menu
Compartir

Características de la filosofía renacentista

 
Por Rocío Rivas Martínez. 7 septiembre 2021
Características de la filosofía renacentista

En la clase de hoy vamos a estudiar las características de la filosofía renacentista. Una corriente intelectual que surgió en las ciudades del norte de Italia (Milán, Florencia y Venecia) en el S.XV y que se extendió por toda Europa en el S.XVI, como pensamiento predominante y rompedor con las tesis medievales. Además, la filosofía renacentista estuvo directamente ligada al nacimiento del Humanismo, el cual, dio lugar a la secularización del pensamiento y la expansión del la razón, la filosofía y la ciencia. ¿Quieres saber más sobre las características de la filosofía renacentista? Sigue leyendo esta lección porque en unProfesor te las explicamos.

Filosofía renacentista: resumen corto

El humanismo surgió en las ciudades estado del norte y centro de la Italia de finales del S.XIV y principios del S.XV. Desde allí, rápidamente (S.XV- XVI) se extendió por toda Europa y se configuró como el pensamiento predominante, rompiendo radicalmente con la corriente medieval imperante hasta el momento.

Asimismo, en esta corriente destacaron tres autores originarios: Francesco Petrarca (1304-1379) con su obra El Cancionero, Giovanni Boccacio (1313-1375) con su obra Decamerón y Dante Alighieri (1265-1321) con su obra La Divina Comedia. Y, poco después sobresaldrán otros, como: Lorenzo Valla (1407-1457), Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494), Erasmo de Rotterdam (1466-1536), Nicolás Maquiavelo (1469-1527), Tomás Moro (1478-1535) Juan Luis Vives ( 1492-1540), Michael de Montaigne (1532-1591) o Giordano Bruno (1548-1600).

Principales características de la filosofía renacentista

La filosofía renacentista supuso un antes y un después en la historia, ya que, puso las bases del actual pensamiento occidental. Además, destacó por las siguientes características:

Contexto de la filosofía del Renacimiento

El humanismo nace en un ambiente cosmopolita, en una sociedad burguesa y en un contexto urbano de gran esplendor económico, comercial y cultural. En concreto, se inserta en las florecientes ciudades estado del norte de Italia, las cuales, encuentran su referente, su identidad y su símil en las antiguas polis griegas y en la República romana. Precisamente, es por ello por lo que vemos un redescubrimiento de las obras y de la cultura clásica, omnipresente en el arte, la arquitectura, literatura y en la filosofía. La cultura grecorromana es idealizada hasta tal punto que este periodo recibe el nombre de Renacimiento, en referencia a la recuperación de un pasado esplendoroso tras un lapso de tiempo en tinieblas (Edad Media).

Además, su nacimiento y expansión fue en paralelo con el desarrollo de las universidades, el nacimiento de la imprenta y a la producción de obras en lenguas vernáculas, siendo el conocimiento más accesible para la mayoría de la población.

Laicismo y secularización

Otra de las características de la filosofía renacentista la hallamos en la progresiva secularización de la sociedad y el rechazo hacia el orden social en función de la doctrina teológica (teocracia). Se busca así una sociedad más diversificada y autónoma.

Igualmente, esta secularización y laicismo, tuvo como consecuencia la negación de la trascendencia teológica-religiosa (inmantentismo), la laicización del saber y la ruptura con el dominio/control religioso del saber= libertad de investigación, desarrollo científico frente a la teología y defensa de la libertad de pensamiento. Tal y como, defendió repetidamente el filósofo Giordano Bruno (1548-1600).

Asimismo, todo ello llevó a la caída y cuestionamiento del pensamiento predominante en la Edad Media, el aristotelismo, al desarrollo de la razón y del pensamiento crítico frente al pensamiento religioso y dogmático medieval.

El hombre frente a Dios

El nacimiento de la filosofía renacentista llevó a la desintegración del pensamiento teocéntrico (Dios el centro) y la imposición del modelo antropocéntrico. Así, el ser humano es el centro del universo y la creación más perfecta de Dios y de la naturaleza (espeicismo). El antropocentrismo se impone al teocentrismo imperante en el Medievo (Santo Tomás de Aquino).

Ahora el ser humano pasa a un primer plano: se exaltan sus cualidades, se establece que está plenamente capacitado, que es libre, que no tiene límite intelectual y que es dueño de su destino (autonomía moral). Es decir, pasa a ser el protagonista, tal y como nos muestra Michael de Montaigne (1533-1592) en su obra Ensayos o el pensamiento antropológico de Giordano Bruno.

Método científico y la revolución científica

La apuesta por el método científico es otra de las características de la filosofía renacentista. Vinculado a la difusión del pensamiento racional, surge una gran curiosidad por la ciencia, la cual, impulsó el desarrollo del método científico y la revolución científica. El cientifismo se impone como ideal de conocimiento y de progreso para la humanidad.

De esta forma, se dieron numerosos avances en medicina, biología, física, anatomía y astronomía. En este sentido, destacó la defensa del modelo heliocentrista de Nicolás Copérnico (1473-1543) y Galileo Galilei (1563-1642) en Sidereus nuncius (1610), el apoyo de Giordano Bruno a la relatividad del movimiento y el atomismo y el desarrollo de René Descartes (1596-1650) de una metodología para el estudio de las ciencias naturales en El discurso del método.

“Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas. Descartes”

Reflexión sobre la política y el Estado

Al establecerse que el individuo es un ser autónomo, también se defiende la idea de que a nivel político no debe ser tutelado, es decir, la autonomía política. Así, grandes pensadores como Leonardo Bruni (1369-1444) y Nicolás Maquiavelo (1469-1527), reflexionarán sobre el modelo de Estado y la política.

El primero lo hará en Historia del pueblo florentino (1473), en donde defiende el Estado popular como el gobierno perfecto (los individuos participan activamente). El segundo, en su obra El príncipe (151371532) analiza todos los tipos de gobierno, la forma de gobernar del gobernante y las características que debe tener un buen líder político.

“Nuestra forma de gobernar el Estado apunta a lograr la libertad y la igualdad para todos y cada uno de los ciudadanos. Porque es igualitaria en todos los aspectos, es llamada gobierno popular. Bruni”

El desarrollo del arte

Otra de las características de la filosofía renacentista fue el estudio del arte: la proporción espacial, la luz, la anatomía, la simetría… Así como, su desarrollo a expensas del mecenazgo de grandes familias o cortes (Medici, Sforza, Francisco I de Francia, el papado…). Destacando las obras de Sandro Botticelli (1445-1510), Leonardo da Vinci (1452-1519) o Miguel Ángel (1475-1564).

Características de la filosofía renacentista - Principales características de la filosofía renacentista

Si deseas leer más artículos parecidos a Características de la filosofía renacentista, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía

Reale, G y Antiseri, D. Historia de la Filosofía (Vol.II). Ed. Herder, 2010

Más lecciones de Filosofía Moderna
Lección 5 de 75
Características de la filosofía renacentista
Características de la filosofía renacentista

Pregunta al profesor sobre Características de la filosofía renacentista

¿Qué te ha parecido el artículo?
Características de la filosofía renacentista
1 de 2
Características de la filosofía renacentista

Volver arriba