Compartir

Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos

 
Por Marta Hernando. 24 diciembre 2019
Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos

La literatura busca modos de adornar el lenguaje para lograr que las palabras transmitan más allá de su significado. En esta lección de unPROFESOR queremos hablarte sobre aquellas expresiones utilizadas en textos, ya sean estos en prosa o en verso, que no se utilizan en el lenguaje común ya que realizan cambios en la estructura de la frase o añaden y eliminan palabras por el simple hecho de buscar la belleza. Queremos mostrarte qué son los recursos gramaticales con ejemplos.

Recursos gramaticales más usados

A la hora de escribir literatura es frecuente encontrarnos con frases o modos de expresión que no utilizamos en el habla convencional. Es decir, muchos autores, se basan en estos recursos para dar una mayor belleza a sus escritos haciendo que estos sean más expresivos. La única finalidad de este tipo de recursos es estética ya que en la mayoría de las ocasiones se centran en la modificación de las estructuras de la oración, en la supresión, la adición de palabras o la repetición. Vamos a ver qué recursos gramaticales existen y algunos ejemplos de ellos.

Hipérbaton

Es una alteración del orden natural sintáctico de una oración. Fue un recurso muy utilizado en el siglo XV en la prosa latinizante y en el Barroco. Dentro de él podemos encontrarnos con distintos tipos:

  • Tesis: intercala una palabra entre dos elementos de otra que es compuesta.
  • Paréntesis: introduce una frase o interjección con una entonación distinta.
  • Anástrofe: la preposición se coloca detrás del sustantivo al que acompaña.
  • Histerología: cambia el orden de las palabras y expresa en primer lugar lo que debería ir después.

Veamos un ejemplo de Soledades de Garcilaso de la Vega:

Donde espumoso el mar siciliano

el pie argenta de plata al Lilibeo

pálidas señas cenizoso un llano

del duro oficio da

Epíteto

El epíteto es un adjetivo calificativo o participio. Su función es la de resaltar alguna de las cualidades del sustantivo que lo acompaña. Esta cualidad es inherente al nombre, es decir, no aporta ninguna información adicional que ayude a definir o describir el concepto al que se está refiriendo. A través del epíteto el autor busca marcar más el significado descriptivo. Para que puedas verlo de forma clara, aquí te proponemos unos ejemplos:

La blanca nieve cubría las cumbres.

El fuego caliente de la chimenea.

El frío hielo de aquellas tierras.

El mar azul en las costas de tu hogar.

Paralelismo

Este recurso se utiliza sobre todo en la retórica y es un recurso estilístico que consiste en la repetición de estructuras sintácticas que son iguales o similares. En Los Placeres Prohibidos, Luis Cernuda lo utilizaba así:

Más allá de la vida

quiero decírtelo con la muerte;

Más allá del amor,

quiero decírtelo con el olvido.

Anáfora

La anáfora es una repetición consciente de una misma palabra o grupo de palabras al principio de diferentes versos o enunciados cuando se trata de un texto en prosa. Ayuda a dar sonoridad y ritmo al texto y es muy eficiente en la oratoria gracias a que se trata de un recurso retórico. Miguel Hernández utilizó este recurso en su Elegía:

Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

Derivación

Con el objetivo de hacer el texto mucho más atractivo, el autor busca la combinación de distintas palabras que sean derivas entre sí. Es decir, que todas ellas tengan un mismo lexema o raíz. Lo podemos ver muy claro en el siguiente ejemplo:

¿Cómo quieres que te quiera si el que quiero que me quiera no me quiere como quiero que me quiera?

Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos - Recursos gramaticales más usados
Imagen: Slideshare

Otros recursos gramaticales muy populares

Además de los recursos gramaticales anteriores y que son los más usados, también existen otros que, aunque menos conocidos, también son habituales en los textos literarios. Son los siguientes.

Epanadiplosis

Se basa en la repetición de una palabra o un grupo de palabras al principio y al final de un verso de manera que la frase empieza y acaba de la misma forma. Se busca con ello una mayor sonoridad y belleza para el lector. En el Romance del Duero escrito por Gerardo Diego, podemos encontrar un ejemplo de epanadiplosis:

Palabras de amor, palabras.

Polisíndeton

Este recurso repite de forma consciente más conjunciones de las que debería, repite la misma con el objetivo de unir distintas palabras, sintagmas u oraciones. Con ello se busca pausar el texto, haciéndolo más reflexivo y lento. Esta canción de Joaquín Sabina es un claro ejemplo de Polisíndeton:

Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una y las dos y las tres…

Asíndeton

Se utiliza cuando se quiere dotar al texto de una expresión más rápida, dinámica, ágil y fluida. Para ello se recurre a la eliminación de las conjunciones o nexos entre distintas palabras para lograr intensificar aun más el mensaje. Esta figura se usó mucho durante el Romanticismo debido a la pasión que transmite, veamos un ejemplo en el poema La pereza de Gustavo Adolfo Bécquer:

¡Trabaja, muévete, agítate para comer!

¡Da a esa bomba, suda, afánate para coger el aire que has de respirar! [...]

¡Qué casta, qué misteriosa, qué llena de dulce pudor es siempre la pereza del hombre!

Anadiplosis y concatenación

Es un recurso que consiste en la repetición de la misma palabra al final de un verso y comienzo del siguiente. Puede ser una sola palabra o un grupo de estas. De esta forma, el autor da más agilidad al poema para que sea más fácil de leer. Podemos encontrar un ejemplo en este poema de Miguel Hernández:

Mi sien, florido balcón

de mis edades tempranas,

negra está, y mi corazón,

y mi corazón con canas.

La concatenación, por su parte, también se basa en el mismo recurso pero se utiliza solo en prosa.

Complexión

Este recurso aparece cuando en el texto el autor ha plasmado una sucesión de epiforas y anáforas para lograr resaltar la belleza del mismo. Es un recurso poco utilizado, pero aquí puedes ver un ejemplo de Rafael Alberti:

El mar. La mar.

El mar. Sólo la mar

Epifora

Repite una o varias palabras al final de varios versos o frases. Su objetivo es buscar sonoridad aunque dificulte la comprensión del lector. Por otro lado busca sorprenderle debido a que se utiliza muy poco dentro de la literatura. Este ejemplo de Luis Cernuda, lo ilustra muy bien:

No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

Ya conoces los recursos gramaticales con ejemplos, si quieres seguir conociendo más sobre Literatura no dejes de visitar nuestras secciones en las que encontrarás más lecciones como está y muchas cosas más.

Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos - Otros recursos gramaticales muy populares
Imagen: Slideshare

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conceptos literarios.

Más lecciones de El texto literario
Lección 23 de 33
Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos
Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos

Pregunta al profesor sobre Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideshare
1 de 3
Qué son los recursos gramaticales – con ejemplos

Volver arriba