Compartir

Platero y yo: resumen

 
Por Elia Tabuenca, Filóloga hispánica - UNED. 5 mayo 2020
Platero y yo: resumen

Una de las obras cumbre de la literatura española es Platero y yo, una maravilla de Juan Ramón Jiménez que nos narra con una lírica exquisita la vida de un burro llamado Platero. Se trata de una obra que está concebida como un retal de escenas cargadas de una prosa poética muy delicada y que nos relatan el día a día de este asno tan famoso dentro de la literatura en lengua castellana. En esta obra, el autor evoca los paisajes de Moguer, localidad rural donde vivió cuando era niño y cuyo paisaje se alinea a las emociones y sentimientos del narrador. En unPROFESOR vamos a descubrirte un resumen de Platero y yo, con sus personajes y una introducción a su autor, Juan Ramón Jiménez, uno de los escritores más aclamados de la literatura contemporánea.

También te puede interesar: El retrato de Dorian Gray: resumen

Introducción a Platero y yo de Juan Ramón Jiménez

Platero y yo es una de las obras más aclamadas de la literatura del XX. Su autor, Juan Ramón Jiménez, fue un poeta cuya carrera literaria comenzó con influencias del Modernismo literario pero que, con el paso del tiempo, fue configurando con un estilo propio e inolvidable. Aunque por su fecha de nacimiento se tendría que categorizar en la Generación del 14, lo cierto es que J.R. Jiménez fue más cercano a la Generación del 27, por sus ideas y su estética. Sin embargo, es un autor difícil de catalogar, ya que tiene un estilo propio y una personalidad muy llamativa.

Antes de empezar con el resumen de Platero y yo es importante que sepas que, aunque se presenta como un diario, lo cierto es que no es diario ni tampoco una autobiografía: es un compendio de diferentes escenas protagonizadas por Platero y que se sitúan en el mismo ambiente rural, en el pueblo de Moguer.

Se publicó en el 1914 y, en una primera instancia, fue un texto escrito para público adulto; no obstante, debido a su sencillez y a su claridad léxica, muchos niños también disfrutan de esta historia cargada de prosa poética. Juan Ramón Jiménez no escribía para niños pues, tal y como él mismo dijo:

«Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren».

Es un texto muy consagrado en la literatura española por su vocabulario, los neologismos, el léxico local y por las metáforas. Existen episodios de crítica social que quedan perfectamente encajadas con el estilo de la obra. Los recursos literarios que emplea el autor en Platero y yo son abundantes y, todo ello, le aporta un toque artístico y exquisito.

Juan Ramón Jiménez, autor de Platero y yo

El autor de Platero y yo es Juan Ramón Jiménez, un escritor que nació en el 1881 y falleció en el 1958 en el exilio. Nació en Moguer, una localidad de Huelva y que, como ya hemos comentado, es el paisaje que inspira la creación de esta obra literaria.

J.R. Jiménez ganó el Premio Nobel de Literatura en el año 1956 por su carrera literaria que incluye poemas y textos como Platero y yo. El autor tiene una destacada importancia literaria debido a que sus obras reflejan la transición del Modernismo al Vanguardismo literario.

Platero y yo: resumen - Introducción a Platero y yo de Juan Ramón Jiménez
Imagen: Slideshare

Resumen corto de Platero y yo

Empezamos ya con el resumen de Platero y yo para que conozcas el contenido de esta obra literaria. Como ya hemos apuntado, esta obra se caracteriza por reunir diferentes escenas de la vida del asno Platero y, estas escenas, son una reflexión acerca de la vida, de la enfermedad y de la muerte.

La historia es explicada por un narrador en primera persona que comparte su vida con Platero, su burro y gran amigo. Él es el encargado de describir todas las vivencias y los paisajes que recorre junto su amigo. La obra transcurre durante 1 año y, en este tiempo, el narrador describe diferentes anécdotas que tienen lugar cuando pasea con su gran amigo.

La trama de Platero y yo comienza cuando el narrador nos explica que ha regresado a su pueblo natal: Moguer. Y, a partir de este momento, empieza a describir la belleza de la naturaleza de su entorno. Una vez asentado en su pueblo, se encontrará con un burro plateado al que bautiza con el nombre de "Platero". La historia se basa en la descripción de los paisajes que envuelven al narrador y a su nuevo amigo pero, también, describe la gente, las actividades que se realizan en el pueblo, etcétera. Un repaso que le hará conectar con sus recuerdos.

La elección de un burro como su nuevo gran amigo es también un hecho esencial ya que, normalmente, el burro no tiene el mismo "prestigio" que otro animal como el caballo. Sin embargo, J. R. Jiménez escoge a Platero como su fiel compañero y describe su belleza y su intensa mirada. De hecho, en Platero y yo nos encontramos con que las miradas entre el hombre y el animal se convierten en un nuevo lenguaje que los dos llegan a entender profundamente.

Al narrador le llaman "loco" por tener de amigo a un burro pero es que Platero gusta a todo el mundo: los niños siempre quieren estar encima del animal, le acarician, le dan de comer... La voz narrativa es desde un "yo" que le habla a Platero, el narrador le habla a su compañero y lo registra a modo de diario. Aquí es donde podemos conocer los sentimientos que tiene hacia su amigo pero, también, todo lo que le produce su visión de la naturaleza que le envuelve.

En estos escritos en el diario podemos conocer algunas reflexiones muy interesantes que realiza el narrador sobre el paso del tiempo; estas reflexiones se vinculan con las descripciones del paisaje ya que este va cambiando de estación y, el cambio, motiva el pensamiento. En Platero y yo asistimos a diferentes momentos del año tan destacados como Carnaval o como el día de los Reyes Magos.

El final de Platero y yo es un tanto trágico pues el asno se tomará por accidente un veneno que acabará con su vida. Sin embargo, es un final muy simbólico porque nos demuestra cómo se puede lidiar con la pérdida y honrar la memoria del fallecido. El narrador enterrará a su amigo bajo el árbol, tal y como le había prometido.

Breve análisis de Platero y yo

Es difícil hacer un resumen de Platero y yo porque, como ya hemos comentado, es un libro que acumula diferentes escenas independientes; si las unimos a todas ellas, es cuando conocemos este retrato que ha hecho su autor. Una escena muy bella es cuando los dos protagonistas se encuentran con una yegua que ha sido sacrificada; en esta escena, el narrador le prometerá a su fiel amigo que nunca lo abandonará.

La relación que el protagonista de la obra comienza con su nuevo amigo le hace cambiar su perspectiva: el narrador empieza a disfrutar de la vida de una forma más sencilla, más impulsiva, más como un niño o como un animal. Deja afuera las preocupaciones de los adultos y conecta con esa parte más natural e instintiva de nosotros mismos.

Estamos ante un libro que, aunque aparentemente puede ser sencillo, encierra reflexiones muy profundas acerca de temas tan importantes como la amistad, el miedo, la enfermedad y la muerte. Y todo ello con una prosa cargada de simbolismo, poesía, metáforas y recursos literarios que elevan esta obra a un estadio muy destacado.

Platero y yo: resumen - Resumen corto de Platero y yo

Personajes de Platero y yo

Para terminar este resumen de Platero y yo, vamos a conocer a los personajes principales de la obra. Como ya hemos comentado, principalmente son dos:

  • Narrador: es un narrador en primera persona y, por tanto, toda la historia nos es explicada desde su punto de vista y desde su experiencia. Regresa a su pueblo natal y, esta vuelta a casa, le hace volver también a su persona, recuperar sus orígenes, su manera de ser y de vivir. Un regreso en todos los sentidos que se externaliza con la vuelta al hogar. Esto también es posible gracias a Platero, su nuevo amigo.
  • Platero: es el burro de color plata que se convierte en el amigo del narrador. En ocasiones, el narrador le otorga algunas características humanizadas pero, por supuesto, esto sucede únicamente porque la obra está escrita en primera persona. Platero es un animal que acompaña al narrador en su viaje espiritual. Platero se convierte en el oyente y confidente del narrador y le ayuda a recuperar ese instinto más natural y primitivo que tienen los animales y los niños.

Si deseas leer más artículos parecidos a Platero y yo: resumen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Historia de la Literatura.

Más lecciones de Modernismo

Pregunta al profesor sobre Platero y yo: resumen

¿Qué te ha parecido el artículo?
Platero y yo: resumen
Imagen: Slideshare
1 de 3
Platero y yo: resumen

Volver arriba