menu
Compartir

Imperio otomano: resumen

 
Por Eloy Santos Aguirre. 31 enero 2024
Imperio otomano: resumen

El Imperio Otomano fue una de las civilizaciones más importantes del mundo durante una gran cantidad de siglos, consiguiendo sobrevivir a muchas potencias, y siendo durante mucho tiempo el imperio más poderoso de la zona oriental del mundo. A pesar de todo ello, el imperio tuvo una decadencia que le hizo terminar, provocando enormes consecuencias para todo el mundo. Por ello, y para conocer en profundidad la historia de este importante imperio, en esta lección de unProfesor te ofrecemos un resumen del Imperio Otomano.

También te puede interesar: Batalla de Lepanto - Resumen

Origen del Imperio Otomano

La historia del Imperio Otomano surge en la región de Anatolia, también conocida como Asia Menor, siendo ésta una península en la que ahora existe la nación conocida como Turquía. En el siglo XI esta región estaba gobernada por el Sultanato de Rum, siendo una poderosa cultura musulmana liderada por los selyúcidas. Dentro de esta zona se encontraban los pueblos turcomanos, siendo una etnia de la región que pagaba impuestos a los sultanes otomanos para su protección.

En el siglo XIII, los selyúcidas fueron vencidos por el poderoso Imperio Mongol, que comenzaba a expandirse por toda Asia y parte de Europa. Aprovechando la victoria de los mongoles, los turcomanos lograron su independencia, naciendo numerosas tribus solitarias e independientes. Una de estas tribus estuvo liderada por Osman I, el cual inició una serie de campañas y conquistas para poder expandir su territorio. Osman aprovechó la debilidad del Imperio Bizantino para ir tomando posiciones en la región, iniciando una serie de enfrentamientos que se mantendrían durante años.

A lo largo del siglo XIV, los descendientes de Osman I continuaron su legado, logrando importantes conquistas que fueron conformando una entidad territorial con suficiente presencia como para considerarla una especie de imperio. Este nuevo territorio abarcaba principalmente la zona de Anatolia, parte de Medio Oriente y los Balcanes, expandiendo su influencia del Islam por tanto Asia como Europa. Este aumento de la influencia musulmana trajo importantes enfrentamientos entre los pueblos cristianos europeos y los otomanos, en las llamadas Cruzadas.

En 1453, tuvo lugar la conquista de Constantinopla, hasta aquel momento capital del Imperio Bizantino, por parte de Mehmed II. Esta conquista provocó el nacimiento del imperio otomano como tal, logrando ser la civilización más poderosa del momento. Los propios otomanos se vendieron como los sustitutos de los romanos, al conseguir la que había sido la capital del Imperio Romano de Oriente.

Imperio otomano: resumen - Origen del Imperio Otomano

El apogeo del Imperio Otomano: resumen corto

Seguimos con este resumen del Imperio Otomano hablando de su apogeo. Se trata de un largo proceso cuyo comienzo podemos situar con la conquista de Constantinopla por Mehmed II. Al conquistar la ciudad, el sultán ofreció a la población de la Iglesia Ortodoxa Oriental mantener sus tierras y su autonomía, siempre y cuando aceptara la autoridad de los otomanos.

Los bizantinos y Europa occidental llevaban años con una tensión total, por lo que los bizantinos decidieron aceptar la oferta de los otomanos de unirse al imperio. Por ello los otomanos y los bizantinos se unen, conformando por ello la fusión de dos de las regiones más poderosas de la época.

Durante el siglo XV y XVI, los otomanos entraron en un proceso de expansión, permitiéndoles controlar las rutas comerciales entre Europa y Asia. Un claro ejemplo de ello fue el gobierno de Selim I, que logró importantes victorias contra Irán o Egipto, ampliando sus fronteras por estos enormes territorios.

En 1520 fue nombrado Sultán Solimán I, considerado el gobernante más importante de la historia otomana. Durante su gobierno logró importantes victorias contra los húngaros, consiguiendo por ello importantes territorios en la zona de Europa Central. Años más tarde los otomanos bajo el gobierno de Solimán arrebataron Bagdad a los persas, controlando con ello Mesopotamia y el acceso al golfo Pérsico, por lo que controlaron gran parte del Cáucaso.

Solimán murió en 1566, consiguiendo que el imperio otomano tuviera más de 2 millones de km2, y abarcando tres continentes. Se considera que tras la muerte de este sultán tuvo lugar el final del apogeo de los otomanos, iniciando un proceso de estancamiento. Por ello, Solimán I es considerado el sultán más importante de todos, siendo la persona con la que el imperio pudo vivir su mayor esplendor.

Aquí te dejamos un resumen de los sultanes del Imperio Otomano.

Imperio otomano: resumen - El apogeo del Imperio Otomano: resumen corto

Estancamiento del imperio otomano

Durante la segunda mitad del siglo XVI, el Imperio Otomano estuvo cada vez en una mayor presión debido a la mayor inflación y al cada vez mayor aumento de gasto de la guerra causado por sus continuos enfrentamientos contra los europeos. Debido a la crisis causante los otomanos realizaron una serie de transformaciones políticas y militares que buscaban poder mantener su hegemonía.

Ya en el siglo XVII comenzaron a verse las fisuras en los sistemas militares de los otomanos, los cuales comenzaron a perder contra numerosas naciones. Un ejemplo fueron sus derrotas contra los iraníes, los cuales les arrebataron el control de los territorios del Cáucaso, Azerbaiyán, Irak y gran parte de Anatolia. Esto empeoró aún con las revueltas kurdas, que demostraron que los sultanes tenían cada vez menor poder e influencia incluso en su propio territorio.

La tensiones en el imperio fueron aumentando, hasta que finalmente en 1645 tuvo lugar el comienzo de la Gran Guerra Turca, siendo un conflicto que duró hasta finales de siglo, y en donde los otomanos se enfrentaron a una alianza conformada por entre otros pueblos el Sacro Imperio Romano Germánico, el Imperio Ruso y la República de Venecia. Al final de esta guerra, los otomanos fracasaron en su intento de conquistar Viena, la capital del Sacro Imperio Romano Germánico, y fracasaron en el intento. Los otomanos no solo perdieron la guerra y Hungría, sino que muchos historiadores consideran que fue el principio de su declive.

Durante el siglo XVII, los otomanos mantuvieron constantes conflictos contra la casa de los Habsburgo que en aquellos momentos gobernaban los territorios austrohúngaros, y contra los zares de Rusia, donde sufrieron numerosas derrotas, y fueron perdiendo más territorios. Estos enfrentamientos fueron continuados durante decadas, y ocasionaron la cada vez mayor debilidad de los otomanos, y que los europeos les consideraban cada vez más fáciles de vencer.

Crisis y surgimiento del nacionalismo

A comienzos del siglo XIX, el sultán Selim III introdujo una serie de reformas para intentar frenar la crisis del imperio, y al mismo tiempo para lograr que sus tropas estuvieran al nivel del resto de regiones europeas. Al mismo tiempo Selim intentó negociar con regiones europeas, entiendo que era algo esencial si querían mantener su estatus mundial Aún así los conflictos internos se mantuvieron, provocaron revueltas como la de los jenízaros, que buscaban un cambio en el gobierno.

Durante décadas, la crisis económica y política se fue agravando cada vez más, hasta que en 1876 el sultán fue por los conocidos como los Jóvenes Turcos, los cuales buscaban restaurar un gobierno basado en la democracia. Este grupo creó una monarquía parlamentaria, aunque solo se mantuvo un año antes de que fuera eliminada por el nuevo sultán.

Unido a este, durante el siglo XIX, aparecieron los primeros movimientos nacionalistas, que buscaban crear estados propios dentro del imperio, siendo algunos de estos apoyados por los poderosos imperios europeos, que querían debilitar a los otomanos.

En poco tiempo se desataron revueltas nacionalistas en Grecia y Serbia, a la vez que los otomanos perdían importantes territorios. Poco a poco surgieron partidos que tan solo querían la independencia de las entidades que formaban el imperio.

A comienzos del siglo XX, el imperio otomano intentó mejorar la unidad e integridad, ya que cada vez eran mayores los nacionalistas que buscaban independizarse y desmembrar el imperio. Para lograr esto se crearon cuerpos de policía que persiguen y reprimen a los nacionalistas, provocando una mayor tensión en el imperio.

Por otro lado, en las fronteras la presión de los europeos era cada vez mayor, intentando arrebatar todos los territorios posibles a los otomanos. En este punto uno de los mayores enemigos de los otomanos, los Habsburgo austro húngaros, tomaron los territorios que actualmente pertenecen a Bosnia y Herzegovina, aumentando la tensión en la zona de los Balcanes. Casi al mismo tiempo Bulgaria declaró su independencia, causado por el enorme nacionalismo que había surgido en la región.

Con el paso de los años, el constitucionalismo volvió a ser el sistema de gobierno de los otomanos, pero los enfrentamientos de los constitucionalistas contra los conservadores y las elites religiosas fueron constantes. En esta situación los gobiernos otomanos fueron cambiando entre sistemas más o menos democráticos, debilitando cada vez más al imperio.

Imperio otomano: resumen - Crisis y surgimiento del nacionalismo

El imperio otomano durante la Primera Guerra Mundial

Para continuar con este resumen del Imperio Otomano debemos hablar sobre cómo fue la participación del imperio en la Primera Guerra Mundial, siendo considerado por muchos el periodo que trajo la crisis que terminó con uno de los imperios más importantes en la historia de la humanidad.

En la Primera Guerra Mundial los otomanos se aliaron con las Potencias Centrales (lideradas por Alemania y el Imperio Austrohúngaro), contra Francia, Reino Unido y el Imperio Ruso. Los otomanos buscaban recuperar sus territorios perdidos en la zona de los Balcanes y el Cáucaso, y al mismo tiempo recuperarse de la crisis económica que asolaba la nación.

El principal frente de los otomanos fue el Cáucaso y Armenia, siendo la región en la que se enfrentaron a los rusos, unos enemigos habituales. Fue en este lugar donde tuvo lugar el llamado genocidio armenia, donde los otomanos masacraron a la población armenia, siendo considerada una de las mayores matanzas en la historia de la humanidad.

Con el paso de los meses, los otomanos fueron cada vez más conscientes de que no estaban preparados para la guerra, hasta que finalmente firmaron su rendición en Armisticio de Mudros. En esta rendición abandonaban la guerra de forma total, considerándose derrotados por las naciones europeas, y acordando una serie de pagos por sus acciones, siendo las más importantes la perdida de territorios.

Imperio otomano: resumen - El imperio otomano durante la Primera Guerra Mundial

El final del imperio otomano

Poco antes del final de la Primera Guerra Mundial, el destino del imperio otomano parecía evidente, ya que llevaba años perdiendo territorios a manos de los europeos, y esto unido a los nacionalismo minoritarios y a una dura crisis económica iban a provocar el final de este importante imperio.

En 1920 tuvo lugar la firma del Tratado de Sevres, por el que el Imperio Otomano fue desmantelado. En el tratado se fijaban condiciones severas al imperio, como por ejemplo la pérdida de una gran cantidad de territorios. Las naciones europeas habían prometido los territorios a naciones y grupos étnicos que querían la independencia, y que la lograron tras este tratado.

Poco después de la guerra tuvo lugar la Guerra de Independencia Turca entre 1919 y 1922, terminando con el sultanato, y firmando el Tratado de Lausana en 1923. Este tratado fijaba la soberanía de Turquía como nueva nación, fijando sus fronteras, y aboliendo el imperio otomano en 1924, lo que trajo el final del Imperio Otomano.

Si deseas leer más artículos parecidos a Imperio otomano: resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Bibliografía
  • Romero, E., & Romero, I. (2017). Breve historia del Imperio otomano. Nowtilus.
  • Yurdusev, A. N. (2005). El Imperio otomano y su contribución a Europa. Economía exterior: estudios de la revista Política Exterior sobre la internacionalización de la economía española, (32), 57-63.
  • de Bunes Ibarra, M. Á., & Beytas, H. (2002). El imperio otomano y la república de Turquía; dos historias para una nación. Debate y Perspectivas. Cuadernos de Historia y Ciencias Sociales, 173-189.
Más lecciones de La Modernidad
Lección 10 de 60
Imperio otomano: resumen
Imperio otomano: resumen

Pregunta al profesor sobre Imperio otomano: resumen

¿Qué te ha parecido el artículo?
Imperio otomano: resumen
1 de 5
Imperio otomano: resumen

Volver arriba