Compartir

Las Meninas de Picasso – Análisis

Por Juana Moreno. Actualizado: 28 junio 2018
Las Meninas de Picasso – Análisis

Picasso fue siempre un gran admirador de Diego Velázquez. Cuando este contaba con tan solo 13 años de edad, en el viaje que realizó desde Málaga a La Coruña, visitó por primera vez el Museo del Prado del que que diría, años más tarde acabó convirtiéndose en el director. En esa visita, el cuadro de las Meninas le llamó tanto la atención que desde entonces tuvo clara una decisión en su vida: hacer su propia versión de las Meninas. A continuación, en esta lección de unPROFESOR vamos a realizar un pequeño análisis sobre las Meninas de Picasso, una serie de cuadros que el artista llevo a cabo en el año 1957.

Las meninas de Picasso – Información general

Las Meninas de Velázquez es única, en el sentido de que tan solo es una obra. Todo lo contrario, pasa con Las Meninas de Picasso pues se trata de una serie compuesta por un total de 58 cuadros que Pablo Picasso realizó entre los meses de agosto y diciembre del año 1957.

De ese total, tan solo 45 son interpretaciones de la obra de Velázquez, el resto corresponde a nueve escenas de pichones que son los que el veía desde una de las ventanas de su taller, tres escenas paisajísticas y un retrato de Jacqueline.

Durante esos cuatro meses, Pablo Picasso llevó a cabo un gran estudio exhaustivo recreando y reinterpretado uno de los cuadros más famosos que nos ha dado la historia del arte, Las Meninas de Velázquez. Por aquel entonces, se encontraba veraneando en una de sus casas que se encontraba a las afueras de Cannes (Francia) y, para ello, habilitó un nuevo estudio diferente a donde solía pintar, en la segunda planta.

Un día antes de realizar la que sería su primera obra, el 16 de agosto de 1957, hizo un dibujo preparatorio que actualmente se puede ver en el Museo Picasso de Barcelona, donado en 2009 por su hija Catherine. También encargó, para tener siempre presente la pintura, una ampliación fotográfica de las Meninas de Velázquez, en blanco y negro.

El ritmo que siguió para la realización de dichas obras fue irregular pero intenso, es decir, podía pasarse varios días sin pisar el taller pero de repente venirle a inspiración y realizar dos obras en un mismo día, eso sí, las dató minuciosamente una por una, de ahí, que sepamos que la primera obra en hacer fuese terminada el 17 de agosto de 1957 y la última el 30 de diciembre de 1957.

La técnica para cada una de ellas, es la misma: óleo sobre tela. Y las medidas son variables pues nos podemos encontrar lienzos de grandes formatos, es decir, de 194 cm por 260 cm, y otros más pequeños de 18 cm por 14 cm.

Para terminar, decir que se trata de la única serie del pintor conservada al completo en el Museo Picasso de Barcelona. Picasso la donó al museo en mayo de 1968 en honor a la memoria de Jaime Sabartés, un gran amigo suyo, y secretario de dicha institución.

En esta otra lección te ofrecemos una biografía resumida de Picasso.

Las Meninas de Picasso – Análisis - Las meninas de Picasso – Información general
Imagen: Blog Museu Picasso

Las Meninas de Picasso, comentario de un experto

Vamos ya a entrar en el análisis sobre las Meninas de Picasso más profundo y técnico.

Picasso, a lo largo de su carrera artística, siempre contó con artistas que les resultó ser fuente de su inspiración: Degas, Goya, Ramón Casas, Velázquez… fueron algunos de ellos. A la hora de realizar sus Meninas, Picasso en ningún momento quiso hacer una copia de la obra original, sino más bien una reinterpretación de la misma, estableciendo así una síntesis entre lo que en su día fue la tradición clasicista y ahora el cubismo.

Y es que, tanto la composición, como el volumen y la atmósfera se va a respetar de la obra original; en cambio, los personajes, así como los objetos plasmados son los que verán sufrir esa reinterpretación propia del estilo del que él fue el creador, el cubismo.

Como ya hemos comentado anteriormente, la serie está compuesta por un total de 58 obras de las cuales 45 estaban basadas en esa interpretación del cuadro de Velázquez, ahora bien, de esas 45, 21 están tratadas de manera conjunta, 14 solo y exclusivamente a la Infanta Margarita, 5 a Isabel de Velasco y los cinco restantes a María Agustina de Sarmiento.

En la primera obra, por ejemplo, representó a todos los personajes que aparecen en el óleo de Velázquez, siendo la pintura más grande después del Guernica, y precisamente será de este último cuadro del que haga uso de la misma técnica, la grisalla, por lo que esta primera versión de las Meninas, se reducen a tonalidades negras y grisáceas.

También va a innovar en el tema del formato y la paleta y es que Picasso, optó por diferentes formatos centrándose también en lo que iba a representar, pues si solo se iba a representar a un solo personaje, el formato de este era más pequeño, de ahí la variedad en cuanto a las medidas de los lienzos. Otra cosa fue la de optar por formatos apaisados que se contraponían con el lienzo de Velázquez, que era vertical.

En cuanto a la paleta también veremos una gran variedad pues mientras en el de Velázquez vemos un lienzo regido por unas tonalidades terrosas, Las Meninas de Picasso van desde representaciones en blanco y negro, como ya hemos hecho referencia en la versión primera, y poco a poco irán ganando en variedad cromática, eso sí, dejando claro mediante la representación de colores monocromos, planos y puros, la influencia de una de las características más importantes del cubismo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las Meninas de Picasso – Análisis, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia.

Más lecciones de Historia del Arte
Lección 44 de 51
Las Meninas de Picasso – Análisis
Las Meninas de Picasso – Análisis

Pregunta al profesor sobre Las Meninas de Picasso – Análisis

¿Qué te ha parecido el artículo?
Las Meninas de Picasso – Análisis
Imagen: Blog Museu Picasso
1 de 2
Las Meninas de Picasso – Análisis

Volver arriba