Compartir

Leibniz: pensamiento filosófico

 
Por Paula Rodríguez. 20 marzo 2020
Leibniz: pensamiento filosófico

En esta lección de unPROFESOR te explicamos el pensamiento filosófico de Leibniz, pensador formado en todos los campos de conocimiento y reconocido como el «último genio universal». Este filósofo hizo importantes contribuciones a la metafísica, epistemología, lógica, filosofía de la religión, matemática, física, geología, jurisprudencia e historia. Admirado por Diderot, filósofo contrario al pensamiento de Leibniz, y criticado por Voltaire, que lo acusaba de ser demasiado optimista. El desprecio que sentía hacia él queda reflejado en su obra “Cándido”. El libro, en tono burlesco, cuenta las aventuras de Cándido, que como Leibniz, cree «todo sucede para bien en este, el mejor de los mundos posibles» y esa idea, le lleva, irremediablemente, al fracaso.

Características del pensamiento filosófico de Leibniz

El pensamiento filosófico de Leibniz se encuentra resumido en sus diversas publicaciones póstumas. En vida, solo publicó la Théodicée una obra de corte teológico- filosófico. Su artículo “Nuevo sistema de la naturaleza y comunicación de las sustancias, supuso su entrada en el campo de la filosofía.

Más tarde, escribe sus “Nuevos ensayos sobre el entendimiento humano”, donde comentaba la obra de Locke, “Ensayo sobre el entendimiento humano”. Pero también fue publicada después de su muerte. Otra obra fundamental es “La Monadología”, otra de sus obras importantes, y posiblemente, la que mejor resume su filosofía. En el libro, pretende fundamentar una metafísica de las sustancias simples, a partir de las mónadas, o átomos formales que son metafísicos, y no físicos.

Leibniz está fuertemente influenciado por Spinoza, Francisco Suárez, Descartes, Huygens, Newton y Boyle, si bien, desde perspectivas diferentes.

Principio de razón suficiente

En su Théodicée, nos encontramos parte del pensamiento filosófico de Leibniz. El filósofo afirma que todo ocurre porque existe una razón suficiente para que suceda así, y no de otra manera. Es decir, que si algo de lo que acontece en la vida, le parece malo al ser humano, es simplemente porque desconoce las causas que provocaron tal acontecimiento. Porque si una persona conoce las causas de los hechos, es capaz de dar una razón suficiente por la que esos hechos, han tenido que ser así y no de otro modo. Así pues, lo primero es preguntarse por qué hay algo y no más bien nada, ya que esta última es más simple y más fácil que algo. Las cosas, existen y por lo tanto, es necesario que exista una razón suficiente para ello.

Ahora debemos remontarnos a la metafísica, sirviéndonos del gran principio por lo común poco empleado, que afirma que nada se hace sin razón suficiente, es decir que nada sucede sin que le fuese imposible a quien conociera suficientemente las cosas, dar una razón que sea suficiente para determinar por qué es esto así y no de otra manera. Enunciado el principio, la primera cuestión que se tiene derecho a plantear será: por qué hay algo más bien que nada. Pues la nada es más simple y más fácil que algo. Además, supuesto que deban existir cosas, es preciso que se pueda dar razón de por qué deben existir de ese modo y no de otro” Gottfried Leibniz. Principios de la naturaleza.

El principio de razón suficiente se complementa con el principio de no contradicción, que se aplica a los enunciados de hecho.

El principio de razón suficiente es el fundamento de toda verdad, mediante el cual es posible determinar si una proposición es verdadera o no, algo imposible de conocer sin una razón suficiente. Y si todo lo que ocurre es porque existe una causa para que así suceda, si todo tiene una razón de ser, entonces, es posible saber lo que ocurrirá en el futuro. Esta es la base de la ciencia empírica.

El pensamiento filosófico de Leibniz se sintetiza en el siguiente aforismo:

En el mejor de los mundos posibles la naturaleza no da saltos y nada sucede de golpe”. Y esto estaría directamente relacionado con el problema de la continuidad y divisibilidad de la materia.

Leibniz: pensamiento filosófico - Principio de razón suficiente

Las mónadas

Probablemente, su contribución más importante a la metafísica. Leibniz expone su teoría de las mónadas, en la Monadología. Las mónadas son átomos metafísicos, equivalentes a los átomos físicos, y son los elementos últimos del universo.

Las mónadas son “formas del ser substanciales”, eternas, indivisibles, individuales, sujetas a leyes, no se comunican entre ellas y cada una es un reflejo de todo el universo en una “armonía preestablecida”. Son sustancias simples, sin extensión, el primer accidente de la materia, y cada una de ellas es una sustancia espiritual, con apetitos.

Leibniz: pensamiento filosófico - Las mónadas
Imagen: Slideshare

Existencia de Dios por Leibniz

Para conocer el pensamiento filosófico de Leibniz también dbeemos conocer sus 4 argumentos para demostrar la existencia de Dios:

1. El argumento ontológico

Así, sólo Dios (o el Ser necesario) goza del siguiente privilegio: es preciso que exista, si es posible. Y como nada puede impedir la posibilidad de lo que no tiene ningún límite, ninguna negación, y, por consiguiente, ninguna contradicción, esto solo basta para conocer la Existencia de Dios a priori…”(Monadología).

2. El argumento cosmológico

"¿Por qué hay algo en lugar de nada? La razón suficiente [...] se encuentra en una sustancia que [...] es un ser necesario que lleva la razón de su existencia dentro de sí mismo? ". (Monadología).

3. El argumento de las verdades eternas

"Las verdades eternas no tienen en sí mismas la razón de su existencia y, por tanto, ésta debe buscarse en el Ser Supremo. [...] La razón suficiente de las verdades eternas es Dios mismo, ya que el conjunto de todas ellas no es otra cosa que el propio entendimiento divino". (Monadología).

4. El argumento de la armonía preestablecida

El mundo y cada una de las criaturas que lo componen se desarrollan con sus propias fuerzas, pero estas últimas fueron creadas y elegidas por Dios de modo necesario para preestablecer la mejor organización del mundo".(Monadología).

Leibniz: pensamiento filosófico - Existencia de Dios por Leibniz

El optimismo

Leibniz no entiende el optimismo como contrario al pesimismo, sino más bien como óptimo y desarrolla este concepto en la Teodicea, una obra con la que trata de justificar todos los males del mundo, siendo el mundo donde vivimos, el mejor de los mundos posibles. Y también el más equilibrado, porque fue creado por un Dios perfecto, que ordena el mundo de manera matemática.

Por lo tanto, cuando Leibiniz habla de “mejor” no lo está haciendo en el sentido moral, sino matemático.Entre todos los mundos posibles, Dios, ha determinado que el mundo, con toda su variabilidad y homogeneidad, es el mejor de los mundos posibles.

Voltaire, haciendo burla de la teoría de Leibniz, escribe Cándido, una obra donde el Dr. Pangloss, representa a Leibniz y cada vez que le sucede una desgracia, repite lo mismo: que vivimos en el “mejor de los mundos posibles”.

Si deseas leer más artículos parecidos a Leibniz: pensamiento filosófico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Filosofía.

Bibliografía
  • Leibniz, G. W. La Monadología. Ed. Rama Publishing Company. 1998
  • Leibniz, G. W. La Teodicea. Ed. Good Press. 2019
Más lecciones de Filosofía Moderna
Lección 22 de 55
Nuevo
Leibniz: pensamiento filosófico
Leibniz: pensamiento filosófico

Pregunta al profesor sobre Leibniz: pensamiento filosófico

¿Qué te ha parecido el artículo?
Leibniz: pensamiento filosófico
Imagen: Slideshare
1 de 4
Leibniz: pensamiento filosófico

Volver arriba