto en el plano ético, como en el físico, como en el epistemológico.

Dos conceptos serán fundamentales en el discurso epicureo: el placer y el deseo. Lo más importante es dejar atrás el sufrimiento, para, a continuación, perseguir el placer. El Bien, del que hablaba Sócrates, es una mera ficción. Tan solo la consecución del placer es capaz de hacer mover al ser humano. Y aquí es donde entra en juego la filosofía, que sirve como un instrumento para llegar a diferenciar entre los placeres que merecen la pena.

Se trata de racionalizar la búsqueda del placer, por eso, para Epicuro, los verdaderos placeres son los intelectuales, apostando por un control de los placeres físicos. De lo contrario, el individuo se perderá en su búsqueda. El papel de la filosofía, será, en este sentido, determinante: en primer lugar actúa como sanadora de las enfermedades del alma y después, como maestra, que enseña al ser humano la manera de vivir. La misión de la filosofía es, por tanto, “Enseñar al hombre a vivir el placer” y este será el eje central de toda su ética.

"Que nadie, mientras sea joven, se muestro remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven". Epicuro de Samos.

Los epicúreos en la filosofía: definición y características - Definición de los epicúreos en la filosofía
Imagen: Slideplayer

La ética, una de las características de los epicúreos

La ética epicurea se caracteriza por hacer una defensa de la búsqueda moderada del placer, apostando por los placeres del alma, frente a los del cuerpo. Para ello, es necesario, dice Epicuro, liberarse de todo aquello que sea superfluo, con el objeto de vivir la propia existencia, porque hay reside la auténtica felicidad. Para ello, es fundamental en primer lugar, diferenciar entre los distintos tipos de deseos, a partir de los distintos tipos de placeres. Para el de Samos, hay tres, a saber:

  1. Placeres naturales y necesarios, que son los deseos que liberan al individuo del dolor y el sufrimiento y que se relacionan con las necesidades básicas como la alimentación, la salud, la protección…
  2. Placeres naturales y no necesarios, como el deseo sexual o por el lujo. En palabras de Epicuro, son deseos “dulces y aduladores”.
  3. Placeres ni naturales ni necesarios, productos de los convencionalismos sociales o de las

    opiniones huecas, como el ansia de poder y de riqueza o el ansia de inmortalidad.

Además, los placeres, pueden ser dinámicos o estáticos. Los primeros, se caracterizan por alcanzar la satisfacción de manera instantánea, pero de la misma forma desaparece. Es el caso, por ejemplo, del deseo sexual. No son fácilmente controlables y tienden a dominar al ser humano. Los segundos, son aquellos que llevan al individuo al equilibrio, y producen la eliminación del sufrimiento, y por tanto, son los verdaderos placeres.

"Límite de la grandeza de los placeres es la eliminación de todo dolor. Donde exista placer, por el tiempo que dure, no hay ni dolor ni pena, ni la mezcla de ambos". Epicuro de Samos.

Los epicúreos en la filosofía: definición y características - La ética, una de las características de los epicúreos
Imagen: Slideshare

La física de los epicúreos

Otra de las características de los epicúreos la encontramos en la concepción de la física. En cuanto a la física, Epicuro dirá que, se dirige a acabar con el miedo a la muerte y el temor a los dioses, que según explica, son los principales causantes del sufrimiento del individuo. No se trata tanto de adquirir conocimientos sobre el universo, como de intentar entenderlo de forma racional, a fin de alcanzar la ataraxia, o ausencia de toda pasión, que junto con la autarquía y la libertad, conforman los principales ideales del epicureismo.

La libertad y la anarquía son los mayores frutos de la autarquía”. Epicuro de Samos.

Así, como Demócrito, va a defender una física materialista y atomista: el universo es eterno y está compuesto por átomos y vacío. Dios no creo el universo. Los dioses, dice, van a lo suyo, no tienen nada que ver con los seres humanos. El miedo a los dioses es absurdo.

El que es bienaventurado e inmortal no tiene él mismo inquietudes y no las causa a nadie más, de tal manera que no está sujeto ni a las cóleras ni a la benevolencia: pues todo lo que es de ese tipo no se encuentra sino en lo que es débil”.

El miedo a la muerte, por tanto, no tiene ningún sentido, ya que no es más que la separación de los átomos, y una vez muerto el individuo ya no existe sensación. Porque cuando el ser humano muere, ya no está. Así que no tiene sentido preocuparse, porque cuando llega la muerte, ya no es posible sentir dolor, ni sufrimiento alguno.

La muerte no es pues nada para nosotros; mientras estamos aquí nosotros mismos, la muerte no está, y, cuando la muerte está aquí, ya no estamos”.

Los epicúreos en la filosofía: definición y características - La física de los epicúreos
Imagen: Slideplayer

Epistemología de los epicúreos

Epicuro, como Aristóteles, es empirista, defendiendo que la sensación es el fundamento de todo conocimiento, y se produce, por las impresiones que los cuerpos provocan en los sentidos, y ante la que el ser humano puede reaccionar de dos formas: o bien sintiendo placer, o bien dolor. Estas sensaciones generan sentimientos, y estos son, para Epicuro, el fundamento de la moral.

Las ideas generales (no confundir con las ideas de Platón), se constituyen a partir de la repetición de una serie de sensaciones, que son almacenadas en la memoria, pero han de poseer la claridad suficiente para que puedan servir de fundamento, de lo contrario, serían erróneas.

Los sentidos, dice Epicuro, no son capaces de percibir ciertas cosas, como los átomos, pero gracias a la imaginación, el ser humano es capaz de inferirlos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Los epicúreos en la filosofía: definición y características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Carlos García Gual, Emilio Lledó, Pierre Hadot. Filosofía Para la Felicidad, Epicuro. Ed. ERRATA NATURAE, 2013.

Más lecciones de Filosofía Antigua
Lección 1 de 44
Los epicúreos en la filosofía: definición y características
Los epicúreos en la filosofía: definición y características

Pregunta al profesor sobre Los epicúreos en la filosofía: definición y características

¿Qué te ha parecido el artículo?
Los epicúreos en la filosofía: definición y características
Imagen: Slideplayer
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideplayer
1 de 4
Los epicúreos en la filosofía: definición y características

Volver arriba