Compartir

Género dramático: características y ejemplos

Por Elia Tabuenca, Filóloga hispánica - UNED. 7 enero 2020
Género dramático: características y ejemplos

Dentro de los géneros literarios que existen, el dramático es uno de los más importantes y, también, uno de los más antiguos. El origen del teatro se remonta a la Antigua Grecia y, por ello, este género cuenta con un gran legado a sus espaldas y con una amplia cantidad de dramaturgos que han marcado época: Homero, Shakespeare o Lope de Vega son solo algunos de los nombres más destacados del sector. En esta lección de unPROFESOR queremos descubrirte las características del género dramático y sus ejemplos para que conozcas mejor todos los elementos que hacen que un texto sea considerado dramático.

Qué es el género dramático

Dentro de la literatura, existen diferentes géneros literarios que se han ido cultivando a lo largo de la historia. El género dramático es uno de ellos y, de hecho, es uno de los más importantes ya apareció de la mano de una de las primeras civilizaciones del mundo: la Antigua Grecia. Pero... ¿qué es el género dramático?

Se trata de un tipo de texto literario que representa un momento o un conflicto que tiene lugar en la vida de los personajes que protagonizan la historia. Son textos que se caracterizan por el empleo del diálogo y en el que no existe la figura del narrador: la vida se sube al escenario para ser representada por actores y actrices que escenifican un momento concreto.

Por tanto, no es un género que esté pensado para ser leído sino que está pensado para ser interpretado. En el género dramático nos encontramos, por tanto, ante textos escritos para obras teatrales que pueden ser leídos pero que, ante todo, se crean para ser representados delante de espectadores. El diálogo entre los diferentes personajes es la herramienta usada para poder definir la personalidad de cada uno y conseguir narrar la historia de una forma activa donde abundan las acciones y apenas hay descripciones.

Se conoce como género dramático porque el "drama" es la palabra que se emplea para hacer referencia a las creaciones literarias en las que el dramaturgo relata hechos y acontecimientos que tienen lugar en un espacio/tiempo concreto. Los hechos suelen estar vinculados a diferentes conflictos que viven los seres humanos y se pueden explicar tanto con palabras, como con movimientos e, incluso, con la escenografía. Todo sobre el escenario cobra vida para contarnos lo que está sucediendo entre líneas.

Por tanto, la definición de género dramático es que se trata de un género literario que nos explica un suceso en concreto que tiene lugar en la vida de los personajes. Estos hechos pueden contarse de forma paródica, dramática, etcétera, pero con el diálogo y la acción como elementos clave.

Género dramático: características y ejemplos - Qué es el género dramático
Imagen: Brainly

Origen del género dramático

Vamos a hacer una breve incursión a los orígenes del teatro para, así, conocer la historia del género dramático, uno de los más antiguos que tenemos.

Se trata de un tipo de género que se originó en la Antigua Grecia. Al principio, estas creaciones estaban motivadas por rendir culto al Dios del vino y la alegría, Dionisio, por tanto, eran textos sagrados y festivos. Pero, con el tiempo, se fuero añadiendo algunos cambios a las composiciones y así fue como apareció el género dramático. De entre los autores más conocidos de aquella época destacamos a Sófocles, Esquilo y Eurípides. El drama también se cultivó durante la época del Imperio Romano teniendo a autores tan reconocidos en sus filas como Plauto o Séneca.

Sin embargo, durante la Edad Media el género dramático vivió un declive y, de hecho, apenas ningún autor escribió este tipo de obra literaria. No obstante, durante el XII en Europa se volvió a cultivar este género debido a que los autores empezaron a imitar a los clásicos. Esto hizo que aparecieran comedias escritas en latín y que, precisamente por ello, se representaban únicamente en espacio académicos o cultos como los monasterios, las universidades, las cortes, etcétera.

En España podemos hablar de la primera obra de teatro en castellano en el XII: "Auto de los Reyes Magos". Es un texto incompleto ya que le falta la parte final y se centra en la adoración de los Reyes Magos al Niño Jesús. Es una obra anónima pero se trata de la primera muestra del drama en lengua española y, de ahí, su importancia.

Género dramático: características y ejemplos - Origen del género dramático
Imagen: Slideshare

11 características del género dramático

Para comprender mejor cómo son los textos dramáticos, a continuación vamos a descubrirte las principales características del género dramático ya que, así, podrás aprender a identificar claramente este tipo de obra literaria. Aquí te dejamos una lista con las características más destacadas:

  1. Diálogo: en las obras dramáticas, la acción y la presentación de los personajes se explica mediante el uso del diálogo. Los personajes hablan entre ellos y, de esa conversación, podemos comprender mejor su psicología y su naturaleza.
  2. No hay narrador: otro elemento muy característico del drama es que no existe la figura del narrador. Todo se explica en boca de los personajes que, mediante sus interacciones en el transcurso de la obra, van contándonos todo lo que está sucediendo.
  3. La importancia de la acción: otra de las características del género dramático es que es un tipo de texto en el que los actos tienen igual o más importancia que las palabras. Los gestos de los personajes, las miradas, sus movimientos, etcétera, nos dan mucha información sobre su manera de ser y de ver el mundo.
  4. No hay descripciones: al ser un tipo de texto en el que predomina la acción, en el drama no hay lugar para las descripciones. La escenografía o la puesta en escena será la encargada de reflejar cómo es el espacio o la época en la que nos encontramos. Y, el resto, se deberá leer entre líneas con todo lo que se representa sobre el escenario.
  5. Profesionales del teatro: a diferencia de otros géneros literarios, en el caso del drama es importante la existencia de otros profesionales, además del dramaturgo, para que la obra se pueda disfrutar de forma completa. Actores, directores, técnicos de luz y de sonido, productores, etcétera, son algunos de los profesionales que suelen formar parte de las representaciones.
  6. Para ser representado: los textos dramáticos son escritos, no para ser leídos, sino sobre todo para ser representados. Aunque se pueden leer, el objetivo del dramaturgo es la llevada a escena de la obra.
  7. Temas universales: de forma habitual, las obras teatrales suelen hablar sobre temas universales que conciernen al ser humano (el amor, la venganza, las injusticias sociales, etcétera). Son obras que tienen un objetivo de comunicación y que, por tanto, se escriben para lanzar un mensaje o una idea.
  8. Verso o prosa: aunque hoy en día el drama se suele escribir en prosa para, así, reflejar mejor la vida real de las personas, lo cierto es que durante el Siglo de Oro se escribía en verso. Lope de Vega fue uno de los autores más importantes de esta época en España ya que con su Arte Nuevo de Hacer Comedias consiguió actualizar el género y hacer que se convirtiera en todo un acontecimiento social.
  9. Acotaciones: otra de las características del género dramático es que se trata de un tipo de texto que cuenta con acotaciones, es decir, indicaciones que el dramaturgo da a los actores o al director para que la puesta en escena pueda hacerse tal y como tiene en mente. Estas acotaciones informa sobre las entradas de los personajes, el espacio en el que se encuentran, la vestimenta que llevan, etcétera.
  10. Estructura: las obras dramáticas, a diferencia de otros géneros literarios, se dividen en Actos. Y, cada acto, cuenta con diferentes escenas que se diferencian según vaya avanzando la trama.
  11. Subgéneros: nos encontramos con que los subgéneros del género dramático más importantes son la comedia, la tragedia y la farsa.
Género dramático: características y ejemplos - 11 características del género dramático
Imagen: Slideplayer

Ejemplos del género dramático

Hay muchas obras que son ejemplos del género dramático como, por ejemplo, Romeo y Julieta, Edipo Rey, Fuente ovejuna, La casa de Bernarda Alba, etcétera.

Estos textos, aunque se pueden leer, se suelen disfrutar más cuando se va a un teatro y se ve la representación de la obra. Cuando veas el texto, te darás cuenta de que se presentan con una forma muy particular y con elementos propios como son los Actos, las Escenas, las acotaciones y las intervenciones de los personajes en forma de diálogo.

Te dejamos una imagen adjunta de un ejemplo de género dramático para que veas cómo suelen ser este tipo de texto cuando se lee de forma escrita.

Género dramático: características y ejemplos - Ejemplos del género dramático
Imagen: Tramody

Si deseas leer más artículos parecidos a Género dramático: características y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conceptos literarios.

Bibliografía
  • Vicario, M. M. (2000). Los géneros dramáticos (Vol. 124). Editorial Fundamentos.
  • Castagnino, R. H. (1981). Teorías sobre texto dramático y representación teatral. Editorial Plus Ultra.
  • Regueiro, J. M. (1990). Los géneros dramáticos en el siglo XVI: El teatro hasta Lope de Vega.
Más lecciones de Géneros literarios
Lección 6 de 56
Género dramático: características y ejemplos
Género dramático: características y ejemplos

Pregunta al profesor sobre Género dramático: características y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
Su valoración:
Genesis Saraí
:v nu c que te scribir
Su valoración:
Fernando lópez maier
El género dramático es aquel que representa algún episodio o conflicto de la vida de los seres humanos por medio del diálogo de los personajes. Sus rasgos más característicos son el uso del diálogo y que no aparece la figura del narrador.
Génesis Saraí
Sabes más que io :U
Su valoración:
Marlene
Genero dramatico
Género dramático: características y ejemplos
Imagen: Brainly
Imagen: Slideshare
Imagen: Slideplayer
Imagen: Tramody
1 de 5
Género dramático: características y ejemplos

Volver arriba