Compartir

Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!

Por Marina Maza. Actualizado: 18 septiembre 2018
Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!

Los recursos literarios son maneras de utilizar los elementos lingüísticos para dotar al mensaje de mayor belleza y expresividad. Por norma general, los recursos literarios son abundantes en las composiciones literarias y poéticas, no obstante, también encontramos algunos ejemplos de figuras literarias utilizadas a diario en el lenguaje coloquial.

Una de las figuras estilísticas más recurrentes a lo largo de la literatura es la anáfora. En esta lección de unPROFESOR vamos a estudiar la anáfora como recurso literario con ejemplos para que entiendas mejor el uso de este elemento lingüístico.

Introducción al concepto de ANÁFORA

La palabra "anáfora" procede del griego y significa "repetición o similitud". En el ámbito lingüístico, el vocablo "anáfora" se relaciona con un mecanismo lingüístico que une un término con otro que previamente ha aparecido en el discurso y se conoce con el nombre de antecedente.

Sin embargo, en el ámbito de la retórica y la literatura, la anáfora se asocia con un tipo de figura literaria que se basa en la repetición de una o más de una palabra al inicio de un verso. En esta lección veremos cómo funciona la anáfora a través de algunos ejemplos extraídos de textos literarios.

En este otra lección de unPROFESOR te damos algunos ejemplos de anáfora para que entiendas mejor este recurso literario.

Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos! - Introducción al concepto de ANÁFORA

Anáfora como recurso literario

Como hemos dicho antes, la anáfora es la repetición de las palabras de un verso en el siguiente. De esta forma, puede volver a usarse una única palabra, como en el siguiente ejemplo de Rubén Darío:

Hora de ocaso y de discreto beso;

hora crepuscular y de retiro;

hora de madrigal y de embeleso...

O bien dos o más palabras juntas, como podemos observar en los versos que siguen, del poeta Miguel Hernández:

Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta

no perdono a la tierra ni a la nada.

Como recurso literario, la anáfora se utiliza para dotar al texto literario de mayor sonoridad, aportando así un ritmo especial a la composición literaria. Dentro de la clasificación de recursos literarios, la anáfora pertenece al grupo de figuras de dicción, que son aquellas que se caracterizan por modificar la composición de las palabras de los versos.

Otras figuras de dicción son: la paronomasia, el paralelismo, el quiasmo, el retruécano, la elipsis o el hipérbaton, entre otras.

En esta otra lección de unPROFESOR te descubrimos un listado de los recursos literarios en español.

Ejemplos de anáfora

Una vez que hemos repasado el concepto de anáfora como recurso literario, a continuación ejemplificamos nuestra explicación con los siguientes fragmentos literarios en los que se pueden encontrar varios ejemplos de anáforas:

Poema de Quevedo

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado.

Era un reloj de sol mal encarado,

érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba,

era Ovidio Nasón más matizado.

Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce Tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,

muchísimo nariz, nariz tan fiera

que en la cara de Anás fuera delito.

Poema de Pablo Neruda

Como aguas vacilantes,

como el otoño en hojas,

como en sangre

Poema de Mario Benedetti

Porque te tengo y no

porque te pienso

porque la noche está de ojos abierto

porque la noche pasa y digo amor

porque has venido a recoger tu imagen

y eres mejor que todas tus imágenes

porque eres linda desde el pie hasta el alma

porque eres buena desde el alma a mí

porque te escondes dulce en el orgullo

La anáfora no solo aparece en poemas sino también en obras literarias escritas en prosa, como en el siguiente fragmento extraído del cuento El Aleph de Jorge Luis Borges:

Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto.

Si deseas leer más artículos parecidos a Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conceptos literarios.

Más lecciones de El texto literario
Lección 8 de 25
Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!
Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!

Pregunta al profesor sobre Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!

¿Qué te ha parecido el artículo?
Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!
1 de 2
Recurso literario: Anáfora - ¡Con ejemplos!

Volver arriba