Compartir

La inmortalidad del alma en Platón: resumen

La inmortalidad del alma en Platón: resumen
Imagen: Slideshare

En esta lección de unPROFESOR te ofrecemos un breve resumen de la inmortalidad del alma en Platón. Este filósofo, como el resto de los filósofos griegos, entendía el alma como aquel principio que anima los cuerpos y que les dota de vida y dinamismo. Pero la diferencia, es que para Platón, el alma tiene un carácter divino, y por lo tanto, es inmortal. Es el principio racional a través del cual es posible llegar a conocer la verdad y la virtud. Constituye la parte más excelente del ser humano. El filósofo, expone su peculiar teoría el alma en sus famosos diálogos Fedón y Fedro. Si quieres saber más acerca de la concepción platónica del alma, continua leyendo este artículo de unPROFESOR.

También te puede interesar: Teoría del conocimiento de Platón: resumen

Inmortalidad del alma antes de Platón

No cabe ninguna duda de que la teoría platónica acerca de la inmortalidad del alma, tiene su origen en la tradición órfica y los pitagóricos, que influyeron considerablemente en su dualismo antropológico, según el cual, el ser humano estaba compuesto de cuerpo y alma. El cuerpo, sería la parte corruptible, cambiante y mortal. Por el contrario, el alma, es la parte más excelente del ser humano, tiene relación con lo divino y es inmortal. Tras la muerte del cuerpo, el alma se separa del mismo para regresar al lugar que le corresponde.

Pitágoras afirmaba que el alma, se purificaba a medida que se iba reencarnando en diferentes cuerpos. Para el filósofo de Samos y su escuela, el alma o Psyché es un Daimon, fue expulsado del reino de los dioses y debe esforzarse por regresar. A través del dolor y el sufrimiento, el alma se hace consciente de la necesidad de evolucionar. Y esto, solo se aprende mediante el conocimiento, y con el, se acabaran por fin, todas las reencarnaciones, que no son más que una oportunidad, para que el ser humano recupere su propia divinidad.

En la obra de Diógenes Laercio encontramos las siguientes palabras respecto a Pitágoras:

Había entre ellos un hombre de extraordinario conocimiento, dominador, más que ninguno, de todo tipo de técnicas de sabiduría, que había adquirido un inmenso tesoro en su diafragma; cuando ponía en tensión toda la fuerza de su diafragma, sin esfuerzo alcanzaba a visualizar en detalle las cosas de diez o veinte generaciones de hombres”.

La purificación se consigue a través de la reencarnación y es la prueba de que, no es el azar o el destino (Homero y Hesíodo), sino un poder supremo, el que rige el orden del mundo. Este argumento lo empleará Platón para desarrollar su propia teoría del alma y a partir de ahí, una doctrina política para volver a instaurar el orden en la Grecia del momento.

La inmortalidad del alma en Platón en el Fedro

Para Platón el alma es aquella que da vida y movimiento a los cuerpos de los seres vivos. En el casos de los seres humanos, el alma es un principio divino e inmortal, gracias al cual, es posible el conocimiento y la vida virtuosa.

Platón distingue en el alma humana tres partes en el alma humana:

  • Alma Racional. Es la parte más excelente del ser humano, inmortal y en relación con la divinidad. Por lo tanto, es la que faculta al individuo para llegar a conocer la verdad y el bien.
  • Alma Irascible. Esta es la parte del alma que se relaciona con el valor.
  • Alma Concupiscible. Es la parte mortal del alma humana responsable de los deseos y pasiones.

En el "mito del carro alado" el auriga representa al alma racional. Es la parte suprema del ser humano, se identifica con la razón y lo capacita para el conocimiento y para actuar conforme a su mayor virtud, esto es, el bien y la justicia. Es un principio que se relaciona con la divinidad y es inmortal. La sitúa en la cabeza (el cerebro). En la polis serían los gobernantes.

El caballo bueno y dócil, es el alma irascible, y como sigue las instrucciones del auriga, puede dirigirse al mundo de las ideas y contemplar la Idea de Bien. Al alma irascible le corresponde la voluntad, el valor y la fortaleza No queda claro si esta parte es inmortal o no. La sitúa en el pecho (el corazón). Los guerreros en la polis.

Y por último, está la parte concupiscible, que viene representada por el caballo malo, el que quiere dirigirse al mundo físico, desoyendo las instrucciones del auriga. Esta parte se relaciona con el cuerpo, con el placer y los deseos, y a ella le corresponde la templanza. Al estar ligada la cuerpo, muere con el. La sitúa en el abdomen (el hígado). Serían los campesinos y comerciantes.

La teoría de la inmortalidad del alma en el Fedón

La Teoría de la inmortalidad del alma de Platón está expuesta principalmente en el Fedón, el Menón, el Timeo y la República. A continuación te ofrecemos sus conocidos argumentos expuestos en el Fedón:

  1. Si se parte de la existencia de los contrarios (derivados de la misma materia que su opuesto), ya que la vida produce la muerte, se puede pensar, que la muerte produce la vida. Es por tanto, un proceso en círculo sin fin.
  2. Existe en el ser humano un conocimiento “a priori” que no pertenecen al mundo físico, y por lo tanto, han de venir de una vida anterior. Un ejemplo lo encontramos en las matemáticas, que permita a las personas enunciar sus verdades, aun sin haber sido educados para hacerlo. Esto es porque aprender, no es más que recordar lo que el alma ya sabía.
  3. El alma tiene un carácter divino y espiritual, gracias al cual puede llegar a ver las formas del mundo inteligible, que no pueden ser percibidas por los sentidos.
  4. El alma, nunca llega a morir, no consume su energía a lo largo de muchas vidas, porque el alma es una forma, y por lo tanto, no admite oposición, esto es, la muerte. Así pues, el alma sobrevive al cuerpo tras la muerte, no perece con el.
  5. El alma es indestructible. Ningún mal puede destruir el alma, de la misma forma que tampoco lo hacer con el un hombre malo, pues tan solo uno bueno es capaz de destruirlo.
  6. El alma es el principio de movimiento, y por lo tanto, nadie ha podido crearla, ya que de ser así, carecería de tal cualidad, y tampoco puede ser destruida, porque de lo contrario, al ser el origen de todo dinamismo, acabaría todo.

Parece que Platón, creía en la vida del alma después de la muerte, que estaría en relación a la vida que se hubiera llevado en la tierra, que para Platón, igual que para su maestro Sócrates, no sería más que una preparación para la muerte.

Con esto terminamos nuestro resumen de la inmortalidad del alma en Platón. Esperamos que la hayas comprendido y te haya servido nuestra lección.

La inmortalidad del alma en Platón: resumen - La teoría de la inmortalidad del alma en el Fedón
Imagen: Slideshare

Si deseas leer más artículos parecidos a La inmortalidad del alma en Platón: resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Platón (S. IV a.c). Fedón. Ed. Gredos. 2014

Platón (S. IV a.c). Fedro. Ed. Gredos. 2014

Más lecciones de Filosofía Antigua
Lección 35 de 61
La inmortalidad del alma en Platón: resumen
La inmortalidad del alma en Platón: resumen

Pregunta al profesor sobre La inmortalidad del alma en Platón: resumen

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Mora
Hola! Queria saber que como se relaciona el Estado con el alma
La inmortalidad del alma en Platón: resumen
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideshare
1 de 2
La inmortalidad del alma en Platón: resumen

Volver arriba